Nuestro viaje por el mundo de las estafas laborales

Nuestro viaje por el mundo de las estafas laborales

- Por

Quizá al igual que yo, ustedes comenzaron su vida laboral rellenando a mano sus solicitudes de trabajo y entregándolas personalmente hasta la puerta de negocios u oficinas. Con los años un CV con fotografía ligeramente más detallado pudo servir de herramienta para conseguir trabajo, aunque hay quienes prefieren inscribirse en la base de datos de diferentes empresas promotoras y anunciantes de vacantes vía internet. La verdad es que sin importar nuestra experiencia en el tema o nuestro nivel de escolaridad, nadie se escapa de caer en una terrible estafa laboral. 

Admito que he sido víctima de esta gente (aunque del lado consumidor), sin embargo tengo conocidos que lamentablemente han sido reclutados por «corporativos o empresas fantasmas» mismas que continúan activas en diferentes coordenadas de la ciudad. Platiqué con ellos y recopilé esta información que es importante que sea difundida.
Pongan mucha atención para evitarlos a toda costa.

1. Compras por adelantado

Existen corporativos que solicitan la compra previa de tu equipo de trabajo. Por 8 mil pesos te dan una tablet que aseguran necesitas para poder realizar tus actividades. Al principio lo puedes ver como una inversión a recuperar con tus próximos sueldos pero el as bajo la manga es que ellos te pedirán que reclutes a más gente como tú y de hecho te recomiendan hacerlo por internet (claro, no les conviene que estés por la calle ofreciendo empleo). La triste noticia es que serás despedido sin la mínima explicación pero los habrás dejado con un montón de próximos desempleados, ¿lo peor?, mucha de la gente que ha caído en esta trampa recomienda a sus familiares y amigos. Por cierto las «oficinas» se encuentran muy cerca del metro Isabel la Católica.

Crédito: wikimapia.org

2. Venta de perfumes «originales»

Seguramente cerca del Centro Histórico de la ciudad, en La Alameda o en Reforma te has cruzado con chicos que en una bolsa de alguna tienda departamental traen decenas de perfumes «originales». Su historia empieza diciéndote que la compañía ha puesto en rebaja algunos de sus productos. Como ellos son «muy buena onda» los sacan de la tienda para que a ti te cuesten menos y believe me or not yo caí en esta técnica cuando era joven y comenzaba la carrera de periodismo. Justo en la puerta de la universidad ubicada en Antonio Caso me interceptaron unos jóvenes que casualmente traían el perfume que usaba (tienen de todo, desde las fragancias de cantantes hasta las de la maison francesa). Lo bueno de haberla comprado es que ahora sé que es agua con esencia que no dura ni 5 minutos. El fraude en este caso fue para mí pero los chicos que venden estos productos también lo sufren, ellos tienen que acudir a una oficina frente al Palacio de Bellas Artes donde les piden 3,600 pesos para ser contratados como agentes de ventas o les exigen que vendan 20 perfumes en 2 días. Al finalizar la jornada -no importa que tan bien lo hayan hecho- pues estas vacantes nunca existen en la nómina supuestamente localizada en Avenida Juárez, segundo piso, despacho 209 (frente a Bellas Artes).

Crédito: perfumesimportadoya.com

3. Ojo a las llamadas telefónicas de reclutadores de currículums

Quienes buscan trabajo suelen ser víctimas perfectas para los que viven de este tipo de negocios. Una estrategia bastante cruel es buscarte por medio de las páginas de internet que reclutan currículums, llamarte y prometerte una buena colocación dentro de una «empresa en expansión con oportunidad de crecimiento». Eres elegido porque  tienes el perfil perfecto. A través de pláticas -casi- de motivación laboral y liderazgo ellos te van a convencer mientras te piden dinero y documentos personales que terminaran clonados en algún lugar del país.

Crédito: Youtube

4. Anuncios-estafas pegados en postes de luz

Por último -pero no menos importante- están todas las estafas anunciadas por la calle ya sea pegadas en postes de luz o hasta en entrega directa con los porteros de los edificios en formato flyer. Aquí se prometen sueldos estables y atractivos, prestaciones de ley, contratación inmediata y sólo ese requiere escolaridad mínima de secundaria.

Oficinistas no se dejen engañar y tomen todas las precauciones antes de dejar en cualquier mano sus documentos personales. Les recomiendo que soliciten acuerdos de privacidad, pregunten porque necesitan quedarse con sus papeles y no olviden investigar las direcciones y los nombres de los corporativos donde tengan citas agendadas ANTES DE PRESENTARSE.

Crédito: New Line Cinema