¿Por qué El Universal, Televisa y TV Azteca ignoran “La Estafa Maestra”?

¿Por qué El Universal, Televisa y TV Azteca ignoran “La Estafa Maestra”?

- Por

Por alguna extraña razón, una de las investigaciones periodísticas más importantes de esta década no está generando el impacto mediático que merece. Se trata de #LaEstafaMaestra, una muestra valiosa del periodismo de investigación en México, que ha evidenciado el desvío de recursos por parte del gobierno mexicano que asciende a más de 7 mil millones de pesos. Instituciones oficiales y universidades como intermediarias están involucradas.

Si bien la investigación de Animal Político (quienes sacaron a la luz la corrupción de Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz) y Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad se merece de una vez el Premio Nacional de Periodismo, el impacto nacional de la investigación permanece en la esfera de internet, ya que no ha llegado a la opinión pública ni a la mayoría de mexicanos sin acceso a internet.

¿Por qué medios clave del periodismo mexicano están callando esta información?

Resulta difícil comprender cómo es que medios importantes de todo el mundo están mencionando la enorme estafa del gobierno mexicano y varios portavoces de la prensa mexicana lo están callando. El periódico más importante de lengua española, El País, ha hablado abiertamente del tema:

La investigación apunta que las empresas no tenían nada que ver con los servicios para los que las contrataban. Hay un caso de una compañía que vende zapatos, a la que encargaron el “rediseño” del servicio de atención del seguro social de los trabajadores públicos”, dice la nota.

Y es que se trata de un gran escándalo que debería llevar ante la ley a varios de los principales allegados al presidente de México. La suma del robo asciende a 192 millones de dólares. Medios europeos, incluso, han tocado el tema, como la agencia rusa RT; o DW, la cadena noticiosa más importante de Alemania, que destacó el papel de las universidades que se prestaron al juego para desviar tanto dinero.

La televisión no habla de eso

Medios nacionales que llegan a millones de mexicanos que no cuentan con acceso a internet o televisión de paga no han mencionado la investigación. Algunos de ellos incluso atiborraron sus canales de comunicación con temas alternos como Donald Trump, huracanes, movimientos político-electorales e incluso videos graciosos de YouTube.

Televisa, el principal grupo televisivo de México, no ha querido hablar del tema en sus redes sociales, medios digitales o en su programación televisiva. Incluso en su canal especializado de noticias, Noticieros Televisa, tampoco se ha hablado del tema. Y es que esta empresa, la más antigua del país en telecomunicaciones, es la que mayores ingresos recibe por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto para darle publicidad especial en sus tiempos de más rating. Se habla de más de 1,000 millones de pesos en conceptos de publicidad en lo que va del sexenio.

Fuente: Twitter

Uno de los periódicos más importantes de México, El Universal, tampoco ha mencionado la relevante investigación de Animal Político. Si bien el diario cuenta con excelentes periodistas dentro de su nómina, la línea editorial del periódico no le permite poner en duda a su principal proveedor: el gobierno mexicano. Las notas de este medio se han centrado en la anulación del programa DACA, en Estados Unidos y en temas de espectáculos y del Senado nacional, además de algunas notas torpes sobre belleza y celebridades. El Universal se ha hecho con más de 157 millones de pesos del gobierno federal con fines publicitarios.

Tv Azteca, la segunda cadena televisiva más importante del país, ha evitado hablar de desvíos de recursos. Centrando siempre su línea editorial a sucesos más populares como visitas papales, festividades y, en estos momentos, a cubrir por completo el tema de las tormentas tropicales que amenazan al Caribe y noticias menos relevantes.

¿Por qué estos medios deciden no abordar un tema de interés nacional?

En principio por su dependencia al presupuesto que el gobierno les otorga cada mes y que, en muchas ocasiones, resulta ser el capital clave para que sigan funcionando con normalidad.

Son muchos los casos en donde al retirar el gobierno su pago a ciertos medios con notas incómodas, estos se meten en un aprieto económico y terminan por cerrar, ya que no solventan su producción sin el dinero del gobierno.

Esto no pasa con medios como Animal Político, una agencia independiente especializada en investigación periodística de largo alcance. Al no depender de ninguna institución oficial, pueden llevar a cabo investigaciones como la que los lanzó a la fama, en donde destaparon la red de empresas fantasma en donde Javier Duarte desvió descaradamente recursos públicos a sus cuentas personales. Esta proeza del periodismo libre llevó al ex gobernador a la cárcel, en donde espera sentencia definitiva. Animal Político se nutre de donativos, por lo que puedes ayudar a generar mejores investigaciones en el país.

Está agencia de noticias se ha aliado con la red Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), organismo dedicado a exhibir los malos manejos de políticos y empresarios mexicanos. Juntos han llevado a cabo La Estafa Maestra, trabajo conjunto que ha llegado a lugares en donde muy pocas investigaciones mexicanas han accedido. Incluso el medio más popular y reconocido del mundo le dedicó un espacio en primera plana a MCCI, destacando la molestia que el presidente de México siente hacia organizaciones como esta. Y es que esta misma organización también presentó el trabajo Gobierno Espía, en donde se comprobó que el presidente ordenó espiar a activistas y periodistas que critican al régimen.

Ahora, The New York Times ha abordado el tema de los desvíos millonarios que exhibe La Estafa Maestra. Sin duda, un medio de esta importancia es capaz de hacer llegar la verdad de lo que pasa en México a personas y países en donde el gobierno mexicano no quiere ser exhibido. Lo que demuestra que aunque los principales medios mexicanos no lo mencionen, no es impedimento para que la verdad sea expuesta a niveles masivos internacionales.

¿Quién se atrevió y quién no?

Medios populares de la izquierda mexicana como Proceso, La Jornada y Aristegui Noticias no han comentado, o lo han hecho levemente, sobre este escándalo de corrupción nacional. Sorpresivamente tanto La Jornada como Aristegui Noticias no han mencionado a La Estafa Maestra, lo que podría hacernos pensar que hay intereses de por medio que no deberían tocarse. En especial con el periódico La Jornada que, además de un caos interno, ha sido expuesta como receptora de varios millones de pesos por parte del gobierno federal para difundir comunicados oficiales. Tan solo en este sexenio, este periódico de izquierda recibió más de 50 millones de pesos para darle publicidad al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Incluso medios de entretenimiento que no se dedican a la labor periodística han abordado el tema aunque sea por encima, sin profundizar. Pero al menos están colaborando a que las pruebas se divulguen y lleguen a sus audiencias de millones de jóvenes internautas en el país.

Sin duda, La Estafa Maestra es un gran escándalo que derivará en algunas denuncias o algunos arrestos. La imagen tan manchada del sexenio de Enrique Peña se ha ennegrecido aún más con este trabajo que requirió de años de investigación. En conjunto, escándalos como La Casa Blanca, Gobierno Espía, Ayotzinapa, Tlatlaya, Duarte y ahora esta estafa colosal, dañarán completamente la imagen de una presidencia sumida en la corrupción y la impunidad, justo lo que combaten las organizaciones periodísticas que revelaron esta última información.

Lo importante también es ver cómo actúan los medios de comunicación quienes deciden aún qué puede llegar a oídos del mexicano y qué no. Lo que pone en duda su libertad de prensa y sus intereses privados. En un país donde el principal conductor de un noticiero recibe más de dos millones de pesos por hablar bien del presidente, surge la pregunta inevitable: ¿qué tanto poder tiene el presidente en las redacciones mexicanas? La respuesta es clara: mucho, mucho poder.