Pasó un año en el espacio y ahora tiene un DNA distinto a su hermano gemelo

- Por

El astronauta Scott Kelly y su hermano gemelo idéntico, Mark, se ofrecieron a ser parte de un estudio científico sin precedentes, realizado por la NASA, llamado Twins Study  (Estudio de gemelos). Esta investigación tiene como finalidad conocer cuáles son los retos psicológicos y físicos a los que podrían enfrentarse las tripulaciones de los vuelos espaciales de larga duración, como el viaje a Marte, que podría estar a doce años de distancia de nosotros.

Fuente: ABC News

Tras el regreso de Scott, los primeros hallazgos de la investigación ya están tomando por sorpresa a los investigadores. Los resultados podrían indicar que vivir en el espacio cambia drásticamente la biología e incluso la expresión genética de una persona.

El experimento

Entre 2015 y 2016, Scott pasó 340 días consecutivos a bordo de la International Space Ship (ISS), mientras que su hermano Mark, ex astronauta de la NASA, se quedó en la Tierra. El objetivo era comparar las diferencias físicas y genéticas entre los dos hermanos para ver cómo la vida en microgravedad durante un período prolongado de tiempo afectaba el cuerpo de Scott. Para esto se tomaron numerosas muestras biológicas de los gemelos antes, durante y después de la estadía de Scott en la ISS.

Fuente: IB TImes UK

Gemelos distintos

Como Scott y Mark son gemelos idénticos, se supone que son prácticamente los mismos a nivel genético, o al menos así era al inicio de la investigación. Sin embargo, las muestras que tomaron al regreso de Scott revelan que los cuerpos de ambos gemelos ya no coinciden, incluso en configuración genética.

Los estudios de los telómeros de los gemelos, las tapas en los extremos de sus cromosomas, demostraron que durante el vuelo espacial los telómeros de Scott crecieron hasta ser más largos que los de su hermano. Una vez que Scott regresó al suelo, la longitud de sus telómeros volvió a sus niveles previos al vuelo con relativa rapidez. Por su parte, los científicos están trabajando para descubrir qué significa esto, y están realizando un estudio separado de la longitud de los telómeros en diez astronautas no emparentados con los Kelly, para calcular cómo es que la vida en el espacio pudo haber causado el crecimiento de estas tapas.

La metilación del ADN, la adición reversible de un marcador químico al ADN que puede afectar la expresión génica, disminuyó en Scott durante el vuelo y aumentó en Mark durante el mismo período. Los niveles para ambos hombres volvieron cerca de los niveles prevuelos después de que Scott regresó a la Tierra. Los investigadores aún no están seguros del por qué.

Fuente: América TV

Cambios físicos

Los rusos tienen un récord de la mayor cantidad de días que ha pasado un astronauta en órbita. En los 90’s Valery Polyakov pasó 438 días en la estación espacial MIR. Ahora Scott Kelly posiciona a Estados unidos en el segundo lugar.

El estar tanto tiempo en órbita implicó varios cambios a nivel físico. Uno de estos -y el más notorio- es que cuando Scott pisó la Tierra, era 3,81 centímetros más alto que Mark. “Una cuestión que la gravedad se encargó de volver a poner en su sitio“, bromeó el astronauta.

Además de haber llegado con un terrible dolor muscular y de articulaciones, se le añade una pérdida de masa muscular y densidad ósea, a pesar de realizar una rutina de ejercicio en el espacio de 2.5 horas, seis días a la semana.

El desafío que tienen los científicos es desentrañar cuántos de los cambios observados son específicos de las demandas físicas de los vuelos espaciales, y cuántos podrían ser simplemente debido a variaciones naturales. Aunque debido a que los gemelos Kelly son solo dos personas, los resultados pueden no ser generalizables para otros.

Fuente: ABC News