Trabajar lejos de casa te cuesta más de 50 mil pesos al año

Trabajar lejos de casa te cuesta más de 50 mil pesos al año

- Por

Samuel E. (marketing). Trabaja en Polanco y “vive” en Metepec. Diariamente paga 240 pesos en casetas; y gasta aproximadamente 700 pesos a la semana en gasolina. Sale de su casa a las 6.30am, y por la noche deja la oficina a las 10pm. Regularmente pasa 2 horas y media diarias en su auto para ir a trabajar. “Gasto una fortuna en ir a mi trabajo todos los días, y el tiempo en el auto es mucho”, explica.

Luis R. (ingeniero). Vive en Tlalpan y trabaja cerca del WTC. Todos los días utiliza el Metrobús para ir al trabajo, y gasta 60 pesos a la semana por este servicio. Sólo en “casos excepcionales” utiliza Uberpool, que le cuesta 80 pesos. En general, pasa 11 horas a la semana en el transporte público. Luis comenta: “Me gustaría vivir cerca del trabajo, para tener tiempo y ver a mis amigos, estudiar inglés o ir al gimnasio, pero por la zona en la que trabajo es muy caro”.

Nadia Z. (ingeniera). Reside en Coyoacán y sus oficinas están en la colonia Granada. Gasta 20 pesos diarios en el transporte público, pero pasa 3 horas entre el metro y el microbús. “Casi no tengo tiempo para nada, llego muy cansada a casa, y si salgo tarde de la oficina a veces cierran el metro y tengo que pedir taxi que es muy caro”, dice.

Existen millones de historias de personas que “viven”, o más bien duermen en las afueras de la ciudad, y todos los días madrugan para trabajar en la CDMX. Ya sea en su propio auto o utilizando el transporte público, invierten mucho dinero en trasladarse, y sobretodo pierden cientos de horas de su tiempo al año (aproximadamente 480 horas) para llegar a sus destinos.

Por razones económicas, para la gran mayoría vivir cerca de sus lugares de trabajo NO es una opción. Por lo que no les queda de otra que “sacrificarse” de lunes a viernes, sentados horas en un medio de transporte. La mayoría de la gente se acostumbra a esto, lamentablemente en detrimento de su salud y calidad de vida.

Fuente: Static01.nyt.com

Las desventajas de residir lejos de tu trabajo, que seguramente ya habrás escuchado, son muchas: tienes menos horas para dormir, sufres un desgaste físico y emocional, cuentas con poco tiempo libre para ti, tus amigos y familia, no tienes ni el tiempo ni las ganas para hacer ejercicio y comer bien. Además, sí representa un gasto económico en gasolina y transporte.

Un caso, alguien que vive en zonas como Magdalena Contreras, por la autopista Picacho-Ajusco, en Xochimilco, Coapa o Tepepan, y trabaja en Santa Fe, Polanco o Reforma. Si cuenta con auto, debe salir de su casa entre 6-6.30 am, para llegar a su oficina entre 8 y 9 de la mañana. Esta persona puede gastar entre 500-800 pesos en gasolina por semana (según el auto). En caso de que utilice alguna de las autopistas urbanas (norte, sur o poniente) debe calcular un costo extra, ya que los precios de éstas rondan entre los 2.77 y 3.52 pesos por km (dependiendo la hora), o entre 31 y 63 pesos para ir a Santa Fe (según la salida que se tome).
Esta persona entonces puede gastar en promedio 4300 pesos mensuales. A esto hay que agregarle las horas de vida sentada en el auto, que bien podría utilizar para realizar otra actividad.

Si esta persona quisiera ahorrarse el estar frente al volante y optar por Uber, tendría que planteárselo dos veces, ya que Uberpool (el servicio más barato) puede cobrar desde estos mismos lugares hasta Santa Fe entre 80 y 150 pesos (y no en horas pico). Lo que representaría un gasto aproximado de 3000 pesos al mes.

De allí que mejor deja el auto en casa y opta por el transporte público. De hecho en la mayoría de las ciudades del mundo funciona, por eso mucha gente vive en los suburbios y trabaja en el centro de las ciudades; pero en la CDMX es otra historia. Si bien utilizar el transporte público es más barato -el trayecto en tren Ligero de Tepepan a Taxqueña cuesta 3 pesos, subirse al Metro 5 pesos, al Metrobús 6 pesos y al Mexibús 7 pesos, aunque este último pronto va a subir- estos medios no son accesibles en todos los rincones de la ciudad, por lo que hay que utilizar otros transportes. Así un trayecto de 16 km (de Picacho-Ajusco al WTC), entre microbuses, Metro y Metrobús puede costar 20 pesos, pero se necesitan dos horas para recorrerlo.

Fuente: Transporte.mx

Ahora mejor hablemos de las ventajas de vivir cerca del trabajo, que resultan ser más de las que puedas imaginar: menos tiempos de traslado significa más horas de sueño, mayor productividad, más tiempo para ti, para ver a tus amigos, ir al teatro, al cine, hacer el súper, hacer trámites, hacer ejercicio, estudiar algo o realizar un hobby. En fin, vivir con menos estrés y sobretodo de forma más saludable.

Fuente: Cdmxtravel.com

Dicho lo anterior, y haciendo un poco de números, ¿no sería mejor intentar vivir cerca de tu oficina? Anteriormente compartimos información sobre algunas colonias en la CDMX donde no es tan caro vivir, a pesar de estar ubicadas muy cerca de los principales centros de trabajo de la ciudad. Colonias como la San Rafael, Narvarte, Escandón, San Pedro de los Pinos, o la Miguel Chapultepec, entre otras, podrían ser una alternativa para rentar un departamento con alguien más cerca de la oficina y mejorar tu calidad de vida.

Martha (finanzas) trabaja en Santa Fe. Su empresa ofrece transporte para empleados desde el Metro Auditorio. Vivía en Iztapalapa por lo que salía de casa a las 5.30 am, tomaba varios micros para llegar a un Metro y transbordar para alcanzar el bus de la empresa y el regreso era aun más difícil. Con el tiempo decidió mudarse con su novio y rentar en la zona de San Pedro de los Pinos. “Mi vida cambió, de hecho ahora tengo un vida”, concluye.

¡Haz cuentas¡ Igual te conviene. Te invitamos a considerarlo.

Fuente: Wixstatic.com