Top razones por las que las mujeres deciden engañar

- Por

Como mujer me siento traicionera haciendo esta nota, pero… ¿acaso así como hemos luchado por la igualdad en varios aspectos, seguiremos negando que también sabemos ser infieles?

Qué palabra tan fuerte pensaran de primer momento, y estoy segura que más de una se sorprende pero ¿saben?, la realidad es que las mujeres también saben mentir y engañar, de hecho a continuación encontrarán las 6 razones principales por las que algunas mujeres deciden actuar de esta manera, ¿seguiremos negando ante la sociedad que lo hacemos o peor, jugando a la víctima cuando el hombre nos traiciona?

Crédito: Ramon Anibal TV

Tener familia

No les voy a mentir: no es mi situación ni estoy cerca de vivirla, pero sin duda hay muchas parejas que afirman que su relación de pareja cambió radicalmente con la llegada de los hijos. Y no sólo la relación sino la convivencia, la plática, el tono, la comunicación e interacción, así como la frecuencia de las relaciones sexuales, razones por las que las discusiones se hacen más presentes. Es debido a esta «costumbre», que las mujeres deciden llenar sus vacíos en otros brazos.

Sus intereses han cambiado

No, no se trata de una fórmula que al llevar a cabo a la perfección evita los desacuerdos o los cambios en los intereses. Bien dicen que todos los días somos una persona nueva, descubrimos nuevos gustos y cambiamos ciertos hábitos, como sea esta es la segunda razón por las que las mujeres comienzan a engañar a sus parejas. Al inicio todo es miel sobre hojuelas, si él dice: «vayamos al cine», seguramente no tendrás problema con eso, pero… ¿qué pasa cuando después de varios años él decide que prefiere quedarse en casa y tú salir?, los intereses naturalmente cambian y lamentablemente son pocas las parejas que aprenden a sobre llevarlo, por eso en estas salidas frecuentes es más fácil encontrar un nuevo hombre que te dé lo que tu pareja no tiene interés en ofrecer.

Se acabó el encanto

Suena a cliché pero es una absoluta realidad. Cuando estás conociendo a alguien tu cerebro literalmente está reaccionando a esto, poco a poco se acostumbra a la idea de verlo con frecuencia y del mismo modo tu cuerpo se acopla al suyo. Cuando estamos conociendo a alguien y notamos cosas que no nos gustan como gestos, hábitos o hasta formas de decir las cosas, pensamos que con el tiempo pueden cambiar, sin embargo, esta es la primera negación a una realidad visible que sólo indica que esto no va a cambiar porque es la forma natural de ser de nuestra pareja. Por lo tanto con el paso de los meses, comenzarás a reconocer que lo que no te gustó desde el principio ahora es intolerable, buscarás compañía de mayor calidad en otro lado y la infidelidad será inminente. Por eso el consejo es: di lo que no te gusta desde el principio, no se trata de cambiarlo pero si él quiere estar contigo sabiendo las cosas que no te encantan de él, podrá evitar hacerlas cuando estén juntos.

Crédito: El Confidencial

El ego se hace presente

Por mucho que dediquemos décadas negándolo, tanto hombres y mujeres necesitamos inflar el ego, es por eso que llega un punto de la relación en la que no basta que nuestra pareja sea atenta, cariñosa o atractiva, a veces esto simplemente no es suficiente y por más que lo intente nunca lo será. Es feo y doloroso pero sin duda es algo que sucede con tanta frecuencia que se convierte en una de las causas principales por las que las mujeres prefieren dormir con otros hombres y hacer realidad aquél dicho que dice: que nos gusta salir con el que es un patán. 

El que la hace ¡la paga!

Suena intenso pero así de crudo es, la mayoría de las mujeres que saben que han sido engañadas, antes de abandonar la relación prefieren cobrársela. ¿Con quién?, ése es el misterio, como puede ser alguien cercano a su pareja o un completo extraño, el despecho es el arma más letal que concede una infidelidad.

¿Oficinistas ustedes han vivido alguna de estas experiencias?, ¿sumarían otra a la lista?

La infidelidad en números

Según el Instituto Francés en Opinión Pública, en el 2001 el 33% de las mujeres encuestadas habían reconocido una infidelidad, y son las mujeres encuestadas que viven en grandes ciudades las que aceptan haber sido infieles hasta tres veces durante un año.

De las sondeadas, el 50% acepta que en algún momento se besaron o le dieron entrada a alguien mientras sostenían una relación seria. En otra de las preguntas, el 62% de las mujeres no descarta que si siente atracción por alguien más que su pareja, darían pie a que algo sucediera.

Sin ser el físico la principal razón, en esta encuesta el 55% cree que puede ser infiel más por una razón sentimental que sexual, es decir que creen que esto sería más factible si sus sentimientos se vinculan con la traición, lo que las haría justificar sus hechos.

Sin duda las aplicaciones y redes que promueven los ligues casuales mucho han tenido que ver en estos resultados.

Crédito: El Confidencial