Top 10 de los propósitos más fallidos para el año nuevo

- Por

Suenan las 12 campanadas y por cada uva (casi atragantada) piensas en lo que este año ahora SÍ vas a hacer. Admite que llevas haciendo lo mismo cada fin de año y pareciera que el propósito que sí cumples al pie de la letra es no lograr ninguna de tus metas.

Tú y el 90% de las personas hacen lo mismo. Dejar de fumar, bajar de peso e ir al gym y aprender inglés son solo algunas de las cosas que más resuenan este fin de año. Los gyms se atascan. Los parches de nicotina se acaban y no dejas de entrar a Gurú de Viaje para ver si te alcanza para algún pasaje. ¿O no?

El Top 10 de los más fallidos

Para el New York Times, en febrero el 80% de los propósitos se olvidan. Según encuestas alrededor del mundo y de una exhaustiva conversación con cada una de las personas con las que me topé esta semana, este es el Top 10 de los propósitos de año nuevo:

1. Bajar esos X kilitos de más

2. Ir al gym al menos un par de veces por semana

3. Dejar de fumar

4. Ahorrar para ir de viaje

5. Aprender/Mejorar tu inglés

6. Dejar de estresarse por cosas que no puedes cambiar o controlar

7. Pasar más tiempo en familia

8. Dejar de comprar cosas que no necesitas

9. Bajarle a las «chelitas»…

10. Leer un libro al mes

¿Cuántos de esos propósitos están en tu lista de inicios de 2018? Quizá dejes de comer pan, pastas y arroz de lunes a viernes durante todo enero. Pagarás una membresía anual en el gym (porque según tú si ya gastaste te obligarás a ir). No comprarás cajetillas de cigarros y te inscribirás en Quick Learning con lo último que te queda del aguinaldo.

Para febrero, habrás bajado los kilos del recalentado, pero empezarán los tamales de la Candelaria y para el 14 otra vez bienvenidos chocolates, dulces y alcohol. Lo que invertiste en el gym se perdió porque A) entras muy temprano a trabajar y regresas muy tarde. B) Prefieres dormir porque estás muy cansado. C) Está atascado. Por esta razón te es casi imposible pasar tiempo con la familia, lo mismo pasa con las clases de inglés. Entonces ya tampoco tienes tiempo para leer. Además vives estresado porque tu trabajo es horrible y tu jefe te odia.

Apenas es febrero y ninguno de tus propósitos se cumplió. Marzo y abril no tienen mejoría y en mayo empiezan las celebraciones del día de la madre: deudas, compromisos y tráfico. Ya ni hablar de junio y el resto del año.

Ponte metas que SÍ puedes cumplir

Cuando menos lo imaginas es julio y te quedan 6 meses para cumplir tus objetivos. ¿Por qué mejor no, antes de imaginar los escenarios posibles, fijar desde el principio algo que SÍ puedas cumplir?

No necesariamente tienes que hacer una lista a inicio de año porque los demás lo hacen. Los propósitos deben ser personales y adaptables a las circunstancias de TU vida. El principal problema es que las hacemos porque los demás también. Si todos van al gym o quieren aprender inglés, tú igual. ¿Te has puesto a pensar que quizá eso no va contigo?

Piensa en lo que en verdad te haría más sano y feliz. Por ejemplo, si te duele la espalda o las rodillas, bajar de peso quizá ayude a hacerte sentir mejor. Si fumas y todo 2017 sufriste frecuentemente de tos y gripa, bajarle al cigarro mejorará tu respiración. ¿Mueres de envidia cuando tu muro de Facebook se llena de fotos de viajes? Deja de gastar en Starbucks, haz un plan financiero y ahorra. Si llevas años intentando aprender inglés y nada, prueba con otro idioma.

Propósitos que quizá pueden funcionar

De un tiempo para acá, sentimos que debemos fijarnos metas y propósitos porque la gente exitosa lo hace. Las redes sociales nos obligan a querer un abdomen plano o mucho dinero para vestirnos y viajar como blogger. Sí, tener propósitos en la vida es sano y nos ayuda a salirnos de nuestra zona de confort. Pero la clave para poder cumplir eso que nos proponemos es centrarnos en lo que realmente deseamos y establecer expectativas razonables para que a fin de año podamos decir «¡Lo logré!».

Algunos propósitos que no estaban en la lista de las personas que entrevisté y son muy importantes:

  1. Ir por ese aumento de sueldo.
  2. ¿Odias tu trabajo? Encontrar otro que te haga feliz (Así estarás bajándole automáticamente al estrés).
  3. Comer bien. No porque tengas que bajar de peso, sino porque tu salud y tu cartera te lo agardecerán. Fíjate más en las etiquetas, piensa en lo que te llevas diario a la boca.
  4. Poder pararte frente al espejo y amar lo que ves.
  5. Dejar de pagar renta y pensar en comprarte un depa.
  6. No esperar para decirle a los demás que los quieres.
  7. Llenar tu pasaporte de sellos (Fijarte un país para conocer te ayudará ahorrar. Hazlo con un amigo o tu pareja, será más fácil).
  8. Conocer más de ese tema que te apasiona (Te pondrás a leer).
  9. Aprender a equivocarte y aceptar tus errores.
  10. Ser un mejor ejemplo para tus hijos y tus amigos.
  11. Correr un maratón (Lo que te llevará a prepararte en el gym meses antes).

Y el más importante: SER FELIZ.

Me sorprendió que ninguna de las personas con las que platiqué mencionó esa parte.

Los propósitos de año nuevo deben ser eso, metas a cumplir. Ahora sí, ¿cuál es tu lista para 2018? ¡Feliz año!