Ciudad del Cabo se está acercando a su día cero por escasez de agua

- Por

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando una persona toma un baño de cinco minutos gasta 100 litros de agua, hecho que es un lujo para los habitantes de Ciudad del Cabo, quienes se encuentran al borde de la sequía.

El consumo responsable de agua es un tema primordial, sobre todo para los habitantes de las grandes urbes. Esta ciudad sudafricana es el mejor ejemplo, pues podría convertirse en la primera en el mundo que vivirá “sin agua”.

Fuente: noticias.eltiempo.es

Desde hace tres años enfrenta una grave sequía, clasificada como la peor del siglo, que disminuye el suministro de agua que recibe, al grado que las autoridades ven como un panorama posible que las tuberías de casas y negocios sean cerradas.

Diversos especialistas aseguran que la ciudad se quedará sin una gota de agua a más tardar el próximo 16 de abril, por lo que han restringido el consumo de la población a solamente 50 litros al día por persona, aunque esperan que las lluvias puedan llegar antes.

De esta forma, el llamado “Día Cero” es una realidad inminente para Ciudad del Cabo; que contrasta con el escenario de 2014, cuando las represas estaban a su nivel máximo, luego de varios años de lluvia.

Vale resaltar que pese al incremento poblacional que se dio en la urbe desde el año 2000, Ciudad del Cabo contaba con medidas adecuadas para la conservación de agua, pues la mayoría de los nuevos habitantes viven en las zonas más pobres, por lo que no tienen acceso al líquido vital.

Foto: Ecestaticos

Según información de las autoridades, la emergencia que podría enfrentar esta urbe representa una de las mayores que ha vivido cualquier ciudad en el mundo, sólo después de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.

Para enfrentar la emergencia, las autoridades han creado una estrategia que incluye la repartición de raciones de agua en 200 puntos de la ciudad para sus cuatro millones de habitantes.

De acuerdo con fuentes oficiales, dicha estrategia prevé una posible amenaza a la salud pública y al orden social, cuando las autoridades se enfrenten al descontento general y pánico de la población, el cual se cree que será más evidente en los barrios marginales.

Foto: OEM

Por su parte, las autoridades se han comprometido a trabajar para evitar el desabasto, por lo cual han creado fábricas de desalinización y de acceso a aguas freáticas; así como fuertes sanciones a las personas que rebasen el limite diario permitido.

Mientras tanto, la tensión entre la población ha aumentado, alimentada por los falsos rumores y la especulación sobre los precios del agua embotellada; sin embargo, las autoridades siguen dando la bienvenida a los turistas, a quienes solicitan que se apeguen a las restricciones previstas.