Todo sobre el “orbiting”, la nueva tendencia digital en las relaciones

- Por

Cuando comenzamos una relación, el entusiasmo y la felicidad son sentimientos constantes. Con el paso de los meses la costumbre se hace presente provocando en ocasiones que los disgustos aparezcan con mayor frecuencia.

Si bien no es un sinónimo de relación duradera ni mucho menos algo que tenga que pasarle a todas las parejas, es debido al manejo de las redes sociales que cada vez son más los enamorados que están expuestos a caer en distintas -y populares- conductas nocivas que sólo lastiman.

Sin el afán de quitarle la emoción a la convivencia con una persona que les guste, actualmente las redes sociales y la tecnología juegan un papel fundamental en la comunicación y exhibición del amor. ¿Recuerdan que con anterioridad les platicaba porque no es sano exhibir tu relación en redes sociales y gritarle al mundo todo lo que pasa a los 4 vientos?, si aún no han leído esa nota aquí se las dejo para que puedan comprender porque es una conducta nociva.

6 razones para no exhibir tu relación en redes sociales

Es debido a estos canales de comunicación digital que las personas optan por crear tendencias directamente relacionadas con las relaciones de pareja. Una de ellas es conocida como ghosting y apareció para facilitar la ruptura y poner fin a una relación. Dicho término que proviene de la palabra ghost que significa fantasma, hace referencia a cuando una de las 2 personas desaparece de la relación sin expresar de frente su incomodidad.

Crédito: The round table

A raíz de esta conducta ha surgido otra aún más cruel y que ha sido llamada como orbiting. Quizá sin intención directa lo han hecho, y es que este término involucra a todos los que han desaparecido de una relación pero que después vuelven a ver los contenidos que su ex comparte, ya sea mirando sus Instagram Stories sin importar que él o ella sepa que están al pendiente, dando likes a publicaciones en Facebook o Twitter e incluso comentado algunas publicaciones. Es cruel porque técnicamente la ex pareja hace esto sin vergüenza y sin necesidad de realmente decir: estoy siguiendo lo que haces. En algunas ocasiones esta conducta puede confundirse con stalkear al ex, es decir acosar, espiar o incluso perseguir.

Crédito: The Indian Express

Anna Lovine, Social Media Editor de la revista Vice, acuñó este término explicándolo de la siguiente manera:

Es una acción que te mantiene lo suficientemente cerca para que ambos se puedan observar y ver qué hay de nuevo en la vida del otro, pero también una tendencia que te mantiene suficientemente alejada (o) como para nunca tener que dirigirse la palabra. 

Hay quienes aún se encuentran un poco confundidos acerca de esta expresión, preguntando abiertamente en sus perfiles cosas como la que Christina Varriale consultó vía Twitter: 

¿Es Ghosting si ninguno de los 2 se envía textos pero siguen disfrutando de las fotos mutuas en Instagram?

La respuesta es no, pues en ese caso ambos están propiciando el hábito ya sea por costumbre o por respeto. Mientras sean los 2 los que libremente lo hacen sin incomodar al otro, nada tiene que ver. En ocasiones continuar mensajeándose puede ser una acción que indica las ganas que se tiene de volver o el interés que aún existe por alguna de las partes, (aunque evidentemente esto no sea cierto).

Crédito: Women´s Health

Persia Lawson, experta en las relaciones personales, explicó para la BBC que quienes actúan de esta manera lo hacen con el afán de mantener abiertas sus opciones (o como en México dirían: para tener sus velitas prendidas), otra frase que bien puede hacer alusión a esta conducta es: ni picha, ni cacha, ni deja batear, pues al final son ex parejas sin intenciones de volver que en cualquier momento pueden ponerse en contacto aunque sea sólo de manera digital.