Tipos de aborto: ¿conoces sus diferencias?

- Por

El aborto es un tema del cual aún hay mucho por discutir; determinar su legalidad o ilegalidad, o si está bien o está mal, a veces nos hace olvidar que hay varios motivos por los cuales una mujer aborta. Para comenzar, recordemos que el aborto es la interrupción del embarazo; puede ser porque una mujer así lo decide, o porque el desarrollo del feto no ha sido adecuado y es necesaria su extracción del útero. Con el aborto, se interrumpe la gestación de manera abrupta, el feto muere y es expulsado del cuerpo de la mujer.

Es importante anotar que un embarazo (deseado) malogrado puede provocar aborto en cualquier etapa de la gestación, por causas naturales o por alguna acción humana. Cuando se trata de la intervención intencionada, sólo está permitido hasta los tres meses de gestación (al menos en la Ciudad de México, pero puede variar en otros estados).

Hay varias formas de clasificar los tipos de aborto; ya sea por las razones que lo provocan o por los métodos utilizados.

Aborto espontáneo

Se denomina así al aborto que se da por causas naturales, sin intervención de otro tipo. Suele ocurrir durante las primeras 12 semanas (aborto precoz). Debido a que se trata de un embrión y no de un feto, los síntomas pueden pasar desapercibidos; aunque en ocasiones, puede haber dolor o sangrado vaginal. Algunas razones para que suceda son alteraciones cromosómicas, enfermedades, infecciones, o alguna malformación en el cuerpo de la madre.

Este tipo de aborto también puede darse después de los tres meses de gestación; cuando sucede así, se presenta una hemorragia significativa, dolor y apertura del útero para dejar salir los restos. En abortos tardíos, no siempre se expulsa el feto por completo; razón por la cual es necesaria intervención quirúrgica.

Aborto por infección o aborto séptico

Este aborto se genera por una infección que afecta la placenta o al feto. Se da debido a infecciones en el útero de la mujer o por la presencia de restos de un aborto previo.

Aborto retenido

Este aborto sucede de manera natural. El feto muere, pero el útero no lo expulsa. La mujer no se da cuenta de ello, pues los síntomas del embarazo continúan. Si tras detectarlo no hay una expulsión natural, se debe recurrir a fármacos o a intervención quirúrgica.

Fuente: BB Mundo

Aborto inducido

Se llama así al aborto provocado por decisión de la mujer. Para lograrlo es necesario recurrir a procedimientos quirúrgicos o con fármacos.

Si se hace de manera voluntaria, debe ceñirse a los términos legales del estado donde se practique. Aquí encontramos algunos subtipos como:

a. Aborto terapéutico

Es aquel que se da tras una violación, o cuando el feto presenta malformaciones o enfermedades graves que imposibilitan su sobrevivencia o desarrollo normal.

b. Aborto quirúrgico

Se llama así porque el método utilizado para la remoción del feto es mecánico; entre los procedimientos están la aspiración, el raspado o sustancias que van directo al feto.

c. Aborto químico

Este tipo de aborto también recibe su nombre por el método utilizado. Se trata de la administración de fármacos a la gestante para finalizar el embarazo. Se considera como uno de los métodos más seguros; pero sólo puede realizarse hasta una determinada etapa del embarazo.

Fuente: Psicología y mente

Hay quienes también clasifican a los abortos como completos, aquellos en los que los restos del feto y la placenta de retiran en su totalidad; o incompletos, es decir, donde quedan restos en el útero.  Sin embargo, lo que se debe tener en cuenta en cualquier tipo de aborto en que una mujer se encuentre, es importante y vital acudir con un médico. Con una atención adecuada se asegura la remoción total de los restos, una valoración del útero y los órganos reproductores, conocer el método de aborto adecuado y atención a las secuelas psicológicas (tanto en la mujer como en su pareja).

Si quieres consultar más información y conocer cuáles son las clínicas para una interrupción del embarazo segura, consulta la ILE de la CDMX.