Three Identical Strangers: cuando la vida de alguien se convierte en un experimento social

- Por

Dicen que la realidad siempre supera a la ficción. Y es verdad, la vida de Bobby Shafran, Eddy Galland y David Kellman,parece haber sido sacada de un thriller de conspiración. El magnífico documental Three Identical Strangers, dirigido por Tim Wardle se llevó un premio especial del jurado en el Festival de Cine de Sundance gracias a su cruda e interesante historia.

El reencuentro

«Three Identical Strangers», se estrenó en el Festival de Cine de Sundance, donde aparecen estos trillizos que que no tenían ni idea de que tenían hermanos hasta que cumplieron 19 años. Si, se parece a la película de Lindsay Lohan británica/ Lindsay Lohan americana, pero esta película no es un plagio de Juego de gemelas. Muestra cómo la feliz reunión del trío puso en marcha una cadena de eventos que desenterraron una conspiración que fue mucho más allá de sus propias vidas.

Esta historia comienza en 1980, cuando le dicen en la universidad a Shafran que tiene un doble llamado Eddy Galland. Shafran se interesa mucho al respecto, por lo cual localiza al chico y al momento de verse quedaron impactados al darse cuenta de que lucían exactamente iguales, tenían el mismo cumpleaños, intereses, voces, gestos e incluso sus manos eran idénticas.

Luego de que su noticia causara un revuelo por parte de los medios locales, los jóvenes lograron aparecer en las primeras planas de los tabloides locales, cosa que desenterró una historia mucho más intrigante Kellman estaba leyendo acerca de los hermanos recién conocidos y se dio cuenta de que él también se parecía exactamente a ellos, tenían el mismo cumpleaños y también había sido adoptado. Más tarde se dieron cuenta que realmente eran cuartillizos, el cuarto hermano murió la noche en la que su madre biológica dio a luz.

La gente amaba su historia y se convirtieron en celebridades en la escena en los clubes de Manhattan, incluso haciendo apariciones en la primera película importante de Madonna, «Desperately Seeking Susan».

https://www.instagram.com/p/BfNLSBRgZli/?tagged=desperatelyseekingsusan

¿Porqué estaban separados?

El misterio del por qué no sabían nada el uno del otro a pesar de haber crecido  muy cerca, tomó otro giro cuando el periodista y escritor Lawrence Wright hizo un sorprendente descubrimiento. Los trillizos, eran parte de un grupo de varios hermanos idénticos divididos como parte de un oscuro experimento social que comenzó en 1960 y fue dirigido por el psicoanalista Peter Neubauer, del Child Development Centre de Manhattan. Quien los ubicó en el Louise Wise Services, entonces la agencia de adopción preeminente de Nueva York para niños judíos.

Las visitas de los investigadores a lo largo de la infancia de estos chicos fueron explicadas como un «estudio de desarrollo infantil», cuando en realidad Neubauer estaba examinando las personalidades y las relaciones de los hermanos con sus muy diversas familias adoptivas.

Víctimas, no participantes

El director Tim Wardle, quien se encontró con la historia mientras buscaba nuevas ideas documentales y pasó cinco años en la película, describe la historia como «una de las más extraordinarias» que haya escuchado.

«La Junta Judía no aprueba el Estudio Neubauer«, dijo una portavoz. El periodista autor Lawrence  descubrió que unas hermanas gemelas reunidas de forma similar habían sido parte del estudio, junto con otros cuatro sujetos que aún no sabían que tenían mellizos. Nadie se disculpó con Shafran o Kellman, y la Junta Judía se negó a participar en el documental. «Se refieren a nosotros como participantes», dijo Kellman. «No fuimos participantes, fuimos víctimas”.