Técnicas infalibles para calmar a un bebé

- Por

El llanto de un niño es una de las cosas más preocupantes para los padres, sobre todo, para los primerizos, quienes desconocen las razones. Sin embargo, para un bebé, llorar es la única forma que tiene para comunicar su incomodidad.

Usualmente los pequeños menores de dos años, pueden sentirse molestos, por haber dormido en una mala postura, tener dolor, gases o reflujo y por ello, el llanto es una forma saludable para desahogarse.

Las lágrimas ayudan en la maduración de su sistema nervioso, al tiempo que eliminan la tensión nerviosa y son una herramienta para pedir la atención de sus padres, por lo que es común que experimenten ataques de llanto sin razón aparente, a menudo, por las tardes.

Si tu pequeño sufre de dichos ataques, primero asegúrate de satisfacer sus necesidades básicas: abrigarlo o cambiarle el pañal, pero nunca lo alimentes en plena crisis de llanto porque puede vomitar; después verifica su estado de salud general y busca ayuda, si el bebé presenta síntomas que pongan en riesgo su vida.

Foto: Richard Reid/ Pixabay

Caso contrario,  si el pequeño parece gozar de un buen estado de salud, pero el llanto está presente, a continuación, te presentamos una serie de sencillas, pero infalibles técnicas para calmarlo.

1. Ruido blanco

El ruido blanco es aquel que surge cuando un radio o televisor está mal sintonizado o cuando un secador de cabello o aspiradora se enciende. Al ser monótono y constante favorece a la relajación.

2. Método Hold

Sostener al bebé con una mano en su pecho y colocar el dedo pulgar sobre su cara, mientras la otra mano sostiene su pierna, para después balancearlo de arriba hacia abajo es un forma rápida y sencilla de acabar con las lágrimas.

3. Da un breve paseo

Salir a la calle es la oportunidad que tiene el bebé para observar otros estímulos que lo mantendrán ocupado y se olvidará de las molestias por un rato.

4. Brazos

Envolver al niño y arrullarlo, recostarlo sobre el hombro izquierdo o simplemente cambiar de brazos, son técnicas efectivas para calmar a los pequeños en cuestión de minutos.

Foto: Imagen de StockSnap/ Pixabay

5. Spa para tu bebé

Si las molestias son mayores, lo recomendable es preparar un baño tibio, que le recordará su estado en el vientre materno, háblale bajito, dale un masaje sobre su espalda, piernas y brazos, con música suave de fondo.

Esto además de relajarle, fortalecerá su vínculo emocional con la madre o el padre, al tiempo que disminuye sus niveles de cortisol, hormona que es responsable del estrés.

Recuerda que calmar a un bebé es una tarea que requiere de mucha paciencia, ya que el niño es susceptible al estado emocional del adulto con el que interactúa, por lo que es mejor no sobre estimular al pequeño.