¿Te duele la cabeza? Identifica qué tipo de dolor es

¿Te duele la cabeza? Identifica qué tipo de dolor es

- Por

Los dolores de cabeza o cefaleas suelen ser un mal común; de vez en cuando, todos lo padecemos y fácilmente desaparecen con algún analgésico. No obstante, cuando se vuelve un síntoma constante, entonces es momento de tomar otras medidas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tipo de dolor de cabeza más común es el que se da por tensión. En países desarrollados, este desorden afecta a una tercera parte de los hombres y a la mitad de las mujeres. A nivel mundial, entre el 1.7% y el 4% de la población adulta sufre cefaleas cada quince días o cada mes.

En 2013, el Estudio de la Carga Mundial de Morbilidad, colocaba a la migraña como la sexta causa mundial de años perdidos por discapacidad; las cefaleas, en general, ocuparon el tercer lugar.

Cabe destacar que los dolores de cabeza no sólo son un dolor, también pueden resultar incapacitantes e imponer una carga personal que lleve a otros trastornos emocionales. Las cefaleas constantes afectan la vida laboral y familiar de las personas; dañana relaciones; y puede predisponer al cuerpo a otras enfermedades.

¿Cómo saber, entonces, si un dolor de cabeza es sólo tensión o algo más? La Clasificación internacional de dolores de cabeza (ICHD, por sus siglas en inglés) reconoce más de 150 tipos de cefaleas; están divididas en dos categorías: primarias y secundarias. A continuación te presentamos los tipos de dolores de cabeza más comunes en cada categoría. Recuerda que si reconoces alguno de los síntomas, lo más importante siempre será que acudas con tu médico para recibir el tratamiento adecuado.

Primarias

Este tipo de dolor de cabeza no es resultado de ninguna otra condición médica. En su mayoría se pueden controlar con algún medicamento o con cambios en el estilo de vida.

1. Migraña

La migraña es causada por un mecanismo encefálico que produce sustancias inflamatorias, las cuales provocan el dolor alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza. Este desorden suele aparecer en la pubertad, aunque afecta principalmente a personas entre los 35 y 45 años. Es dos veces más frecuente en hombres que mujeres por cuestiones hormonales. Los episodios pueden ir de intensidad moderada a severa; darse en un sólo lado de la cabeza o ser pulsátil; dura algunas horas hasta 2 o 3 días. Asimismo puede ocasionar náuseas; pérdida parcial de la visión, debilidad muscular, o dificultad para hablar; en algunos casos, la actividad física normal empeora los síntomas.

Esta enfermedad es común en personas con condiciones preexistentes, así como con depresión o epilepsia. Tener migraña puede desencadenar estrés, ansiedad, afectaciones del sueño, cambios hormonales, deshidratación, o baja tolerancia a luces brillantes y ruidos fuertes.

Los médicos prescriben ibuprofeno, aspirinas, o antieméticos. Además, recomiendan descansar en lugares oscuros y tranquilos, beber agua; así como colocar compresas de agua fría alrededor de la frente.

Quienes sufren de migraña crónica; es decir, que experimentan dolores de cabeza más de quince días al mes en un periodo de 3 meses; requieren de un tratamiento diferente que sólo un médico determinará.

Fuente: Pixabay

2. Cefalea tensional

Es el dolor de cabeza primario más común. Según la OMS, dentro de ella encontramos la cefalea tensional episódica que se produce menos de 15 días al mes. Por otro lado, la cefalea tensional crónica afecta entre el 1% y 3% de los adultos a nivel mundial, y se produce más de quince días por mes.

Es usual encontrar este desorden desde la adolescencia; también afecta más a mujeres que a hombres. Está relacionada con estrés o problemas osteomusculares del cuello. Entre los síntomas para identificarla están la tensión en la cabeza, cara, cuello y hombros; se llega a sentir una presión detrás de los ojos y hay mayor sensibilidad a la luz o el ruido. Los dolores de cabeza duran aproximadamente 30 minutos, aunque pueden permanecer por horas.

Las causas de estas cefaleas no son claras aún; pero se asocian al estrés, ansiedad y depresión. Sin la atención adecuada, ocasionan deshidratación, mala postura, fatiga ocular o desórdenes de sueño. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a tratarlas y evitarlas.

3. Cefalea en brotes

Este dolor, más frecuente en hombres que en mujeres, se presenta después de los veinte años. Los episodios son recurrentes durante el día —hasta ocho veces—. Aunque son breves, causan mucho dolor y se concentran en torno a un ojo. Ese ojo lagrimea y enrojece. Puede también provocar obstrucción de la fosa nasal del lado afectado y el párpado se muestra caído.

Este tipo de dolor de cabeza suele presentarse a la misma hora cada día; así como un par de horas después de dormir. Para tratarlo es indispensable acudir con un médico; éste determinará el tratamiento adecuado sea con esteroides, melatonina, terapia de oxígeno, litium, verapamil, topiramate, o sumatriptan. Si el caso es muy severo, se recomendará una cirugía.

4. Dolores de cabeza por esfuerzo

Esta cefalea se da por una fuerte actividad física como correr, saltar, o hacer pesas; asimismo, puede ser ocasionada por ataques de tos o estornudos constantes, incluso por mantener relaciones sexuales. El dolor suele ser breve, pero es más común en quienes tienen historial de familiares con migraña.

5. Cefaleas hipnóticas

Es una condición extraña que suele aparecer en personas de más de cincuenta años. Se conocen también como “alarmas” porque despiertan a quien las padece a mitad de la noche. El dolor se percibe en ambos lados de la cabeza; puede durar hasta tres horas y causas náuseas o sensibilidad al sonido y a la luz. Tampoco se tiene claro todavía qué causa este tipo de dolor, pero se recomienda beber café antes de ir a la cama.

Dolores de cabeza secundarios

Estas cefaleas son un síntoma de alguna condición en otras partes del cuerpo.

1. Cefaleas por sobremedicación

Es el dolor de cabeza secundario más común. Se da por un uso excesivo de analgésicos para combatir las cefaleas. Es conocido también como dolor de rebote; es persistente, opresivo y suele ser peor al despertar.

Algunos medicamentos que causan este dolor son: opiáceos, acetaminofen, triptans, aspirina e ibuprofeno. La única forma de que esta cefalea desaparezca es dejando de tomar las medicinas; esto puede provocar síntomas de abstinencia como náuseas,vómitos, perturbación del sueño, incremento del ritmo cardiaco, o ansiedad.

2. Cefalea sinusal

Este tipo de dolor de cabeza es causado por la sinusitis —ocasionada por una infección o alergia—. El dolor es sordo y palpitante alrededor de ojos, mejillas y frente; si se hace un esfuerzo o movimiento, suele empeorar. Se presenta con secreción nasal verdosa o amarilla. Otros síntomas son obstrucción de fosas nasales, fiebre, náuseas y sensibilidad a la luz o ruido.

Los analgésicos y descongestivos nasales pueden funcionar para tratarlos; aunque un médico será quien determine si son necesarios antihistamínicos en caso de alergia o antibióticos si se trata de una infección.

3. Dolor de cabeza por cafeína

Si sientes mucho cansancio después de cuatro tazas de café por la mañana, o te cuesta trabajo concentrarte, te sientes irritable o tienes náuseas; quizá lo que tienes es una cefalea causada por cafeína. El consumo promedio de cafeína es de 200 miligramos al día por persona; pero si tomas más que eso, puedes aparecer los síntomas ya mencionados. Para aliviarlos basta con dejar la cafeína por un tiempo y consumirla después de forma moderada.

4. Cefaleas por cirugía

Los golpes y las lesiones en la cabeza, incluidas aquellas hechas como consecuencia de algún deporte, provocan dolores. Estos dolores pueden aparecer inmediatamente o poco después de la contusión. Algunos se pueden calmar con analgésicos; pero lo mejor es acudir con un médico para una valoración adecuada; en especial si se presenta inconsciencia, convulsiones, vómito, pérdida de memoria o confusión.

5. Dolores de cabeza por menstruación

Los cambios en niveles hormonales pueden ocasionar cefaleas también. Algunas migrañas están relacionadas con los niveles de estrógenos. Suelen aparecen en los días anteriores a la menstruación o durante el periodo. Los síntomas pueden durar más que los de una migraña común y provocan mayor debilidad en el cuerpo.

Es probable también que este tipo de cefalea se produzca por el uso de anticonceptivos orales, menopausia o embarazo. Su tratamiento incluye terapia hormonal durante los periodos, o planes alternativos de anticoncepción.

6. Dolor de cabeza por resaca

Todos alguna vez hemos sentido ese dolor de cabeza al día siguiente de la fiesta que nos hace jurar que no lo volveremos a hacer —aunque eso no pase—. Los efectos de tomar alcohol de forma excesiva son náuseas, vómito, intolerancia al ruido o a la luz, y un dolor en ambos lados de la cabeza que empeora si te mueves.

Lo ideal para aliviar esta cefalea es beber mucha agua para rehidratar a tu cuerpo e ingerir alimentos azucarados (sí, sabemos que la pancita y los chilaquiles súper picosos parecen ser la opción, pero sólo si quieres irritar aún más a tu estómago).

Me duele la cabeza, ¿debo ir al médico?

Los dolores de cabeza son algo común; la tensión, el estrés diario y la preocupación, pueden ser causas de las cefaleas. Por fortuna, con un buen descanso, una buena alimentación y quizá un analgésico, se controlan. Sin embargo, si son muy persistentes y el dolor se vuelve insoportable, lo mejor es que visites a tu médico; sobre todo, cuando el dolor está acompañado de debilidad, desbalance, visión borrosa, confusión, inconsciencia o vómito.