¿Ser madre después de los 35? Pros y contras

- Por

Aunque puede ser verdad que en los veintitantos y en los primeros años de los treinta el embarazo se facilita, esto no quiere decir que en edades más avanzadas no se pueda tener un embarazo normal y sin complicaciones. Claro está, si tienes arriba de 35 años hay alguna precauciones extra que debes tener, y por eso es importante llevar mayores controles médicos y procurar tener un estilo de vida lo más saludable posible.

Ser mamá después de los 35

Fuente: kinked.webcam

En los países más desarrollados del mundo, las mujeres se convierten en madres cada vez a edades más avanzadas. Esto es por el nuevo estilo de vida que se está dando, muy diferente al de hace 20, 30, 40 o más años, y que ha ido retrasando la edad de ser madre. Por ejemplo, hay datos estadísticos de que en España el 30% de las mujeres tiene su primer hijo con más de 35 años de edad.

En definitiva, la edad materna es un factor de gran importancia en el desarrollo de los hijos. La madurez de la mujer con la que enfrenta la maternidad repercute en la forma de criar a sus hijos y, eventualmente, en su vida futura.

A continuación te enlistamos los pros y contras de ser madre después de los 35 años.

Empecemos con los pros:

Mayor madurez

La madurez psicológica es una gran ventaja. Las madres después de los 35 priorizan las preocupaciones realmente importantes, se vuelven más flexibles y tolerantes, y esto genera una crianza más sana y feliz.

Hay madres que han tenido hijos en sus veinte y luego a los treinta o incluso cuarenta, y dicen que la diferencia es muy notoria, para bien.

Mejores cuidados

Un estudio elaborado por la Universidad de Londres encontró que los hijos de mujeres mayores de 40 años son más saludables física y mentalmente, pues reciben más atención y mejores cuidados, a comparación de los hijos de madres que están en los veinte.

Cuidados maternales

Fuente: vivafifty.com


Vida más sana

Normalmente entre más edad, tenemos mayor conciencia sobre nuestro cuerpo y sobre lo que comemos. Esto repercute en una mejor nutrición para los hijos.

Estabilidad económica

Es más común que a estas edades se tenga una mejor situación económica que a los veinte, permitiendo afrontar con mayor tranquilidad los gastos que conlleva el tener un hijo.

Ahora van los contras:

La fertilidad decrece

Después de los 35 la fertilidad decrece drásticamente. Se estima que en un 50% a comparación de una mujer de 20 años, y este porcentaje va disminuyendo con los años. La cantidad de óvulos se ve afectada, así como su calidad.

 

Mayores riesgos en el parto

Después de los 35 años existe una mayor probabilidad de tener un parto inducido, con fórceps o ventosas, necesitar anestesia epidural y tener un diagnóstico de sufrimiento fetal. También la tasa de partos por cesárea crece con el aumento de la edad.

Embarazo después de los 35

Fuente: creavalencia.com


Probabilidad de tener ciertas enfermedades

A mayor edad más probabilidad de haber desarrollado ciertas enfermedades como diabetes, hipertensión o fibromas uterinos.

Riesgos genéticos para el bebé

Riesgos genéticos como el Síndrome de Down y malformaciones se presentan más comúnmente en embarazos a edades avanzadas. Por esto es muy importante realizar todos los exámenes pertinentes y estar en constantes chequeos médicos.

En conclusión: si tienes más de 35 años tienes muchas cosas a tu favor para ser madre y que beneficiaran enormemente el desarrollo de tu hijo, pero también debes tomar tus precauciones y ser muy cuidadosa en todo el proceso.