Según los expertos, si eres mamá y trabajas deberías de ganar 160 mil pesos mensuales

- Por

Hablar de trabajo y maternidad todavía en 2017 es un tema difícil y no faltan las críticas de quienes creen que ambas profesiones no se llevan. La realidad es que la economía mundial no da chance a las familias de cubrir todos sus gastos y necesidades con sólo el sueldo del “hombre de familia”. Las mujeres, algunas por gusto y otras por obligación, han tenido que combinar su profesión con la de ser mamá. Y vaya que no solo en México, sino en el mundo, esta última es mal valorada y por supuesto, no se paga.

Un poco de historia

Tras la Segunda Guerra Mundial las mujeres empezaron a llenar las fábricas porque no había suficientes hombres. Todavía en los 50’s, incluso en los 70’s, las mujeres se dedicaban al hogar casi automáticamente después de tener a sus hijos. Trabajar en una empresa era para las clases medias o bajas. Las 24 horas del día se dedicaban a sus hijos y su esposo, tener la casa limpia y la comida lista. Todo parecía perfecto pues ese era “el estilo de vida” de la época.

Fuente: Life

Cuando llegaron los 80’s, las mujeres empezaron a tener mayor presencia en las empresas como secretarias o asistentes; también eran maestras o bartenders.  Incluso hubo un incremento en profesiones tradicionalmente de hombres como abogados o banqueros. Empezaban a combinar en mayor medida el trabajo asalariado y tener una familia, aunque la sociedad, principalmente la de clase media-alta y alta no lo veía correcto.

En un artículo de la Revista The Atlantic, basado en una investigación, se encontró que para mediados de los 80’s sólo el 29% de las mujeres casadas tenía trabajo y el 18.6% apoyaba en casa con un sueldo. La discriminación que recibían por parte de la sociedad era muy notoria: “Tu marido no puede con los gastos y por eso trabajas”, “¿Qué crees que piensa la gente cada vez que te ve trabajar? ¡Que soy poco hombre!”. La mayoría no trabajaba para no afectar “el honor” u “hombría” de su esposo.

Para los 90’s, las mujeres seguían casi en la misma situación que en la década anterior. Su presencia en las empresas no aumentó mucho en comparación con los 80’s. Sin embargo, esto cambiaría con la llegada del 2000 en el que por diversos factores, como la crisis económica, la independencia financiera y hasta los divorcios, obligaron a las madres de familia a buscar trabajos que pudieran protegerlas en caso de crisis.

Las mamás que trabajan, ahora

Actualmente las mujeres son una fuerza de trabajo que representa casi la mitad de la población a nivel mundial. Tan sólo en México, según El Universal, hay 14.7 millones de mamás que trabajan de un total de 19.9 millones. 4.3 millones son jefas de familia.

Las mamás que trabajan pocas veces tienen facilidades de horario, permisos o prestaciones diferentes a las de la ley (incapacidad, lactancia). Dividen su día en despertar, arreglarse, preparar desayuno, levantar a sus hijos, vestirlos, ver que desayunen, llevarlos a la escuela, ir al trabajo, arreglar que alguien pase por ellos – o ir por ellos a la escuela y dejarlos en alguna estancia – regresar al trabajo, salir y pasar por ellos a la estancia, escuela, guardería o casa de sus abuelos, bañarlos, hacer tareas, preparar lunch, cena y comida del día siguiente, tener uniformes listos, darles de cenar, jugar con ellos, dormirlos, limpiar la casa, preparar la ropa, (agrega cualquier actividad), cenar e “ir a descansar”. El fin de semana es una rutina similar. Por lo general, su día empieza a las 5 am y termina a las 12 am.  En total son 19 horas de actividad laboral diarias.

Fuente: The Atlantic

Muchos dirán que el cuidar a sus hijos no es una actividad laboral pues ellas decidieron ser mamás y compartir esa labor con una profesión o trabajo. Sin embargo, dentro de sus actividades de amas de casa están: organizar agenda, calcular presupuesto, dividir gastos, asignar recursos, pagar a proveedores (servicios, escuelas, etc), cumplir obligaciones, presentar informes (tareas escolares, visitas médicas), ser chofer, doctor, nutrióloga y psicóloga. Eso sumado a las actividades similares de su trabajo.

Según un estudio realizado en EUA, las mamás trabajan 98 horas por semana, en comparación a un trabajo de oficina de 39 horas. Por eso, varias aseguradoras y economistas del mundo se han puesto a analizar lo que ganaría una mujer por el simple hecho de ser eso, mamá.

Lo que ganarían

Según Salary.com, quien anualmente realiza un estudio para conocer lo que una madre debe ganar concluyó que por año, tendría que ser alrededor de 162 mil pesos mensuales. En dólares 115 mil al año. ¿Pero por qué “tanto”? Sin duda es mucho mayor que un salario mínimo. Y la respuesta es simple: una madre realiza (además de su trabajo) alrededor de 10 profesiones todos los días: chef, psicóloga, chofer, lavandera, ama de llaves, maestra, doctora, nutrióloga, manager, conserje y empleada doméstica. El precio también es tal puesto que labora fines de semana, días festivos y en horario nocturno. ¡Piénsalo! Es cierto.

Fuente: La Prensa (en dólares)

Por otro lado, en BID (Banco Interamericano de Desarrollo) consideró que era importante valuar, y por supuesto valorar el trabajo de las mamás de tiempo completo y las que lo dividen en una empresa y en su familia. Dado esto, encontró que tendrían un sueldo anual de 65 mil a 284 mil dólares.

Según el sitio Expansión, las áreas de educación, humanidades y medicina son más solicitadas porque existe la necesidad de mezclar la familia y hacerse cargo de ella. Por supuesto que no discriminamos a los hombres si un papá lo hiciera también, tendría todo el derecho de ganar lo que el BID, Salary u otros estudios proponen.

Si quieres saber cuánto ganarías tú según lo que haces día con día, entra a mom.salary.com y averígualo.