Quiero embarazarme: ¿qué tengo que hacer?

- Por

Las películas como Juno o Ligeramente embarazada nos hacen pensar que el embarazo realmente fácil y que sucede como por arte de magia. Pero la verdad es que puede ser un poco complicado, especialmente si no estás informada. Aunque hayas pensado que te embarazarás más tarde, nunca es demasiado pronto para informarse. Esto es lo que debes saber sobre el embarazo:

Pocos días para quedar embarazada

A pesar de todos los embarazos no deseados que se ven en las series y las películas, no puedes quedar embarazada en cualquier momento en que tengas relaciones sexuales sin protección. Tú y tu pareja tienen mayores oportunidades de quedar embarazados cuando tu cuerpo está ovulando. Y si el esperma de su pareja es resistente, puede sobrevivir dentro de tu cuerpo hasta 48 horas, lo que le da una ventana de 48 horas antes y después de la ovulación para que puedan quedar prendados de un bebé.

Toma vitaminas

Las vitaminas prenatales contienen al menos 400 micro gramos de ácido fólico, un nutriente que los humanos solo necesitan durante las primeras cuatro semanas de vida para prevenir defectos de nacimiento importantes mientras se desarrolla la médula espinal. Debido a que la mayoría de las pruebas de embarazo caseras no lo detectan hasta que el bebé tiene una gestación de cinco o seis semanas, es muy importante que cualquier mujer que quiera quedar embarazada tome una dosis diaria de ácido fólico. Si bien no existe una regla que indique lo que debes tomar antes de concebir, comienza tan pronto como sea necesario para asegurarte de que tu bebé obtenga los nutrientes vitales desde el día que sea concebido.

Vacúnate

Las vacunas juegan un papel importante en la preconcepción: te ayudan a inmunizar contra ciertas enfermedades; es el mejor camino para prevenir riesgos, pues el embarazo es un estado de mayor disposición a infecciones virales.

Cuida tu peso

Tener bajo peso puede evitar que quede embarazada. Si tienes un IMC particularmente bajo, puedes tener bajos niveles de estrógeno, lo que puede impedir que ovules adecuadamente, y si no ovulas, no puedes concebir. Incluso si ovulas, los niveles bajos de estrógeno podrían inhibir el crecimiento de tejido en el útero, lo que puede dificultar el mantenimiento de un embrión. De la misma manera, un índice de masa corporal particularmente alto puede interferir con los niveles de insulina de tu cuerpo, una hormona que regula el azúcar en la sangre pero también media la fertilidad. Al igual que la mayoría de las afecciones de salud agravadas por el exceso de peso, la pérdida de peso en este caso puede ayudar.

¿Qué comer?

“Las diferentes fases del ciclo requieren que el cuerpo de una mujer produzca diferentes hormonas y se someta a procesos separados», dice Jill Blakeway, MS, directora de la clínica del Centro YinOva en Nueva York. Los ácidos grasos esenciales son cruciales durante la fase de ovulación. La mejor fuente: omega-3 de los suplementos de pescado y aceite de pescado. Estos ácidos grasos esenciales son más conocidos por promover el flujo de sangre al útero y apoyar la apertura del ovario para liberar el óvulo. Otros alimentos maravillosos son las verduras de hoja verde, granos enteros, huevos, legumbres, carne, pescado (o suplementos de aceite de pescado) y agua, mucha agua. El agua juega un papel clave en el transporte de hormonas y el desarrollo de los óvulos.

No tomes alcohol

Las  recomendaciones dicen que no es seguro beber alcohol mientras se está embarazada. Por eso es importante suspender el consumo de alcohol durante el tiempo que intenten tener un embarazo. Es posible que en una de estas ocasiones en que tu y tu pareja lo intenten, te embaraces sin darte cuenta y debes tener en mente que durante las primeras 4 semanas es cuando el corazón y la médula espinal del bebé comienzan a desarrollarse por lo que no querrás consumir alcohol que pueda perjudicarle a tu nene.

Posiciones sexuales

No hay evidencia de que ciertas posiciones sexuales mejoren tus posibilidades de quedar embarazada. Pero ciertos tipos de sexo, como el sexo anal, oral o sin penetración, ciertamente reducirán sus posibilidades: solo la penetración vaginal puede embarazarte.