Pueblos mágicos que puedes alcanzar en auto desde la Ciudad de México

- Por

Si viajar para ti significa un sacrificio en todos los aspectos, sigue leyendo y descubre que un fin de semana es suficiente para conocer nuevos sabores, lugares, aromas y tradiciones, sin alejarte mucho de la Ciudad de México.

Foto: Pollo Villa/ Pixabay

Tepoztlán, Morelos

La primera opción se localiza a sólo 100 minutos de la Ciudad de México, en el corazón del estado de Morelos. Se trata de un pueblo colonial, de calles empedradas, cuya magia radica en un sitio muy especial: la pirámide del Tepozteco.

Peña de Bernal, Querétaro

Este pueblo del estado de Querétaro, tiene mucho más que ofrecer que historias de ovnis y aparecidos, pues la peña es uno de los monolitos más antiguos de todo el planeta Tierra.

Tequisquiapan, Querétaro

Otra joya queretana se encuentra en este poblado, que es parte fundamental de la Ruta del Vino y el Queso, donde este último encuentra un lugar ideal en el mercado principal.

Visit Hidalgo

Huasca de Ocampo, Hidalgo

Los prismas basálticos, formaciones rocosas a partir del enfriamiento acelerado de un derrame de lava, son uno de los encantos de esta región en Hidalgo, rodeada  de haciendas, bosques, presas y hasta duendes.

Malinalco, Estado de México

Entre Morelos y el Estado de México, se localiza este poblado que es sede de un sitio arqueológico y de un famoso criadero de truchas, ideal para pasar un fin de semana tranquilo.

Tlayacapan, Morelos

La tradición de la cerería mexicana tiene su máxima expresión en este poblado, que durante el siglo XVII funcionó como una fábrica de velas, ubicada en la zona montañosa cerca de la sierra de Tepoztlán.

Cuetzalan, Puebla

En medio de la Sierra Madre Oriental de Puebla se alza esta localidad repleta de tradiciones, color, devoción y misticismo; todo ello, enmarcado con el sabor y aroma de un buen café.

Real del Monte, Hidalgo

La tradición minera en México tiene su legado en este pequeño poblado de Hidalgo, al que fundaron inmigrantes ingleses que llegaron durante el auge de la plata.

El Oro, Estado de México

Este es otro pueblo con tradición minero, que tras sus años de gloria, ahora, es ideal para relajarse un fin de semana y pasear por sus calles empedradas engalanadas con construcciones estilo art nouveau.

 Valle de Bravo, Estado de México

Un paseo en yate por la Laguna de Valle de Bravo, mientras disfrutas de una muestra de la gastronomía del Estado de Mexico, es una de las múltiples formas de vivir esta localidad.

Foto: Papablotzin/ Pixabay

Cholula, Puebla

La tradición cristiana es una predominante de este pueblo mágico, pues su arquitectura majestuosa proviene de las múltiples iglesias que se localizan en las cercanías.

Ojalá estas opciones sean de tu agrado y te animes a visitar estos bellos pueblos mágicos que se pueden alcanzar fácilmente en auto desde la CDMX.