Hay personas que se someten a cirugías para parecerse a sus selfies de Snapchat

- Por

Las selfies parecían totalmente inocentes… hasta que personas empezaron a hacerse cirugía estética para parecerse más en la vida real a sus autofotos con filtros.

Hay un creciente número de jóvenes que están recurriendo a procedimientos cosméticos para parecerse más a las selfies con filtros que se toman en aplicaciones como Snapchat o Instagram. De acuerdo a una nueva investigación de la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica Facial y Cirujanos Reconstructivos (American Academy of Facial Plastic and Reconstructive Surgeons), en 2017 el 55% de los cirujanos plásticos faciales vieron pacientes que querían cirugía para ayudarlos a verse mejor en sus selfies, en comparación con el 13% que recibieron en 2013. El estudio también arrojó que el 56% de los cirujanos encuestados vieron un aumento de clientes menores de 30 años.

Cirugía estética

Fuente: businessoffashion.com

Es muy común que las personas que quieren hacerse una cirugía cosmética lleven fotos de celebridades a las que desean parecerse. Ahora, están llevando fotos de ellos mismos pero con filtros. Según el Dr. David Mabrie, cirujano plástico de San Francisco, esto es una mejora.

“Prefiero trabajar con una foto real de alguien, porque así tienen una idea de cómo se verían con rellenos o con Botox”, dijo el Dr. Mabrie en una entrevista. “No tienen una expectativa poco realista de que van a transformarse mágicamente en Kylie Jenner”.

Aún así, algunas peticiones siguen siendo imposibles: “algunos filtros amplían los ojos, lo que no se puede hacer con cirugía”, mencionó el doctor. Es por esto que tener una consulta adecuada antes de ilusionarse con los resultados de una cirugía es clave. “Es importante que el cirujano sea realista con sus pacientes y no solo haga una lista de lo que ellos desean”.

En algunos países, el realizarse cirugías plásticas se ve cada vez más como algo normal; principalmente porque celebridades y famosos se hacen abiertamente procedimientos estéticos. A eso hay que sumarle el hecho de que las redes sociales parecen afectar negativamente  la autoestima. Un informe de 2015 de la Oficina de Estadísticas Nacionales (de Estados Unidos) encontró que el 27% de los adolescentes que pasan más de tres horas al día en redes sociales tienen síntomas de problemas de salud mental. Todo esto en conjunto puede explicar el por qué las personas comenzaron a llegar con los cirujanos estéticos pidiendo parecerse a sus selfies con filtros.

Celebridades en redes sociales

Fuente: dailymail.co.uk

Este es un fenómeno que preocupa a los profesionales de la salud mental y a los cirujanos cosméticos.

“Ahora vemos fotos de nosotros mismos todos los días a través de las redes sociales que usamos, lo que podría decirse que nos hace más críticos de nosotros mismos”, explicó el Dr. Esho –médico estético de la Clínica Esho de Inglarerra. También mencionó que ha rechazado a algunos pacientes que están totalmente obsesionados con parecerse a sus fotos con filtros.

Los médicos cirujanos deben estar alerta y darse cuenta cuando un paciente solo quiere lucir un poco mejor, o cuando de plano quiere ser completamente diferente. Eso ninguna aguja lo va a hacer posible y entonces esa persona puede tener problemas de autoestima mucho más graves.

                                                  

Un caso para tener como ejemplo

Kacie, de 29 años, es una mujer que ha optado por procedimientos cosméticos para parecerse más a sus selfies con filtros. Su mayor preocupación era cómo se sentiría su novio al verla en persona después de recibir sus selfies todo el día. Kacie envía unos 50 Snaps al día y actualiza sus historias de Instagram entre 10 y 15 veces al día.

Redes sociales causan baja autoestima

Fuente: roastbrief.com.mx


“Me tomaba fotos con los filtros de coronas de flores o con el de la nariz de perrito, y me veía tan linda. Luego me miraba en el espejo y pensaba: ‘Uf, esta no es la persona que mi novio está viendo en su teléfono todo el día’ “,
dice Kacie. “Me frustraba cuando me miraba en el espejo, sintiendo que no me parecía a la persona que estaba poniendo en el mundo a través de mis redes sociales. Con los filtros de Snapchat me sentía hermosa. Solo necesitaba una ayudadita para lucir así en la vida real.”

Ella vio a un cirujano plástico en su ciudad natal de Nueva York, y terminó recibiendo inyecciones en los labios y rellenos dérmicos en su barbilla y mejillas, a un costo de alrededor de $1,500 dólares (aproximadamente $28,000 pesos mexicanos). Planea hacerlo cada año más o menos, ya que los rellenos solo duran entre 6 a 18 meses.

“Es mi cara y es mi dinero, y si el resultado general es que me siento más segura y más feliz con lo que soy, entonces ¿cuál es el daño?”, comentó.