Padre impone castigo ejemplar a su hijo por buleador

- Por

Educar a un niño es una de las tareas más complicadas para cualquier padre, pues el comportamiento de éste es una preocupación constante. Tal es el caso de Bryan Thornhill, un papa de Virginia en Estados Unidos, quien impuso un castigo ejemplar a su hijo de 10 años por convertirse en un buleador dentro del autobús escolar.

Hayden Thornhill es el nombre del pequeño que fue expulsado del autobús debido a conductas agresivas contra sus compañeros, por lo que su padre decidió llevarlo a la escuela de una manera que recordara respetar a sus compañeros toda su vida.

Foto: El Mundo

Como castigo por la intimidación, el pasado 1 de marzo, Bryan hizo que Hayden caminara bajo la lluvia aproximadamente un kilómetro hacia su centro escolar, cuidándolo desde su automóvil que lo seguía a baja velocidad por la carretera.

En entrevista para The Washington Post, el padre alegó que Hayden merecía este castigo, porque se estaba convirtiendo en “un pequeño matón”, así que tuvo que encontrar la forma adecuada para llevarlo a la escuela.

Respecto al cuestionamiento sobre la dureza del castigo, Bryan de 33 años, aseguró que “en la vida tienes que superar las circunstancias en las que te pones“, por lo que desestimó los comentarios al respecto.

Mi hijo finalmente se ha metido en problemas en el autobús, suficiente como para que él consiga un castigo por tres días, debido a que estaba siendo un pequeño matón, que no tolero”, expresó Thornhill durante la grabación del video.

Foto: Facebook

A decir del padre, Hayden es un estudiante de quinto grado, que bien podría describirse como “el payaso de la clase, un niño amante de la diversión que adora divertirse o reír“; circunstancia que Bryan no quiere cambiar, pero sí quiere enseñarle no comportarse mal y a manejar sus propios defectos.

El video visto por millones de personas en redes sociales, desató una polémica respecto a la adecuada forma de crianza para un menor, pues muchos usuarios catalogaron a Thornhill como un padre que no se preocupa por la salud de su hijo ni por los daños que le haría cargar la mochila.

Mientras que otros aplaudieron el valor del padre por enseñarle esta valiosa lección a su hijo, la cual podría servirle en todos los ámbitos y para el resto de su vida a Hayden, quien fue diagnosticado con trastorno por déficit de atención (TDAH).

Esto justo aquí es sólo la vieja escuela, la crianza simple. Esto no está matando a nadie es una forma saludable de que un niño sea castigado“, puntualizó Thornhill.