Un niño gigante vigilará la frontera entre México y Estados Unidos

Un niño gigante vigilará la frontera entre México y Estados Unidos

- Por

La cabeza de Kikito puede proveer de sombra a más de veinte personas. ¡Es inmenso! Uno de sus dedos es del tamaño de un niño promedio y, siendo el único infante gigante en México, mira con curiosidad el inicio de la tierra que muchos llaman “la nación más poderosa del mundo”.

Todo se trata de una obra de arte callejero ubicada en Tecate, México. Justo en la línea de metal y prejuicios que dividen a Estados Unidos de nuestro país: la frontera. Delante de él hay una valla enorme de acero pintado de rojo que no permite que los mexicanos crucen al país del norte y que está custodiada por feroces agentes policiacos.

El responsable de que Kikito mire con interés la frontera estadounidense es el artista urbano JR. Este fotógrafo empezó a crear proyectos gráficos que impactaran no a la gente de museos o a los compradores de arte, su misión es la gente común, que no se nutre de alta cultura en galerías o museos caros.

Fuente: NYT

Por esto es que JR expone en las calles. Busca que la gente que a diario camina por la misma calle se detenga cuando de repente una cara enorme, un bebé gigante o una piernas de bailarina de tres metros de largo en algún muro que antes era un trozo más de la ciudad.

JR ha recorrido el mundo exhibiendo su trabajo. Si bien son fotografías, la misión de la obra en general puede rayar en lo artístico al compartir un mensaje concreto con el que la gente se siente identificada sin leer una tediosa explicación de la intención del artista. Así es como Kikito ha cobrado importancia en México y Estados Unidos, sin decir una sola palabra.

La obra estará expuesta durante un mes en la frontera que divide a ambas naciones. Y ha sido colocado en el momento adecuado, ya que la tensión entre el gobierno de Donald Trump y los miles de inmigrantes que habitan en Estados Unidos está generando un gran debate sobre la libertad.

https://www.instagram.com/p/BYtzNaVlGHr/?taken-by=streetart_chilango

Los esfuerzos por esparcir un mensaje de unidad de JR lo han llevado a exponer en sitios en conflicto como Israel y Palestina; en naciones cumbre como Brasil, Estados Unidos o Paris, y ahora en territorio mexicano, en donde encontró el apoyo del gobierno local para exhibir su obra y la oportunidad perfecta para lanzar un mensaje fuerte a favor de la migración y la libertad.

Trump, el magnate y presidente estadounidense, nieto de inmigrantes, ha esparcido una odiosa campaña en contra de los mexicanos. “Delincuentes, violadores y malos hombres”, son algunos de los términos que Trump tiene para la gente proveniente de México que busca una mejor vida en suelo norteamericano.

Por eso es que proyectos como el de JR adquieren importancia inmediata. Y eligió un niño precisamente por eso, para demostrar que no hay maldad ni rencor en lo más profundo de los mexicanos. “Algunas personas sueñan con mundos de fantasía, yo sueño con muros”, dicen el artista francés en entrevista para el New York Times.

La obra se inauguró justo el día en que el gobierno federal de Estados Unidos rompió con DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), una medida creada por Obama para aceptar y dar trabajo y educación a niños migrantes que llegaron a Estados Unidos de forma ilegal. Muchos niños como Kikito verán sus sueños de aprender siendo interrumpidos por estos movimientos políticos plagados de rencor.

«Me pregunto, ¿este niño está preocupado por lo que pasará entre ambos países? ¿Qué piensa él? Cuando tienes un año de edad, no estás interesado en la frontera o qué lado es el mejor», dice, asegurando que la gente siempre estará migrando. “Mientras más muros eleves, más túneles van a cabar. La historia de la humanidad es la historia de las migraciones”.

Esta enorme obra de más de 20 metros estará expuesta en la frontera mexicana en Tecate, México, durante un mes. Así que si andarás por ahí, puedes pasar a ver esta inmensa protesta en contra de los prejuicios de conservadores que no miran a la gente común a los ojos. Es precisamente esa gente la que mantiene al mundo en movimiento, gracias a su trabajo y su dedicación. Kikito tiene un año de edad, asegura el artista, y no se puede permitir que crezca en un mundo en donde una persona tiene el poder de destruir las esperanzas de tantos millones.