Nellie Campobello: un retrato, una vida, una pasión

- Por

Nellie Campobello, una de las figuras más representativas y polémicas de México en el siglo pasado, nació un 7 de noviembre de 1900, en Durango. Además de ser una de las pioneras del ballet mexicano, Nellie es recordada por ser testigo y narradora de los acontecimientos ocurridos durante la Revolución Mexicana. De hecho, es considerada la primera narradora moderna del siglo XX mexicano.

Desgraciadamente, Nellie también es recordada por la manera tan misteriosa y trágica en que dejó este mundo. 

Sus primeros años 

Pasó su infancia en Villa Ocampo, Durango, en tiempos de la revolución; y fue tal su admiración por Pancho Villa, que incluso pidió que la llamaran ‘La Centaura del Norte’, en su honor. 

En 1922, su madre murió y Nellie, una mujer joven para ese entonces, decidió mudarse a la Ciudad de México. En 1923, ella y su hermana iniciaron sus estudios de danza, mismos que retomaron, posteriormente, en Cuba. 

Artista autodidacta

Hermana de Gloria Campobello, quien fue considerada la primera Prima Ballerina del país, Nellie, o Francisca Ernestina Moya Luna, como fue bautizada, mostró desde muy pequeña una sensibilidad única así como una facilidad para las artes y la danza. 

La literatura fue otra de sus grandes aficiones. 

Quienes la conocieron, aseguraban que Nellie tenía una memoria privilegiada. Tal vez fue así como logró, años después, recoger las visiones que tuvo de la Revolución Mexicana y juntarlas con los relatos que le contaba su madre. 

Años más tarde, en 1931, contaría aquellas anécdotas en Cartucho, relatos de la lucha en el norte de México, libro que la convertiría en la única mujer referente de la literatura revolucionaria en México. Cartucho recrea un mundo ya perdido desde la mirada de Nellie, siendo apenas una niña, desde su ventana en la calle de la Segunda del Rayo. 

Otro de sus libros más reconocidos es Apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa (1940), una crónica del personaje mexicano que se basó en archivos históricos y declaraciones de testigos, a diferencia de Cartucho que surgió desde sus propias vivencias. 

Dentro de su obra, también encontramos: Yo (1928), un libro de poesía que es su primer título; de igual forma, escribió una gran cantidad de textos sobre el folklore e historia de México, varias de ellas se publicaron en diarios de la época o se reunieron en Ritmos indígenas de México (1940) y Mis libros (1960).

Las manos de mamá (1940) es, al igual que Cartucho, una de sus obras más célebres.

¿De dónde surgió el talento de Nellie para narrar historias? Quizá, ella misma estaba destinada a ser la más increíble de ellas. 

El amor de su vida: la danza

Indiscutiblemente, el amor de la vida de Nellie fue uno y sólo uno: la danza o, más propiamente dicho, el ballet

Nellie y Gloria se dedicaron de tiempo completo al ballet. Campobello fue alumna de las hermanas costa (Adela, Amelia y Linda), figuras importantísimas de la danza de la época, de igual forma que de otras celebridades de los años 30 como Lettie Carrol y Carol Adamchevsky. 

Uno de los grandes logros de Nellie Campobello fue haber fundado junto con su hermana Gloria, Martín Luis Guzmán y José Clemente Orozco, el Ballet de la Ciudad de México. Posteriormente, creó en 1937 la Escuela Nacional de Danza (fue directora hasta 1984). 

El misterio de su muerte

En el año 1984, Nellie desapareció de la vista pública. Tenía 84 años. Un año antes, había conferido poderes generales a una alumna, María Cristina Belmont. La relación de ambas era estrecha e incluso María terminó viviendo en casa de Nellie con su esposo, Claudio Fuentes. 

En el año de su desaparición, María y Claudio negaron el derecho de ver a Nellie a todos los amigos y conocidos que iban a buscarla, preocupados, a su hogar. 

Se cree que la pareja la privó de su libertad. 

Amistades y alumnos, preocupados, solicitaron al INBA que investigara. Pero al intervenir, Belmont y Fuentes negaron que en la casa, lugar donde llevaban tiempo viviendo y donde estaban guardadas invaluables obras de arte de Orozco y Diego Riviera, viviera Nellie. 

Hubo una denuncia y una inspección judicial a la residencia. Una vez dentro, las autoridades encontraron una casa prácticamente en ruinas. Pero no encontraron rastro de Nellie.

En uno de los clósets encontraron amarrada a la hija invidente de Claudio Fuentes, y se sugirió que habían mantenido encerrada también a Nellie, de quien aún no había rastro, y por esto y más cosas escabrosas que encontraron en casa de la artista, la pareja fue detenida y encarcelada tres meses, hasta una aparición repentina de Campobello, quien estaba resguardada por los abogados de éstos, y un juicio por demás extraño. Al salir libres, se llevaron a La centaura del norte a Durango, y nunca más se volvió a saber de ella.

En el año de 1998, la Comisión Nacional de Derechos Humanos del Distrito Federal, tras una exhaustiva investigación,  documentó el fallecimiento de Nellie Campobello, ocurrido el 9 de julio de 1986. Sus restos se encontraron en un cementerio en Hidalgo. Hasta la fecha, se cree que fueron Belmont y Fuentes quienes le asesinaron.