Home Negocio Para estas arquitectas ganadoras del Pritzker, es un momento de 'ponerse al...

Para estas arquitectas ganadoras del Pritzker, es un momento de 'ponerse al día'

24
0

Cuando se trata de igualdad de género, la profesión de la arquitectura está rezagada, por decir lo menos. No fue hasta el siglo XXI que el Premio Pritzker de Arquitectura, el galardón más alto de la profesión, fue otorgado por primera vez a una mujer: Zaha Hadid, quien lo ganó en 2004.

Yvonne Farrell y Shelley McNamara, cofundadoras de la firma dublinesa Grafton Architects, se encuentran entre las cinco mujeres que han recogido el premio desde entonces.

Al otorgarles el premio 2020, el jurado Pritzker describió a Farrell y McNamara como “pioneros en un campo que tradicionalmente ha sido y sigue siendo una profesión dominada por los hombres” y citó su constante consideración por “las personas que habitarían y utilizarían sus edificios”. y espacios”.

La arquitectura sostenible y orientada a la comunidad fue uno de los temas de la conferencia Artwork for Tomorrow, un evento anual convocado por la Fundación Democracia y Cultura con paneles moderados por periodistas del New York Occasions que se celebró en Venecia la semana pasada. En un panel titulado “Arquitectura para el bien”, Manuela Lucá-Dazio, directora ejecutiva del Premio Pritzker, dijo que si bien la misión del Pritzker ha seguido siendo la misma desde su creación en 1979, “nuestro mundo ha cambiado profundamente en los últimos 45 años”. .”

Dijo que cuestiones como el equilibrio de género, la descolonización y la descarbonización eran ahora prioridades para todos los individuos y profesionales, y que el papel de los arquitectos y del Premio Pritzker period “abordar estas cuestiones”.

Y esas cuestiones han sido vitales para Grafton Architects desde su apertura en 1978.

El estudio, que ahora cuenta con una plantilla de 37 personas, es conocido por producir edificios elegantemente diseñados que son agradables a la vista, fáciles de usar y poco extravagantes, y donde los elementos ambientales como la luz photo voltaic, el viento y el agua se aprovechan para producir una arquitectura que resiste la prueba. de tiempo.

Sus proyectos notables incluyen el campus de la Universidad de Ingeniería y Tecnología en Lima, Perú, que tiene la apariencia de una montaña tallada; edificios de campus con amplios y aireados vestíbulos donde la arquitectura es discreta pero muy eficaz para la London College of Economics y la Universidad de Kingston (en el suroeste de Londres); y la sede de ESB, el proveedor de electricidad de Irlanda, que es un edificio sin contaminación y sin combustibles fósiles.

En una entrevista en video, Farrell y McNamara hablaron sobre egos, “arquitectos estrella” y nuevos proyectos. Lo siguiente ha sido editado y condensado para mayor claridad.

Acaba de ganar un concurso para diseñar una biblioteca para el Christ's Faculty de la Universidad de Cambridge. ¿Cómo se garantiza que el proyecto sea sostenible?

SHELLEY MCNAMARA Manteniendo la mayor cantidad posible de la estructura existente y haciendo algo que sea lo más liviano y manejable posible, usando madera y reutilizando ladrillos existentes. No existe una gran fórmula tecnológica. Es sentido común.

La mayoría de los arquitectos suelen poner su nombre en la puerta. Le puso a su práctica el nombre de la calle donde estaba ubicada su primera oficina. ¿Por qué?

MCNAMARA Al principio fue práctico, porque éramos cinco. No íbamos a contestar el teléfono con cinco nombres. Además, la arquitectura es colaborativa por naturaleza, y nos hemos convencido mucho más de ello a medida que pasa el tiempo.

Parece que no tienes grandes egos.

MCNAMARA Por supuesto que tenemos egos. Rebotamos unos en otros y tenemos tensiones. Simplemente navegamos por eso e intentamos poner el proyecto en primer lugar.

No somos buenos en relaciones públicas ni en comunicación, porque descubrimos que estamos consumidos por el trabajo.

¿Cómo se explica que la profesión siga estando tan dominada por los hombres?

YVONNE FARRELL Es un problema. Cuando miro los tableros (no sólo en arquitectura, sino también en universidades y otros lugares) y veo el traje y la corbata, me entristece.

Enseñamos y en nuestras clases, a veces más del 50 por ciento de los estudiantes son mujeres. Y son brillantes.

La testosterona en el hombre parece hacer que su confianza en sí mismo en público sea más fuerte que en la mujer. La mujer tiende a decir: “Me quedaré atrás, seré inclusiva”, y esa inclusión a veces significa que la persona que ha dado un paso adelante hace que se escuche su voz.

Las mujeres necesitan tener oportunidades y recibir apoyo en el trabajo. Pueden hacer el trabajo, si se les da la oportunidad. Se trata de creer en uno mismo: creer en el inside y creer en el exterior.

MCNAMARA Para mí, la mejor explicación vino de Virginia Woolf, en su ensayo “Una habitación propia”. Le pidieron que diera una conferencia sobre las mujeres en la literatura y sólo pudo encontrar tres o cuatro de esas mujeres en ese momento. Ella defendió la precedencia y los modelos a seguir. Señaló que hay un período de recuperación, porque las mujeres han quedado rezagadas. Nos estamos poniendo al día.

En las últimas décadas, hemos visto a los llamados arquitectos estrella alcanzar fama con edificios que tienen exteriores muy escultóricos y performativos. ¿Cómo os situáis en ese contexto?

FARRELL La arquitectura no es sólo algo visible. Es algo sensual y experiencial. Lo que realmente nos interesa no es tanto una letanía de las llamadas estrellas. Nos interesa la bella cotidianidad.

No se trata de pararse en un escenario gritando. No se trata de ostentación. Es como una coreografía construida. Lo que estamos tratando de hacer es hacer una arquitectura que se parezca un poco a la forma en que vemos el mundo.

MCNAMARA Hay algunos arquitectos estrella cuyo trabajo disfrutamos mucho, como Kazuyo Sejima de Sanaa Architects; Herzog y de Meuron; Jean Nouvel. Aprendemos de los colegas.

De hecho, extrañamos mucho a Zaha Hadid. Su trabajo no se parecía en nada al trabajo que hacemos nosotros, pero period una especie de irritante positivo.

¿Qué quieres decir?

MCNAMARA Ella siempre estaba cambiando las cosas, cuestionándolas, luchando y realmente superando los límites. Había un verdadero hilo de energía allí.

¿Te gustan sus edificios?

MCNAMARA Alguno. Hay cosas que ella ha hecho, algunas de ellas sin construir, de las que hemos aprendido.

Intentamos hacer un trabajo que consista en escuchar y cuidar. Hay tantos edificios a los que vamos y hacen cosas que nosotros no podríamos hacer. Los admiramos, oh Dios mío. Pero no nos conmovimos. No nos golpea en el estómago.

¿Cuáles son algunos de los proyectos actuales y futuros que estás esperando con ansias?

FARRELL Estamos construyendo nuestra primera construcción totalmente de madera en Arkansas, lo que para nosotros es un proyecto de investigación realmente importante: el Centro Anthony Timberlands para la Innovación en Diseño y Materiales. [at the University of Arkansas] en Fayetteville. Creen en la madera como un materials muy sostenible. Las columnas de madera se elevan como tótems en el espacio.

MCNAMARA También estamos realizando proyectos de vivienda social en Dublín. Nos tomó mucho tiempo acceder a ese tipo de trabajo y realmente lo disfrutamos.

Construir en el ámbito público es fantástico. Nunca antes habíamos tenido acceso a ese tipo de trabajo. Así que estamos entusiasmados con esas cosas.

FARRELL Preguntas, ¿qué estamos esperando? No navego, pero diría que hay navegación justa para cada proyecto: los clientes adecuados, el encargo adecuado, el contratista adecuado, todas las líneas superpuestas. Tener personas que encuentren la alegría dentro del dolor de hacer un edificio.

fuente