mié. Oct 4th, 2023

En Hoover, una localidad situada en Alabama, un equipo de baloncesto femenino ha ganado la liga masculina de su categoría, pero no ha recibido el trofeo. Según denuncia la madre de una de las jugadoras en Facebook, el equipo fue obligado a jugar el campeonato masculino bajo la amenaza de perder el acceso a las instalaciones donde entrenaban normalmente si no accedían. Las niñas aceptaron el reto, se esforzaron para estar al nivel de sus homólogos masculinos, ganaron la competición, pero, al final, no obtuvieron el trofeo.

El suceso, ocurrido el pasado mes de febrero, pretendía ser una historia de superación y motivación, pero finalmente se ha convertido en una denuncia pública marcada por la diferencia en el trato entre niñas y niños.

El trofeo fue entregado al equipo masculino que quedó en segundo lugar en la liga

Jayme Mashayekh es la madre que ha hecho pública la situación de las jugadoras de quinto grado del equipo recreativo femenino de Hoover. Según cuenta en la publicación: “A mitad de la temporada les dijeron que no podían usar los gimnasios de Hoover para sus prácticas a menos que pagaran para jugar en la liga recreativa de Hoover”. Las niñas eran conscientes de que jugaban sin competir, ya que se les informó al iniciar la liga que si ganaban no podrían obtener el trofeo. Pero eso no les hizo desmotivarse. 

Las integrantes del equipo femenino llevaban jugando juntas tres años en la liga femenina escolar y representaban a su Instituto Spain Park de Hoover. Durante la mayor parte de la competición, se situaron en la mitad de la tabla de clasificación,  pero fueron ganando partido a partido y acabaron siendo las primeras de la liga. Sin embargo, el trofeo que llevaba su nombre fue entregado al equipo masculino que quedó en segunda posición. 

Las autoridades aún no han comunicado las medidas que pretenden tomar

La publicación en la red social ha servido para que las autoridades se pusieran en contacto con las jugadoras. Según comenta Mashayekh, la ciudad de Hoover y Hoover Rec Center “se comunicaron para hacer las cosas bien para las niñas”. Pero aún no ha habido ninguna actualización de las medidas que pretender tomar. 

Por su parte, Allen Rice, administrador de la ciudad de Hoover, expresó en un comunicado que “están trabajando para brindar reconocimiento adecuado a todos los equipos que tuvieron éxito en el torneo” y asegura que “revisarán el alcance de lo ocurrido para garantizar que en los programas futuros se manejen de forma adecuada”. 

La historia de las niñas de Hoover está sin acabar. Aún no se conoce que harán las autoridades al respecto ni hay ninguna actualización de las medidas que pretenden tomar.