En México hay empresas que controlan la vida reproductiva de las mujeres

- Por

Todos sabemos que las vacantes de trabajo siempre están muy reñidas, pues cada vez son más los habitantes de México que necesitan moverse de un trabajo a otro. Si bien muchos de los empleos son informales, mal pagados o sin derechos ni garantías, algunos siguen apegados a estas limitantes por necesidad.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) reveló en su Reporte sobre la Discriminación en México 2012 que seis de cada 10 mexicanos tienen un empleo informal, mal pagado, sin derechos ni garantías, y en donde la mayor tasa de personas discriminadas predomina la presencia de mujeres, jóvenes, adultos mayores, migrantes, personas con discapacidad y de la comunidad lésbico, gay, transexual y bisexual. Además apunta que la discriminación empieza desde el proceso de reclutamiento.

A continuación te describimos algunas de las penosas y absurdas causas de discriminación laboral que existen en nuestro país:

1. La apariencia física

Aunque suene extraño, es una penosa realidad. En muchos trabajos, para poder concursar en una vacante, te piden una estatura determinada, tener cierta complexión física y no tener tatuajes o perforaciones. Con lo que las personas de recursos humanos dejan de lado la capacidad de los postulantes que pueden tener para desempeñar un trabajo y lo rebasa un estándar estético injusto.

Imagen: Gurl

2. Estatus socioeconómico

Para el departamento de recursos humanos es mucho mejor vista una persona con buenos antecedentes escolares y que trabaje en algún puesto con grado de estudio superior. Las universidad caras y privadas siempre estarán antes que las públicas. Incluso vacantes en las que no se necesita ningún conocimiento académico se exige que tenga un nivel mínimo de estudios en una institución reconocida. ¡Por eso tenemos universitarios lavando platos! Aunque suene triste, pasa.

Imagen: Kent

3. La orientación sexual

¿Cuántas veces has visto un aeromozo, un secretario, una plomera, una mecánica? Tal vez muy pocas veces, es muy común que se menosprecie la capacidad física, afectiva o intelectual para desarrollar una labor que hombres y mujeres estamos en condición de llevar a cabo. De la misma manera son segregados los integrantes de la comunidad LGBT, quienes son juzgados al dejar de lado su capacidad laboral e intelectual y anteponiendo sus preferencias. Las oficinas de recursos humanos donde laboran transexuales no admiten cambios en el nombre, aun si éste ha ocurrido ya por corrección al acta de nacimiento y/o por reasignación sexual. Yo creo que nada tiene que ver que te guste la cumbia y que puedas hacer un análisis de energía nuclear.

Imagen: The intuition

4. Responsabilidades familiares

Estamos en territorios del machismo, pues varias vacantes exigen que la mujer no tenga hijos o planes de tenerlos. Aunque también está el otro lado de la moneda, en caso de ser una vacante abierta a un hombre, se le exige ser hombre casado y con hijos ¿Porqué? Los contratantes suelen tener la idea equivocada de que un hombre con responsabilidades familiares es más dedicado y será difícil que renuncie. Sin embargo la mujer suele atender las necesidades hogareñas primero y eso la desconcentraría de sus actividades profesionales. Pésima actitud de ciertas empresas.

Wealthy Affiliate

5. El embarazo

El eterno enemigo de los empleadores. Las mujeres siempre han estado bajo la lupa de sus contratantes con respecto a su vida reproductiva. Existen empresas que al iniciar un proceso de reclutamiento piden una prueba de laboratorio de embarazo, hay que ponernos atentas, pues ese requisito es totalmente ilegal. Otras prefieren pasar por alto a las postulantes que están en una edad reproductiva ya que tendrán menos capacidades para realizar sus labores si llegaran a embarazarse, y ni hablar del permiso de descanso por maternidad. Se les discrimina con el despido injustificado, el descenso a puestos que requieren menor experiencia o la negación de prestaciones. A veces he pensado que lo que quieren este tipo de empresas es contratar robots en lugar de humanos.

Desde luego que hay muchísimos más factores de discriminación, estos sólo fueron algunos. Sin embargo, en las manos de muchos de nuestros lectores, que son RH, queda el tomar conciencia sobre qué tipo de empleados contratar.

El Phoenix Research Institute, en su informe “Future work skills 2020”, identifica los factores que modificarán el aspecto laboral e identifica las habilidades requeridas en los próximos cinco años. Dentro de las habilidades laborales, se encuentra la Inteligencia social, o sea la destreza para conectarse con otros de manera directa y profunda, para detectar y estimular las reacciones e interacciones deseadas. Esto implica relación con cualquier tipo de persona, sin importar su religión, edad, sexo, preferencia sexual o apariencia física.

Debemos crear un tipo de competencia real, donde desaparezcan los estereotipos y las habilidades de las personas brillen por encima de los prejuicios. Empecemos a ser más humanos para comenzar a ver el cambio en la elección de personal y su reflejo en la producción y el rendimiento laboral. Con menos prejuicios seguro llegarán mejores trabajadores.