Menopausia: ¿es tan mala como la pintan? Cómo deshacerte de los mitos y empezar a disfrutarla

“Voy a engordar”, “Te van a dar bochornos”, “Ni tú te vas a aguantar del humor que vas a tener”. Estos y otras expresiones son las que acompañan las pláticas de las mujeres (y hombres) cuando hablan de este tema tabú llamado menopausia. ¿Por qué nos da tanto miedo hablar de ella? ¿Será que es la ventana indiscutible a nuestra edad? Más bien son los mitos que hay alrededor los que no permiten que se disfrute.

La menopausia es una etapa que toda mujer debe tener al menos llegados los 50 años. Esto no quiere decir que “Ya las alcanzó la edad“, simplemente que su cuerpo ya pasó por la etapa de reproducirse y ahora es momento de dejarlo descansar. En términos médicos:

“Es el tiempo que marca el término del ciclo menstrual. Se diagnostica en el momento en que se cumplen 12 meses sin tener periodo, y puede suceder entre los 40 y 50 años, o incluso un poco después.”
– Clínica Mayo

Pero entonces, si todo parece indicar que los cólicos desaparecerán, y que ya no hay riesgo de tener un embarazo, ¿por qué no nos gusta hablar de ella? Quizá los mitos que han pasado de generación en generación tienen la culpa.

Fuente: Etsy

 

No lo vayas a creer

Uno de los mitos más comunes es la falta de ganas de tener sexo. Cuando el estrógeno y la progesterona disminuyen, es normal que el deseo sexual se reduzca también porque, pensémoslo de este modo: ¡ya no hay que crear un nuevo ser! Los seres humanos también somos mamíferos y las relaciones sexuales son, además de fuente de placer, la forma en la que procreamos. Cuando una mujer está en edad fértil, durante la ovulación tiene mayor apetito sexual porque su cuerpo le está diciendo: “estoy listo para tener un bebé”. En la menopausia ya no hay esta necesidad, por lo que el deseo disminuye. Ojo: no a todas les sucede y se puede controlar.

Además, ¡los hombres también tienen una condición similar! A esta se le conoce como andropausia y sucede cuando se deja de producir el mismo nivel de testosterona. Comienza a partir de los 40 y años y genera síntomas similares a los de la menopausia, entre ellos, la disfunción erectil y la famosa falta de apetito sexual.

Estoy bipolar

La menopausia también está relacionada con los cambios de humor. Si bien el cuerpo de la mujer y sus emociones son difíciles de entender muchas veces hasta por nosotras mismas, durante la menopausia un coctel de hormonas hace fiesta todos los días, se aloca, toma de más y de repente le da el bajón y tiene cruda. Es muy complicado aceptar “ya llegó la menopausia = vejez“, y a eso agregarle que los estrógenos son los culpables. Los cambios de humor suceden básicamente porque estas hormonas dejan de producirse en cantidades similares a las de antes. Sin embargo, NO a todas las mujeres les suceden estos cambios. Además, no, no hay forma de quedarse sin estrógenos. El cuerpo los seguirá produciendo siempre, pero en menor cantidad.

Fuente: Psicología en Acción

 

Ni modo, engordé

Uno de los grandes mitos de la menopausia es el aumento inevitable de peso.
(Inserte nombre) subió mucho, seguro le llegó la menopausia”. Sí, uno de los síntomas propios de esta etapa son los kilitos de más, pero no es regla general. Cuando la menopausia sí es la razón, es porque el metabolismo se alenta. Hacer ejercicio y comer bien ayuda a evitar que suceda. Reducir la cafeína, exceso de sal y harinas también ayuda.

¿Y el ovario poliquístico? 

Los últimos años se ha registrado un aumento de casos de ovario poliquístico en la población. Relacionado a ello, el tema de la menopausia, pues muchas personas aseguran que ambas influyen en la aparición o desaparición de cada una.

En realidad, una mujer que tiene ovario poliquístico presentan menopausia al menos 2 años después que el promedio de mujeres que no lo padecen. Esto sucede generalmente a los 51 años. Los doctores han tratado de eliminar el mito de que la menopausia cura el ovario poliquístico. Lo que en verdad sucede es que una paciente de SOP tendrá ambos síntomas, el de su padecimiento y el de la menopausia. De ahí la importancia de una revisión ginecológica para tener un tratamiento adecuado que disminuya los dolores relacionados al ovario y los síntomas.

Fuente: Clínica Mayo

 

¡Qué calor!

Típico que cuando ves a una mujer en sus 50’s muriendo de calor mientras que el resto tiene frío, lo relacionas con la menopausia. Además, es una del as preguntas más comunes en Google: “¿Cuánto duran los bochornos de la menopausia?”

Culpa de los estrógenos, otra vez. Al momento en que disminuyen, la producción de otras hormonas relacionadas con ellos también, por lo que generan estos cambios repentinos de temperatura. Hay ocasiones en que pareciera que la mujer es una olla express y otras en las que se muere de frío. En estos casos es muy importante platicar con el doctor qué tan frecuentes e insoportables son, pues en muchas ocasiones pueden estar relacionados con problemas de tiroides.

Fuente: CNET

 

“Me bajó muy tarde, por eso la menopausia también”

¡Falso! En realidad puede ser al revés. El inicio de la menopausia más bien tiene que ver con la edad en la que tu mamá y tu abuela tuvieron la suya. También, algunos estudios señalan que fumar la adelanta; beber alcohol y haber tenido múltiples embarazos la atrasa. Lo mejor siempre será ir con el ginecólogo constantemente para llevar un control y perfil hormonal adecuado.

Lo que no es mito

  • Todos los síntomas de la menopausia pueden acentuarse si llevas una vida sedentaria, fumas, vive bajo estrés y padeces de obesidad.
  • Es necesario que antes de la menopausia (alrededor de los 30 años) te realices un estudio de osteoporosis para conocer el estado de tus huesos y prevenir un problema al momento de “entrar” a esta etapa.
  • Hay tratamientos diferentes a las hormonas para ayudarte a pasarla bien. Hoy en día hay tratamientos naturales que pueden ayudar a reducir sus síntomas. ¿Quién no quiere dejar de pasarla mal una vez al mes cada mes? ¡Disfrútalo!

 

Discusión