Meghan Markle, la princesa cuya vida no siempre fue un cuento de hadas

- Por

La actriz estadounidense y futura duquesa de Sussex, Meghan Markle reveló en recientes entrevistas que su vida no siempre fue un cuento de hadas, pues además de haber tenido que pasar estrecheces económicas, padeció para encontrar el camino a la fama.

Originaria de Los Ángeles, California, Meghan pasó su niñez cercana a los escenarios, pues su padre es un director de fotografía ya retirado y su madre es psicoterapeuta e instructora de yoga, por lo que desde pequeña desarrolló la inquietud por la pantalla.

Sin embargo, comenzó en la actuación, luego de que una amiga le entregara a un manager una copia de un videoclip que ella grabó para un trabajo escolar. Fue así que en 2002, Meghan inició en las pantallas en papeles pequeños.

El camino difícil de Meghan

Su primera aparición fue en la telenovela “Hospital General”, le siguieron en las series: “Century City”, “Cuts”, “Love”, “La guerra en casa”, “90210”, “Knight Rider”, “Sin rastro”, “The Apostles”, “CSI: NY”, “The League”, “Castle”, por mencionar a algunas.

Realizó su debut como protagónico en la primera temporada del programa de TV “¡Allá tú!” en abril de 2006, pero el boom de su carrera vino cuatro años después con la serie “Suits”, donde hasta antes de su compromiso interpretaba a Rachel Zane, una atractiva abogada.

Lo que pocos conocen es que para que todo esto sucediera, Meghan tuvo que sufrir discriminación y maltrato al que comúnmente las actrices de Hollywood se someten, antes de alcanzar la tan anhelada fama.

Meghan ha vivido durante los últimos siete años en Canadá, donde se produce la exitosa serie en la cual participaba, por lo que su vida dio un giro radical hace cuatro meses cuando se trasladó a vivir a Londres.

Foto: NacionRex

Bienestar y salud

Uno de los temas preferidos de la futura princesa son los consejos para lograr una vida saludable, mismos de los que ha hecho gala con su concuña Katle Midletown, quien además de ahora en adelante será su vecina.

Meghan junto con Kate comparte el amor por una vida saludable, al grado que la revista Us Weekly,  asegura que este tema es un punto de unión entre ambas princesas, que apenas se están conociendo.

Cabe mencionar que Meghan es fanática del yoga, no come carne y desde hace muchos años lleva una vida saludable realizando ejercicio y alimentándose adecuadamente.

Todo se trata de equilibrio. Debido a que trabajo de la manera en que lo hago, nunca quiero sentirme privada. Siento que en el momento en que haces eso es cuando comienzas a estresarte con las cosas. No es una dieta; es un estilo de vida“, afirmó Meghan para la revista Women’s Health.

Foto: Elle

Asimismo, el empoderamiento femenino es otro de los puntos cruciales para Meghan, pues de acuerdo con versiones no oficiales, durante su camino a la fama, se dedicó a escribir el blog The Working Actress, donde relata las penurias y éxitos que pasó como aspirante a famosa.

Todo parece indicar que esto dejó un gran impacto en la futura esposa de Harry, quien en su primera aparición en público al lado de la realeza comentó: “es interesante que cuando mucha gente habla de empoderamiento femenino dice que hay que ayudar a las mujeres a encontrar su voz. Yo estoy fundamentalmente en desacuerdo con eso porque las mujeres no necesitan encontrar su voz, ya tienen voz. Ellas necesitan sentirse empoderadas para usarla y la gente necesita ser alentada para escucharla”.

De acuerdo con una entrevista brindada por la pareja a la BBC, Meghan conoció al Príncipe Harry en Toronto cuando una amiga en común los presentó en una cita a ciegas y tuvieron una corta relación a distancia, misma que prosperó en la boda.

Foto: TN Relaciones