Porqué los introvertidos son mejores vendedores

Porqué los introvertidos son mejores vendedores

- Por

Cuando pensamos en alguien que podría ser vendedor, quizá nos viene a la mente una persona extrovertida, divertida, entretenida y encantadora; capaz de impresionar, con facilidad de hacer amigos por todos lados y hablar con cualquiera.

Claro, también cuando pensamos en un vendedor en automático nos remite a seres insistentes, imitadores, manipuladores, que, sin darnos cuenta, con falsas ilusiones nos pueden enganchar para comprar cosas que no necesitamos. De cierta manera, vender es el arte de influir en otros; pero esto no quiere decir que vender sea malo; al contrario, vender también se trata de entender al cliente, su estilo de vida y cómo ayudarlo para que lo mejore.

Es justo por esta razón que, para ser un buen vendedor, no necesitas ser una persona extrovertida; sino algunas cualidades de las personas introvertidas.

Crédito: mansfieldchamber.org

Los introvertidos piensan antes de actuar

No estamos diciendo que los extrovertidos no piensen, sino que tienden más a ser espontáneos y no siempre analizan la situación antes de reaccionar a ciertos eventos. Los introvertidos, por su parte, tienen un plan en mente; no se aventuran tan fácil para ver lo que sucede.

Un introvertido piensa en los retos que tendrá y en cómo los podría manejar; es decir, se valdrá de su confianza y sus fortalezas para tomar decisiones, negociar y para actuar en medio de los imprevistos.

Qué vendes y a quién

Las personas introvertidas no gastan su tiempo en asuntos que les parezcan irrelevantes; por lo tanto, antes de vender, se dedicarán a observar y a escuchar al potencial cliente para saber si es un buen prospecto o no para realizar la venta. Esto sucede porque ellos entienden que para vender se necesita algo más que sólo mirar la billetera.

“Read the room”

Este término quiere decir que una persona usa determinadas palabras según lo que observa en el otro. Los introvertidos, al ser personas analíticas por naturaleza, se fijan muy bien en sus clientes potenciales para ajustar sus frases a las necesidades de sus prospectos. Esto no quiere decir que mientan; sino que saben cómo decir las cosas.

Generan clientes a largo plazo

Los extrovertidos tienen una capacidad increíble para hacer amigos a donde vayan; sin embargo, esta situación evita que sus relaciones sean realmente profundas. Si eso se traslada a las ventas, el actuar extrovertido hace que la relación con el cliente sea sólo una obligación más.

Los introvertidos, por su lado, se preocupan más por los clientes, quieren conocerlos y ayudarlos. Buscan que esos prospectos se conviertan en clientes leales y no sólo momentáneos. Si bien esto es más tardado y tampoco es tan sencillo, a largo plazo se traduce en mayo éxito.

Si soy extrovertido y trabajo en ventas, ¿entonces no sirvo?

Todo lo anterior no quiere decir que las personas extrovertidas no sean buenas vendedoras; o que sólo los introvertidos deban dedicarse a las ventas. Se trata de complementar y unir las cualidades de estos dos tipos de personalidades.

Lo principal es saber que, en las ventas, el reto principal es acercarse a la gente y aprender a aceptar el rechazo. Los mejores vendedores son aquellos extrovertidos capaces de desarrollar algunas cualidades de los introvertidos; y los introvertidos que trabajan para tomar un poco de las características de los extrovertidos.