¿Por qué los hombres le tienen miedo a la vasectomía?

¿Por qué los hombres le tienen miedo a la vasectomía?

- Por

El solo hecho de decir la palabra «vasectomía» ya da miedo. Un escalofrío recorre tu cuerpo y comienzas a pensar en tu virilidad, tu vida sexual, en el qué dirán y por qué no, hasta en que puedes quedarte calvo. Pues nada de eso es cierto.

El miedo de hacerte la vasectomía surge de una serie de mitos que generación a generación nos han pasado. Por lo general, las mujeres son las que se ligan las trompas para ya no tener hijos. ¿Por qué habría entonces que hacérsela un hombre?

Para poder entenderlo, vamos despacio. Veamos qué es este proceso quirúrgico que da más miedo que el SAT buscándote a fin de año.

El abc de la vasectomía

La vasectomía surgió en 1974 por un doctor de origen chino, Shunqiang. En México fue adoptado por la Secretaría de Salud en 1993 como método anticonceptivo. Desde ese entonces, ha recorrido un largo camino para hacerse presente, pero los mitos que lo envuelven lo hacen difícil. En México, sólo el 2.4% de los hombres se la ha realizado.

Según el Dr. Dagoberto Molina, urólogo que tiene su consultorio en el hospital Santa Fe de la colonia Roma, este proceso es sencillo, rápido y sobre todo, un acto responsable. No es dolorosa y no tienen efectos secundarios. Para realizar la vasectomía solo se requiere ligar y cortar los conductos deferentes, que son los tubos que expulsan a los espermatozoides. Hay dos formas de llevarla a cabo, con bisturí o sin él.

El método sin bisturí consiste en hacer un corte con laser en la piel del escroto por arriba de los testículos. Ahí se, ligan y cortan los conductos deferentes. Este procedimiento impide que los espermatozoides pasen por los conductos hasta ser expulsados durante la relación sexual. Se siguen produciendo pero, se expulsan dentro del organismo.

El quirúrgico consiste en cortar los conductos deferentes por medio de una cirugía que requiere un poco más de cuidado y mayor tiempo de recuperación. El método sin bisturí, al tener una recuperación más rápida, permite que el paciente recupere su vida sexual poco tiempo después. La quirúrgica por el contrario, puede causar algún hematoma; sin embargo ambas son 100% seguras y previenen los embarazos en un 99%.

Ambos tipos son ambulatorios, es decir, no es necesario que te quedes en el hospital para recuperarte.

Adiós deseo sexual, bienvenida impotencia

¿Entonces, por qué si es tan segura y un acto responsable tiene tantos mitos y miedos a su alrededor? Según el Dr. Dagoberto, la principal causa de que los hombres se nieguen a realizar la vasectomía, es por el miedo a perder la virilidad o deseo sexual.

La impotencia por la vasectomía es totalmente falsa, pues sólo se están cortando los conductos deferentes que contienen los espermatozoides, no se afectan a los testículos. Tampoco se pierden los orgasmos, ni la erección.

También, muchos hombres piensan que sin espermatozoides no habrá semen. Nada más falso. Esta sustancia solo contiene 10% de espermas, el 90% restante es líquido seminal formado por fructuosa (para alimentarlos) y agua. Por lo tanto, el semen seguirá produciéndose de forma normal, solo que sin espermas.

Relacionado al tema del deseo, muchas personas piensan que la testosterona, hormona que lo provoca, disminuye. Esto también es mentira. En teoría, un hombre con vasectomía ya no tendría que preocuparse por embarazar a su pareja, por lo que podría echar pasión con mucha más emoción. ¿O no?

La vasectomía tampoco afecta la salud ni envejece o es culpable de la desaparición del vello. Solo liga o corta los conductos sin afectar ningún órgano del cuerpo o proceso. La pérdida de cabello y calvicie se puede dar por muchas razones (como el estrés y la herencia).  Pronto hablaremos de ello…

¿Y si te arrepientes?

Al momento de hacerte la vasectomía, al menos te quedan alrededor de 20 eyaculaciones más con espermatozoides, por lo que aguas, no quedas libre de dejar herencia tan rápido.

Después de eso, si te arrepientes, puedes revertirla. Al menos entre 2 y 6% de los hombres puede volver a tener hijos. El problema es que esta operación sale un poco más cara y su éxito dependerá de qué tanto tiempo haya pasado. Por eso, piénsalo dos veces antes de realizártela.

 Dónde, cuánto y cómo pedirla

Tanto en el IMSS como en el ISSSTE pueden realizártela sin costo, dependiendo de qué tipo de asegurado seas. Los urólogos privados también pueden realizarla. Su costo va desde los $10,000 hasta los $30,000 (considera que el costo aumenta dependiendo de la anestesia). Además se debe agregar el costo de las consultas de seguimiento de la operación y estudios posteriores para saber si quedan espermas o no.

Si te animas y quieres hacerlo con un profesional, busca al Dr. Dagoberto Molina en este link y saca tu cita.