La mayoría de las mujeres no pide ayuda por vergüenza. Qué es la depresión post parto y cómo enfrentarla

Muchas mujeres experimentan grandes cambios de humor importantes después del parto. Nada tiene que ver que seas mamá primeriza o si es tu tercer bebé, los días y semanas que vienen enseguida del parto, pueden llegar a ser sumamente felices, emocionantes y abrumadores.

Para algunas, mamás los sentimientos que las inundan difieren mucho de la típica alegría y eterna sonrisa que dibujan en los comerciales de TV. Ellas experimentan sentimientos que van desde melancolía moderada y breve, hasta una depresión clínica más profunda y de mayor duración, padecimiento que es conocido como depresión posparto.

imagen: pinterest

Esta enfermedad afecta a alrededor de 1 de cada 7 mujeres que dan a luz. Puede tener un efecto adverso en el bienestar de la madre y el bebé; sin embargo, 1 de cada 5 mujeres guardan silencio sobre sus síntomas y, por lo tanto, no reciben el tratamiento adecuado, por lo que tienen que lidiar con esta depresión en silencio.

Los síntomas generalmente comienzan unas pocas semanas después de dar a luz, aunque pueden aparecer hasta seis meses después. Entre ellos, se incluyen cambios de humor, dificultad para vincularse con su bebé y dificultad para pensar o tomar decisiones.

Es importante que si acabas de dar a luz detectes si tienes alguno de los síntomas de esta depresión; de ser así, recurre a tu familia, amigos y profesionales médicos para recibir ayuda de inmediato.

La forma más efectiva de diagnosticar y tratar este grave padecimiento es visitando a tu médico de cabecera para que evalúe los síntomas y te ayude a idear el mejor plan de tratamiento.

Muchas veces recomiendan psicoterapia, antidepresivos o alguna combinación de ambos. Aunque también hay cosas que puedes hacer en casa para ayudar a lidiar con estas sensaciones:

 

  1. Crea un vínculo con tu bebé:

La vinculación emocional es un lazo seguro que se forma entre padres e hijos. Según un estudio realizado en Estados Unidos, encontró que el 40% de los niños carecían de fuertes vínculos emocionales con sus padres. Esta falta de apego paternal fuerte hizo que los niños tuvieran más probabilidades de experimentar problemas de comportamiento y educación.

Una manera de desarrollar este lazo es amamantando al pequeño. Una investigación realizada en el 2012, señala que amamantar puede reducir el riesgo de desarrollar depresión posparto. La lactancia es algo que no sólo te ayudará a sentirte mejor, el bebé también disfrutará la cercanía. Si no puedes amamantar a tu peque, no hay problema, trata de alimentarlo junto a tu pecho desnudo para que pueda sentirte cerca. Otros beneficios que tendrán tú y tu chiquitín son: períodos prolongados de sueño y estado de alerta, menos frío, menos estrés, aumento de peso mejorado, mejor desarrollo del cerebro, disminución del llanto y un alta más temprana del hospital.

Si además de esto, intentas cantarle, darle masajes en su cuerpo y sonreírle, tu bebé desarrollará lazos más grandes contigo y te distraerá de los pensamientos negativos asociados con la depresión.

Imagen: pinterest

 

1. Haz ejercicio

Investigaciones explican que el ejercicio puede tener un efecto antidepresivo para las mujeres con depresión posparto. El caminar con el bebé en su carriola podría ser una manera fácil de reintroducir esta actividad y respirar aire fresco mientras te distraes, además de que caminar fue una forma estadísticamente significativa de aliviar la depresión. Un plus que puedes obtener caminando: tu cuerpo se tonificará y estará más sano.

Imagen: seattleschild

 

2. Tómate un tiempo para ti

Tal vez te puedas sentir atrapada mientras amamantas en el sofá, quizá te sientas abrumada por el trabajo o las responsabilidades del hogar. En lugar de lidiar con estas tensiones sola, busca ayuda: tómale la palabra a tu suegra y déjale un rato al bebé para que lo cuide por ti.

Es muy benéfico programar un tiempo para ti misma al menos una vez a la semana. No tiene que ser una salida a un gran spa, incluso solo puede ser salir a pasear, hacerte las uñas, tomar una siesta, ir al cine o practicar yoga.

Probablemente te hayan dicho “duerme cuando el bebé está dormido”. Este consejo puede volverse molesto después de un tiempo, pero está enraizado en la ciencia. Las mujeres que viven con depresión posparto a menudo tardan más tiempo en quedarse dormidas y esto provoca que se complique la depresión.

En los primeros días, es probable que el bebé no duerma toda la noche. Puede ser muy útil tomar una siesta o acostarte temprano. También considera dejar preparado un biberón para que tu pareja te ayude durante la noche.

Todas las mamás necesitan consentirse para consentir a sus chiquitos.

imagen: retailmenot

 

3. Come bien

Una alimentación saludable por sí sola no curará la depresión. Aún así, adquirir el hábito de comer alimentos nutritivos puede ayudarlo a sentirse mejor y darle a su cuerpo los nutrientes que necesita.

Intenta planificar las comidas de la semana en el fin de semana. Piensa en alimentos completos como pescado azul, zanahorias picadas y queso en cubos o rodajas de manzana y mantequilla de maní, que son fáciles de llevar en el camino. No olvides incluir snacks saludables y ¿porqué no?, unos no tan saludables. De vez en cuando una fritura vale la pena, por eso del antojo.

imagen: babycenter

 

4. No te cierres

Los días pueden ser pesados, haciéndote sentir aislada. Un estudio publicado por el Canadian Journal of Psychiatry, muestra que hablar de tus sentimientos con los demás puede ayudar a cambiar tu estado de ánimo. Los investigadores descubrieron que las madres primerizas tenían niveles más bajos de depresión después de hablar regularmente con madres experimentadas que habían sufrido previamente depresión posparto.

Aunque las madres que brindaron la ayuda en este estudio recibieron capacitación específica sobre cómo dar asistencia telefónica, el poder de la interacción social es innegable.

Haz tu mejor esfuerzo para salir o al menos chatear con otras personas para obtener apoyo. Muchas mamás están pasando lo mismo que tú y estarían encantadas de platicar con alguien que las puede entender.

imagen: cbc

 

5. Crea una red de apoyo

Puedes encontrar consuelo en un amigo cercano en quien puedas confiar o en algún miembro de su familia. Si no quieres compartir tus sentimientos con las personas que conoces, hay otros lugares a los que puede acudir para obtener apoyo.

imagen: coach4aday

 

6. Pide ayuda

La psicoterapia es el tratamiento de elección para la depresión posparto. Esto consiste en hablar con un psicólogo acerca de sus pensamientos y sentimientos. En estas sesiones, pueden trabajar en formas de enfrentar y resolver problemas. También pueden poner metas y encontrar formas de lidiar en diferentes situaciones para que te sientas mejor y tenga más control.

En casos más graves, tu médico también puede sugerir antidepresivos. Estos medicamentos pueden integrarse en tu leche materna, pero generalmente se consideran seguros. Si tienes alguna inquietud sobre esto, habla con tu médico. Pueden ayudarte a examinar los posibles beneficios y riesgos en tu tratamiento.

imagen: us news healt

Esta enfermedad puede hacer que el periodo posterior al parto sea aún más difícil. Cuanto antes puedas obtener ayuda para controlar tu depresión, más pronto podrás comenzar a disfrutar de su bebé y su maternidad.

En países del extranjero existen varias organizaciones que se encargan de ayudar a las mamás que sufren de esta depresión. Incluso en hospitales de otros países, como Estados Unidos, Australia y España, a las mujeres de quienes se sospecha tienen este tipo de enfermedad, se les realiza la llamada prueba de Edimburgo, que es una escala para determinar el nivel de depresión en las madres, pero en México esta prueba no se practica.

Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública de México, mostró que las tasas de detección y atención ante este padecimiento son muy bajas. Esto se debe a la falta de herramientas, protocolos y capacitación adecuadas para el reconocimiento de este desorden mental por parte del personal clínico: desde los médicos obstetras, enfermeras, trabajadores sociales y psicólogos de los servicios de salud de este país.

imagen: everyday healt

A esto le sumamos que las mujeres sin afiliación a las instituciones de salud son más vulnerables y sufren de estos síntomas en soledad.

Ante esta situación, es muy importante que el gobierno mexicano implemente una campaña de capacitación para el tratamiento de la depresión postnatal con la finalidad de detectar las señales de alerta y que los factores de riesgo sean identificados más fácilmente por el personal médico para brindar un tratamiento adecuado. O,en caso de requerirse, orientar a las mamás con este padecimiento a un especialista.

Tu bebé es quien te ayudará a tener la alegría de siempre, recuerda que es pequeño y depende de tu bienestar para que crezca saludable y feliz. Si tú estás mal, esto repercutirá en él, busca ayuda.

Discusión