La lucha de este científico de 104 que pide morir mediante eutanasia

- Por

Este científico nacido en abril de 1914; es un botánico y ecologista que mucho ha tenido que ver con la influencia de métodos en pro de la ecología, particularmente en el estudio de las plantas y la vegetación.

Con una carrera en ciencias que posteriormente convirtió en doctorado y que en 1941 lo valió el titulo de Doctor en filosofía, ha trabajado en la Universidad de Londres, lugar enfocado al estudio de las ciencias y la tecnología.

Durante su carrera y por motivos de investigación, David se mudó a Australia donde se convirtió en el líder del área de botánica en la Universidad de Melbourne, también dio lectura a algunos estudios en su rama para la Universidad de Ghana.

Crédito: ABC

Todas sus valiosas aportaciones a la materia le han valido un par de reconocimientos notables, el primero es un honoris causa emitido por la Universidad de Trieste en Italia, y el segundo es un reconocimiento dado al científico en 2016 por el gobierno australiano como Miembro de la Orden de dicha nación.

Fue hace casi 1 mes qué durante su cumpleaños y frente a todos los invitados, Dave pidió como deseo morir dignamente. Hoy este científico está volando a Suiza para poder cumplirlo. Y es que aunque legalmente la eutanasia o muerte intencionada no es permitida en este país, sí lo es el suicido asistido en ciertas circunstancias; como el hecho de que este doctor tiene 104 años de edad y una salud deteriorada.

Dicho con sus propias palabras en una entrevista para el medio Australia Broadcasting Corporation (ABC), por sus siglas en inglés, el doctor declaró:

Lamento mucho haber llegado a esta edad, quiero morir. No es algo particularmente triste. Triste es que a uno se lo impidan. Una persona vieja como yo tendría que tener derechos plenos como ciudadano, incluso el derecho al suicido asistido. 

Quizá hay quienes pueden pensar que la actitud de Dave ante su malestar físico se debe a que hace dos años la Universidad de Perth lo declaró inepto para continuar yendo a sus instalaciones, obligándolo a devolver su oficina luego de que mucha gente presentara protestas en distintas partes del mundo.

Crédito: ABC

Desde hace 2 décadas, Goodall ha formado parte del Exit International, una organización sin fines de lucro que apoya la legalización de la eutanasia. A pesar de sus múltiples esfuerzos la también conocida como muerte sin dolor es sólo una opción legalmente posible en Colombia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda y en seis estados de Estados Unidos: California, Oregon, Washington, Colorado, Hawai Vermont. 

Particularmente en Australia, lugar donde este biólogo vivió durante gran parte de su vida, solo la ciudad de Victoria aprueba la eutanasia para pacientes terminales, como no es el caso de este personaje. Él no puede cumplir su sueño de cumpleaños dentro del país que lo acogió por tantos años.

Crédito: Exit International

Por su parte la hija del científico Karen Goodall-Smith expreso su sentir en un medio australiano diciendo que:

No quiero la muerte de mi padre pero la entiendo. Comprendo que hay poca dignidad y respeto por uno mismo en el hecho de depender tanto de otros. Las puerta se le han ido cerrado por su estado físico. Ha vivido unos buenos 104 años, lo que suceda, las cosas que decida, le corresponden. 

Durante el proceso de eutanasia que ha solicitado Dave en Suiza, el fundador de Exit International Phillip Nitschke lo estará acompañando. Para que el viaje de avión se hiciera en primera clase, Phillip abrió una cuenta en GoFundMe que le permitió recaudar más de 15 mil dólares.

Crédito: Exit International

Lo último que Goodall ha dicho es negar que está triste, ¿por qué tendría que estarlo?, para mí no es un algo sombrío sino completamente natural. Descanse en paz este científico que hizo durante tantos años un aporte relevante para la ciencia.