¿Jugar videojuegos altera nuestra percepción de la violencia?

- Por

Es una noche oscura y acabas de escapar de siniestra mansión, donde te han disparado, golpeado y apuñalado mientras intentabas escapar. Estás aterrado, pero te tomas un descanso en un baño para recuperar el aliento. Sientes que algo no está bien, volteas y te encuentras cara a cara con el hombre que mataste minutos antes, y ahora viene por ti. Este es solo uno de los muchos momentos de pesadilla del juego de terror y supervivencia Resident Evil 7 Biohazard, donde lanzan a un tipo normal a un escenario macabro lleno de monstruos y caos que aterroriza incluso a los jugadores más hardcore. Pero este videojuego va más allá que solo ruidos y sonidos que te hacen brincar, a veces, el contenido del juego en sí puede ser demasiado para muchos jugadores.

¿Qué tanto afectan los videojuegos violentos?

Omar Constantino Pérez Vázquez, Doctor en ciencias sociales por la Universidad de Colima ha hecho un estudio que analiza la influencia de los videojuegos en los comportamientos de las personas. Descubrió que no es verdad que las personas fans de los videojuegos violentos se hagan violentas. Sin embargo, a lo que sí son propensos es a volverse insensibles ante la violencia, porque se normalizan estas imágenes en la mente de los jugadores.

La investigación

Constantino observó, estudió y analizó los casos de ocho jóvenes aficionados a los videojuegos de contenidos violentos, cuatro de ellos guerrerenses y los restantes de Colima: dos mujeres y dos varones de cada una de estas entidades. Recordemos que las tierras natales de los participantes son aquellas en las que las de homicidios dolosos son las más altas de México. Por otro lado, ninguno de ellos tiene registros de ser una persona de actitudes violentas, ni físicas, ni verbales; aunque sí están en constante convivencia con este género.

“Están conscientes de que en Colima y Acapulco hay mucha violencia e inseguridad, pero no están asustados. Cuando les dices: ‘Ejecutaron a 30 personas hoy’, podrían responder: ‘Son pocos, ¿no?’. ¿Pero con base en qué lo miden?, no es que lean muchas noticias, su referencia y la experiencia que tienen es el videojuego, están tan habituados al contexto violento que les parece natural y dejan de sorprenderse, ya legitimaron la violencia de alguna manera.”, comenta el Doctor Constantino. Los análisis del Sociólogo arrojaron cinco resultados sobre las posibles causas de que los jóvenes se hagan fanáticos de los videojuegos violentos:

1.- Los aleja de la realidad en la que viven

2.- Les traen recuerdos y sentimientos

3.- Les agrada la dinámica y la historia del juego

4.- Funcionan como un método de desahogo de frustraciones

5.- Por lo anterior, les genera satisfacción

Violencia necesaria

El Dr. Constantino afirma, que todos los voluntarios coinciden en que les encantaría poder pelear, maniobrar, utilizar armas y enfrentar a una gran cantidad de enemigos sin titubear. Sin embargo, dicen estar conscientes de que la violencia es mala y en su cotidianidad no suelen ser personas agresivas o violentas, por lo menos no más que el resto.

Y es que mientras se pueda experimentar virtualmente la violencia, genera una satisfacción que impide generar violencia en la vida real porque ya hubo una práctica que les permitió experimentarlo y ganar, ya se generó una satisfacción, un desfogue. Es como cuando se golpea un costal de box: hay una acción violenta, agresiva y con toda la intención de dañar, pero al momento de practicar con el costal, la persona queda tranquila porque ha logrado su objetivo.

La doctora Ana Isabel Zermeño Flores, exdirectora del Centro Universitario de Investigaciones Sociales (CUIS) de la Universidad de Colima, considera que el trabajo de Constantino Pérez abre una gran puerta sobre los estudios de videojuegos. La académica descarta que se deba culpar a los videojugadores del ejercicio de la violencia o de la insensibilización ante este fenómeno en México. “Hay ya una cultura de la violencia, es más grande nuestro problema nacional de la violencia que los videojuegos; puede decirse que estos cooperan, pero no lo determinan. Los videojuegos son una parte de esa cultura, pero no creo que sean los únicos que están retroalimentando la cultura de violencia en México ni en el mundo”, comenta Zermeño. Lo ideal, concluye la investigadora, es que haya proyectos y programas para una cultura de paz desde los niveles educativos formales de primaria y secundaria, con una política pública clara, viable y que se pueda ejercer, porque cuando es bien concebida, debe ser transversal.

Para que cheques de qué tipo de violencia hablamos, a continuación te dejamos una lista de algunos de los juegos más violentos que han salido en el último año:

1. Bulletstorm: Full Clip Edition

Aquí los jugadores usan pistolas, patadas y un dispositivo de látigo eléctrico para destruir a sus oponentes. Hay mucha sangre, sangre derramada y desmembramientos, y los jugadores obtienen puntos por matar a los enemigos de manera extrema.

2. Dark Souls III: The Ringed City

Esta franquicia de juegos de rol no escatima en sangre o shocks, ya que las criaturas de fantasía gimen y chorrean sangre cuando son alcanzadas por las armas medievales. Los cuerpos se ven con frecuencia esparcidos por todo el entorno, y los jugadores cortan, empalan y destruyen a los enemigos en pedazos.

3. Dead by Daylight

En este juego un asesino despiadado caza a los supervivientes para sacrificarlos a una entidad malvada, utilizando una variedad de armas para apuñalar y empalar a los personajes. Los jugadores lesionados pueden arrastrarse por el suelo dejando charcos de sangre atrás y pueden colgarse de ganchos de carne en secuencias brutales de muerte.

4. Outlast II

Este sangriento juego de terror obliga a los jugadores a hacer lo posible por escapar de unos miembros de una secta que manejan armamento e implementos agrícolas. Estos enemigos solo quieren atrapar y torturar al jugador de manera sangrienta y espantosa, y con frecuencia se muestran escenas múltiples de vísceras y apuñalamientos, así como el nacimiento violento del Anticristo.