Antes de ir a la cama, conoce estos métodos anticonceptivos «naturales»

- Por

Evitar los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en la actualidad, ya no debería ser un tema complicado. Existe una gran variedad de métodos anticonceptivos que incluso pueden combinarse para mayor eficacia. Si no te acuerdas de cuáles existen o no los conoces, aquí te vamos a contar sobre algunos de ellos.

Métodos de observación de la fertilidad

Estos métodos son una manera de seguir la ovulación; son conocidos como “métodos de planificación familiar natural” o “métodos de ritmo”. El objetivo es conocer cuáles son los días más fértiles en la mujer. Las formas para identificar los signos de fertilidad son:

Método de la temperatura basal

Consiste en tomarte la temperatura todos los días, a la misma hora; de preferencia antes de realizar cualquier actividad. Debe ser un procedimiento muy estricto; es necesario también contar con un gráfico donde se coloquen los días del mes y los grados de la temperatura.

Si la temperatura aumenta, significa que la etapa fértil está comenzando. Es indispensable esperar al menos 3 meses para entender los cambios y el cuerpo de quien se ha decidido por este método.

Fuente: Pixabay

Método del moco cervical

El flujo cervical también cambia a lo largo del ciclo menstrual. La idea es la misma que con la temperatura: anotar los cambios todos los días en una tabla. Es conocido como “método Billings” o “método de la ovulación”. Puedes limpiar el flujo antes de orinar, mirarlo en la ropa interior o introducir los dedos en la vagina; observa el color y la textura, la mejor manera es frotarlo y estirarlo.

Con el moco cervical puedes saber en qué momento del ciclo menstrual te encuentras. Los días secos suceden después de la menstruación; suele haber muy poco flujo y es más transparente.

Cuando te acercas a la ovulación, el flujo se vuelve un poco amarillento y más pegajoso. La mayor cantidad de moco vaginal aparece durante la ovulación; suele ser más escurridizo y se parece a la clara de huevo, lo cual indica tus días fértiles. Después de esta etapa y antes del periodo menstrual, vuelve a ser turbio y pegajoso.

Para que este método anticonceptivo sea más efectivo, debes llevar el registro al menos durante un ciclo, durante el cual es recomendable no tener relaciones sexuales.

Fuente: santedumonde.fr

Método del calendario

Aquí tu tarea es hacer un seguimiento de la duración de tus ciclos menstruales durante varios meses. Debes marcar el primer día y el último para saber cuántos días dura tu periodo.

Una vez que tengas el registro de al menos seis periodos, debes buscar el más corto. Le restas 18 al número total de días de ese ciclo. El resultado es el número de días que debes contar a partir del primero de tu menstruación. El último día que cuentes es tu primer día fértil; es buena idea marcarlo con una X.

Ejemplo: si tu ciclo más corto es de 26 días, resta 18 de 26; te quedan 8. Luego, cuenta 8 días a partir del día 1 (el primer día de tu periodo menstrual). Si el día 1 fue el 4 de ese mes, marca el 11 con una X. Por lo tanto, el 11 es el primer día fértil de ese ciclo.

Fuente: www.plannedparenthood.org

Para predecir tu último día fértil, busca el ciclo más largo de tu registro. Réstale 11. El resultado que tengas es el número de días que deberás contar a partir de tu primer día de menstruación. El último número es tu último día fértil.

Por ejemplo, si tu ciclo más largo es de 30 días, resta 11 de 30; te quedan 19. Luego, cuenta 19 días a partir del día 1. Si el día 1 fue el 4 de ese mes, marca el 22 con una X. Por lo tanto, el 22 es el último día fértil de ese ciclo.

Métodos naturales

Entre estos métodos encontramos la lactancia; impide el embarazo por aproximadamente seis meses una vez que la mujer comienza a dar pecho.

Otro es el coito interrumpido, el cual se trata de eyacular fuera de la vagina y evitar que el semes toque la vulva. Es el método más riesgoso.

Métodos hormonales

Los anticonceptivos hormonales son muy comunes y están pensados sobre todo para las mujeres; aunque ya se trabajan en algunos anticonceptivos para hombres. Entre ellos encontramos:

Pastillas anticonceptivas

Tiene una efectividad del 91%. Se debe tomar una píldora al día; es el método más común y muy asequible. Su mecanismo consiste en evitar la ovulación; además espesa el moco cervical lo que dificulta el camino del esperma. Lo importante con estas píldoras es no olvidar tomarlas, porque pierden efectividad; así que, si eliges este método, siempre usa un recordatorio.

Fuente: Pixabay

Parche

Igual que las píldoras, tiene un alto porcentaje de efectividad. La diferencia es que un anticonceptivo de aplicación cutánea; o sea, te lo pegas en la piel. Si te decides por este método debes ser muy cuidadosa al colocarlo y estar muy pendiente de que no se despegue o del momento en que debes cambiarlo; de lo contrario, su efectividad se pierde.

Inyección

La inyección anticonceptiva contiene los mismos elementos que la pastilla; pero se aplica cada 3 meses. También se debe ser muy exacta con sus fechas de aplicación.

Otros

Existe métodos como el DIU —o diafragma intrauterino—, o el implante anticonceptivo que deben ser colocados por especialistas; tienen una mayor duración si se tienen los cuidados adecuados. Además existen los anillos vaginales, que se colocan como si fueran un tampón y duran un mes; o las esponjas anticonceptivas que deben utilizarse cada que tengas relaciones sexuales, aunque son menos eficaces.

DIU
Fuente: cosmoenespanol.com

La vasectomía en los hombres y la salpingoclasia para las mujeres son operaciones en los órganos sexuales para romper con la fertilidad. En el caso de los hombres, el semen deja de tener espermas; en las mujeres, se ligan las trompas y se secciona la tuba uterina para evitar que el esperma se encuentre con el óvulo.

Tanto los métodos naturales como los de observación de la fertilidad tienen entre un 76% y un 78% de eficacia. No obstante, se recomienda combinarlos con otros métodos hormonales; además de tener a la mano la píldora post day por alguna emergencia (mira aquí todo lo que necesitas sobre ella).

Los métodos hormonales, a pesar de ser muy efectivos, no protegen de ETS. Así que, sin importar cuál de los métodos que te hemos mencionado elijas, usar el condón femenino o masculino reducirá mucho más las posibilidades de un embarazo; así como de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

Condón femenino
Fuente: Salud 180