Informe Oxfam 2017: el 1% de la población mundial tiene el 82% de la riqueza

- Por

El Foro Económico Mundial reúne a élites empresariales y políticas; su finalidad es discutir las agendas globales y regionales en materia de industria y economía. En este foro, con sede en Davos, Suiza, Oxfam presentó  su informe “Premiar al trabajo, no la riqueza”. El reporte hace hincapié en que el 82% de la riqueza generada a nivel mundial durante 2017, está en manos del 1% de la población más rica; acota también que el 50% de las personas más pobres no se benefició en lo más mínimo de ese enriquecimiento.

Los representantes de Oxfam señalaron la responsabilidad de la economía neoliberal y la influencia inaceptable de las élites en los gobiernos. La desigualdad económica es mucho más evidente y los modelos económicos actuales están afectando a trabajadores informales y a los jóvenes.

Según los datos de Oxfam, entre 2006 y 2015, la riqueza de los millonarios creció un 13%, en promedio, cada año; seis veces más rápido que los salarios de las y los trabajadores, el cual sólo ha visto un incremento anual de 2%.

Entre marzo de 2016 y marzo de 2017, se produjo el mayor aumento de la historia en personas que superan los mil millones de dólares; un nuevo multimillonario cada dos días. El 90% de esas personas fueron hombres. Esto no significa que la riqueza se haya distribuido; al contrario, sigue concentrada en pocas manos. En América Latina y el Caribe, el 10% de la población tiene el 68% de la riqueza total; los más pobres sólo el 3.5%.

Para Oxfam, el boom de multimillonarios no es un signo de economía próspera; sino un síntoma del fracaso en el sistema económico. Las personas son explotadas y existe una clara desigualdad en los salarios.

Cabe mencionar que dos terceras partes de la riqueza de los multimillonarios es producto de herencias, monopolios, relaciones de nepotismo o connivencia con los gobiernos. Además destaca que estas personas esconden cerca de 7.6 billones de dólares en jurisdicciones offshore, donde hay pocas o nulas tasas de recaudación; tal como se ha revelado en investigaciones como Panama Papers, Bahamas Leaks o Paradise Papers.

Fuente: Oxfam

Mujeres y jóvenes, los menos beneficiados

Otro de los puntos relevantes del reporte Oxfam fue que las mujeres aportan más de 10 billones de dólares a la economía mundial en trabajos no remunerados. De hecho, con labores domésticas, las mujeres llegan a trabajar hasta el doble que un hombre y sin recibir pago.

La brecha salarial entre hombres y mujeres es de 23%. Ellas ganan menos y sobrerrepresentan empleos peor remunerados y más precarios. En países como Vietnam, las jornadas laborales llegan a más de 12 horas, sin derecho a moverse de su sitio. Por si eso fuera poco, pasan largos periodos lejos de sus hogares y familias.

Los jóvenes también sufren desigualdad laboral y económica; empleos precarios, temporales, parciales y mal pagados; sus perspectivas laborales no resultan positivas. El salario anual de un joven de 26 años es 33% inferior al ganado por alguien de la misma edad en 2008.

Fuente: Oxfam

Pobres y ricos, una brecha que México necesita atender de manera urgente

“Premiar al trabajo, no la riqueza” señala que 93% de las y los mexicanos piensan que la brecha entre pobres y ricos es un tema que debe abordarse de muy urgente. En nuestro país, sólo dos de cada diez personas está catalogada como “no pobre y no vulnerable”. A pesar de lo anterior, seis connacionales destacan entre los 500 más ricos del mundo: Carlos Slim, Sara Mota de Larrea, Alberto Baillères, Ricardo Salinas Pliego, Germán Larrea Velasco y David Martínez.

Oxfam resalta las altas tarifas en telecomunicaciones impuestas prácticamente por un monopolio creado por Slim.

Promesas vacías

En años recientes, empresarios y gobiernos realizaron múltiples promesas para reducir las desigualdades económicas. No obstante, la brecha entre ricos y pobres se acelera cada vez más. Por ese motivo, Oxfam, una confederación internacional con la participación de 20 organizaciones que trabajan en 90 países para movilizar al mundo contra la pobreza, aportó algunas ideas sobre cómo afrontar el problema.

Entre los consejos destacan:

  • Reducción del salario de los directivos de las empresas; evitar que ganen más de 20 veces el salario de sus empleados.
  • Adoptar medidas frente a cualquier forma de discriminación de género.
  • Incentivar modelos de negocios que ofrezcan mayores beneficios.
  • Pagar salarios dignos; dar prioridad a empresas con estructuras más igualitarias.

Oxfam invitó a los gobiernos a diseñar políticas económicas más equitativas.