India será el primer país que impartirá una clase de felicidad en las escuelas

- Por

La búsqueda del bienestar y la felicidad individual ha sido un tema presente en muchas generaciones; sin embargo, es en nuestro tiempo cuando más ha resonado y ha aumentado su popularidad. Diversas técnicas de inteligencia emocional, para mitigar el estrés, calmar las emociones y ser más compasivos son cada vez más accesibles; no obstante, estas prácticas usualmente se tienen que buscar y adaptar a horarios distintos a los de nuestras responsabilidades diarias.

¿Pero qué pasaría si pudiéramos aprender, desde la niñez, a entender nuestras emociones y mente? Para algunos, sería una manera de incrementar y reafirmar el potencial como seres humanos ante las diferentes situaciones que se presentan en la vida. Y el primer país en fomentar el bienestar interior y la felicidad de los alumnos a través de la educación será la India.

El Dalai Lama dio a conocer el currículum de la felicidad

Fuente: Pixabay

El currículum de la felicidad

El Dalai Lama, la figura de sabiduría y líder espiritual del budismo tibetano, actualmente Tenzi Gyatso, presentó el currículum de la felicidad; se trata de una asignatura que será impartida a 800 mil alumnos de diferentes escuelas de la capital india Nueva Delhi. El objetivo de esta materia es que los estudiantes desarrollen capacidades como la empatía y la conciencia en uno mismo.

De acuerdo con el Dalai Lama, el objetivo es alcanzar la compasión y la felicidad. India, asegura, es el único país que puede incorporar la educación moderna al ancestral conocimiento. Gracias a esto, se podrá hacer frente a las emociones destructivas del mundo.

El Dalai Lama aclaró que los valores con los cuales se manejará el programa educativo no están basados en religión. Se trata de antiguas prácticas indias para cultivar la calma en la mente, la tolerancia (shamantha) y la percepción (yipashanya). Asimismo, se busca que los estudiantes se conviertan en profesionales en calma; capaces de dominar emociones que los lleven a acciones como la corrupción.

La intención también es que los profesores no sólo den indicaciones; sino que sean parte de esa formación compasiva que se desarrollará desde guardería hasta el octavo curso de educación básica.

los niños felices aprenden más rápido; piensan de manera más creativa; son más fuertes ante el fracaso, y se relacionan mejor con otras personas

Fuente: Pixabay

Clases sin exámenes

Las clases de la felicidad, al tener como objetivo encontrar la alegría y el desarrollo de capacidades como la empatía y la conciencia en uno mismo; también contarán con una dinámica distinta. De hecho, no incorporarán exámenes escritos ni notas finales; más bien se dividirá en tiempo para jugar, para tener conversaciones reflexivas, debates grupales en torno al tema de la felicidad y meditación.

Las clases están diseñadas para durar 45 minutos. Durante los primeros cinco minutos, los estudiantes deberán tranquilizarse y prestar atención a su alrededor. Tras este periodo, podrán escoger entre 20 historias y 40 actividades; cada una de ellas hechas para que su pensamiento lógico y creativo se active. De igual forma, tendrán actividades para entender su papel en la sociedad y en la naturaleza.

Con este modelo, el Ministerio de Educación de Nueva Delhi quiere aumentar la felicidad de los menores; en especial por haber obtenido el puesto 133 —de 156 países—, en el Informe Mundial de la Felicidad de la ONU.

Las autoridades de India aseguran que los niños felices aprenden más rápido; piensan de manera más creativa; son más fuertes ante el fracaso, y se relacionan mejor con otras personas. Si los niveles de estrés, ansiedad o depresión decrecen, entonces los niveles de bienestar aumentarán; y estos futuros jóvenes podrían convertirse en un ejemplo para el resto del mundo.

Finalmente, con este tipo de clases, los estudiantes saldrán de la monotonía y descubrirán la felicidad como un estilo de vida; así como la conexión con otras personas y con el mundo.