Guía para salir con tu compañero de trabajo sin que la toda la oficina los odie

Guía para salir con tu compañero de trabajo sin que la toda la oficina los odie

- Por

Se dice que el amor está en el aire. Cuando menos lo esperas, cupido te ataca aunque estés en la oficina. Un día te das cuenta que Juanita, la asistente de tu jefe te gusta; o que Pablo, el de contabilidad, sería un buen partido. Entonces comienzas a preguntarte si será adecuado pedirle una cita, ya sabes, para salir un poco de la rutina y conocerse mejor.

Según la consultora estadounidense CareerBuilder, el 40% de los empleados admitieron haber tenido una relación con algún compañero de trabajo. Un tercio de esas relaciones, ha terminado en matrimonio. Sin embargo, una vez que el vínculo entre alguien de la oficina y tú cambia, todo en tu trabajo puede verse afectado o, al contrario, rendir mejores frutos.

Por ejemplo, para Mónica (CDMX), combinar la vida personal y laboral no le resulta tan complicado. Ha tenido dos relaciones con compañeros de trabajo, las cuales terminaron; mas no afectaron el desempeño de los involucrados ni la amistad que forjó con esas personas. Caso contrario al de Edgar (Estado de México), quien se enfrentó a constantes reclamos en la oficina por parte de su pareja; malas caras a la hora de la comida, y escenas de celos que terminaron en conflicto con otras compañeras. “No podía ni evitarla por un minuto; tenía que verla todo el día. Había peleas en el trabajo y fuera de él. Mejor terminé la relación.”

¿Es bueno o no tener una relación en el trabajo?

No hay respuesta afirmativa o negativa; depende de muchos factores. Lo cierto es que, antes de aventurarte a salir con alguien de tu trabajo, tienes que pensar muy bien en los pros y contras.

Algunas de las ventajas son:

– Tienes a alguien que te comprende dentro de tu área de trabajo.

– Si sientes estrés o frustración, tu pareja puede entenderte y ayudarte para superarlo, pues también conocer el entorno de trabajo y la forma en que se desenvuelven los demás compañeros.

– Pueden verse más seguido que si trabajaran en empresas distintas.

– Además, tendrás a alguien que te motive y apoye para lograr tus metas.

Ahora bien, si no se maneja adecuadamente, la relación puede generar problemas. Tanto amor no canalizado en los momentos correctos, afectará su desempeño. Los conflictos personales pueden trasladarse al trabajo. También puede haber tensión y conflictos con el resto de los compañeros.

Entonces, me aviento a una relación con alguien del trabajo, ¿sí o no?

Esa decisión sólo tú la puedes tomar, pero, para que te sea más fácil, te compartimos algunos puntos que debes tener en cuenta.

¿En tú trabajo lo permiten?

Aunque no debería ser un problema, aún existen lugares donde hay políticas sobre relaciones amorosas entre compañerxs. Si es el caso de tu empresa o institución, considera todos los factores antes de aventarte a la conquista; no querrás que ambos pierdan sus empleos por algo que no saben si tendrá futuro.

Antes de formalizar, conózcanse en otros ámbitos.

No es lo mismo convivir con una persona en un entorno donde las entregas, los reportes y las juntas son la prioridad, a convivir con esa misma persona un fin de semana, cuando no hay presión alguna del trabajo. Conoce sus gustos, sus lugares favoritos, su comida preferida, qué lugares acostumbra visitar.

Separa las cuestiones personales de las laborales, y viceversa.

Sus asuntos íntimos, sus peleas, sus desacuerdos como pareja, son asuntos que deben arreglar en privado. No deberías enojarte con todos en la oficina y no hacer tu trabajo, sólo porque no te envió un mensaje de buenos días.

O, por el contrario, no deberían llevar las cuestiones de trabajo a su relación y pelear porque Joaquina usó rojo en el diseño en lugar de azul. Una cosa es tener una opinión y otra, muy distinta, que se genere una pelea por algo que no depende de ustedes.

A tus compañeros les interesa sacar la chamba, no saber si tu relación va bien o no

Relacionado con el punto anterior, sus asuntos de pareja son suyos. Te aseguramos que tus compañeros pueden continuar la jornada sin saber que Paquito te llevó al restaurante más caro de la ciudad. Están en el trabajo, no en una reunión social.

Evita las muestras de afecto en el trabajo

Seguro todos en la oficina saben que se aman, pero ocupar la mitad del día demostrando su cariño no sólo va a enfurecer al resto (y no por envidiosos), sino que también va a causar que su desempeño no sea el mejor. Créenos, a tus jefes no les interesará lo muy enamorado que estés; si no funcionas, habrá consecuencias malas.

No uses los recursos de la empresa para mostrar amor

Sabemos que quisieran hablar todo el tiempo, mandarse mensajes románticos, hablarse bonito; pero hacerlo a través del teléfono de la oficina o del correo de trabajo no es la mejor idea.

¿Y si la relación termina?

Cualquier ruptura es difícil, pero, la vida sigue.

  • Si terminaron mal y no conservan ni la amistad, entonces trátense como compañeros de trabajo y hagan lo que les corresponde.
  • No hables mal de la otra persona, eso también dice mucho de ti. Tus compañeros van a trabajar, no a escuchar tus quejas y lamentos.

Recuerda que tu vida privada no es de interés público; lo mejor será ser discretos sobre su relación.

Finalmente, toma en cuenta que, si lo único que tienen en común es el trabajo y sus intereses en él, entonces tal vez no deberían tener una relación, puede no terminar bien.