Lo que debes saber para evitar las piedras en tus riñones

Lo que debes saber para evitar las piedras en tus riñones

- Por

¿Sabías que una de cada diez personas tendrá piedras en sus riñones a lo largo de su vida? Estudios recientes han demostrado que las tasas de cálculos renales están en aumento en todo el país. Y a pesar de que no hay una causa definitiva para que nuestros riñones sean el depósito de estos materiales, los médicos creen que algunos cuidados que tengamos en nuestro cuerpo, nos pueden ayudar a prevenirlos.

La National Kidney Foundation, se asoció con el Dr. Allan Jhagroo, especialista en cálculos renales de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, para aclarar algunos mitos y cómo prevenir que tu riñón parezca bolsa de canicas. Así que aquí están los mejores consejos para la prevención de cálculos renales:

Tu sudor importa

Las saunas, los baños calientes largos y el ejercicio intenso pueden ser beneficiosos para su salud, pero también pueden causarte piedras en tus riñones. ¿Por qué? La pérdida de agua por sudoración, ya sea debido a estas actividades o simplemente al calor del verano, genera que tengamos menos producción de orina. Ya que entre mas sudes, menos haces pipí, y esto permite que todos los minerales causantes de los cálculos renales se asienten y se adhieran en los riñones y nuestro tracto urinario.

Toma acción: Una de las mejores medidas que puede tomar para evitar los cálculos renales es beber mucha agua, para que arrastres y deseches lo que tu cuerpo no necesita. Así que es necesario que mantengas tu cuerpo ultra hidratado, especialmente cuando hagas ejercicio o realices actividades que te hagan sudar mucho.

Libre de oxalato= libre de cálculos renales

Oxa¿qué? El oxalato se encuentra naturalmente en muchos alimentos, incluyendo frutas, verduras, nueces, semillas, granos, legumbres y también en el chocolate y el té. Algunos ejemplos de alimentos que contienen altos niveles de oxalato incluyen: cacahuates, espinacas, betabel, chocolate y el camote. Una idea errónea común es que quitar los alimentos ricos en oxalato de nuestra dieta reducirá la probabilidad de formar cálculos renales de oxalato de calcio. Si, tal vez esta teoría podría ser cierta, sin embargo, esta no es una manera más saludable de prevenir la enfermedad. La mayoría de los cálculos renales se forman cuando el oxalato se une al calcio mientras la orina es producida por los riñones.

Toma acción: Come y bebe alimentos ricos en calcio y oxalato juntos durante una comida. Al hacerlo, es más probable que el oxalato y el calcio se unan entre sí en el estómago y los intestinos antes de que los riñones comiencen a trabajar, por lo que es menos probable que se formen piedras.

El calcio no es el enemigo

El calcio tiende a tener una mala reputación en cuanto al tema de los cálculos renales. Probablemente debido a su nombre y composición, muchos tienen la impresión de que el calcio es el principal culpable de las piedras de oxalato de calcio. Una dieta baja en calcio de hecho aumenta el riesgo a desarrollar cálculos renales.

Toma acción: no reduzcas el calcio. En lugar de eso, trata de reducir el consumo de sodio en tu dieta y siempre trata de combinar alimentos ricos en calcio con alimentos ricos en oxalato.

No es una y se acaban

Desechar un cálculo renal es descrito por los pobres infortunados como una de las experiencias más dolorosas que una persona puede tener. Sin embargo, desafortunadamente no siempre es algo que suceda sólo una vez. Los estudios han demostrado que tener incluso una piedra aumenta enormemente tus posibilidades de tener otra.

Toma acción: Si no tomas los medicamentos correctos y haces los ajustes necesarios de tu dieta, los cálculos tienen altas probabilidades de volver. Si tienes cálculos renales recurrentes, también pueden ser un indicador de otros problemas, incluida algunas enfermedades renales.

Haz limonada

Es importante considerar los remedios dietéticos junto con los medicamentos recetados. Si bien puede parecer más fácil simplemente tomar una píldora para solucionar un problema médico, pero ten en cuenta que los cambios en tu estilo de vida también tendrán un gran impacto en tu salud.

Toma acción: la próxima vez que pases por un puesto de limonada, piensa en tus riñones. Los cálculos renales crónicos a menudo se tratan con citrato de potasio, pero los estudios han demostrado que la limonada y otros jugos ricos en citrato natural ofrecen los mismos beneficios de prevención de cálculos. Sin embargo, OJO con la cantidad de azúcar que consumes, ya que el exceso puede aumentar el riesgo de cálculos renales. Además, siempre puedes comprar limonada sin azúcar, o hacer la tuya mezclando jugo de limón con agua y usar un sustituto de azúcar si lo deseas. Según el Dr. Jhagroo, el citrato en la orina puede evitar que el calcio se una con otros componentes que producen cálculos.También puede evitar que las piedras que ya están presentes en tu cuerpo se unan, previniendo así que se agranden.

No todas las piedras son iguales

Además de los cálculos de oxalato de calcio, también existe otro tipo común de cálculos renales: los cálculos de ácido úrico. La carnita roja que tan felizmente nos comemos en taquitos y los cocteles llenos de mariscos tienen altas concentraciones de compuestos químicos naturales conocidos como purinas. Comer mucha purina genera una mayor producción de ácido úrico y produce una mayor carga de ácido en los riñones. La alta concentración de ácido de nuestra pipí facilita la formación de cálculos de ácido úrico.

Toma acción: para prevenir las piedras de ácido úrico, reduce los alimentos con alto contenido de purinas, como carne roja, vísceras y mariscos. Además sigue una dieta saludable que contenga muchas verduras, frutas, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. Limita los alimentos y las bebidas que contengan mucha azúcar, especialmente los que que contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (cof cof… refresco de cola). También bájale a los traguitos coquetos y a las chelas porque pueden aumentar los niveles de ácido úrico en la sangre.

Así que ya sabes, tienes todos los datos para que evites esas largas horas de dolor y las posibles operaciones para sacar piedritas de tu bello cuerpo. Come mejor y mantente hidratado para ser más sano.