Estudio confirma que el agua embotellada en México está contaminada

- Por

La aparición de las botellas de agua ha alertado al mundo; sea por la batalla de las empresas por el vital líquido como por la cantidad de basura que se genera con los envases. Esto ha desembocado en campañas de reciclaje de pet; incluso las mismas empresas se han involucrado. Sin embargo, poco se habla de que sus productos podrían estar contaminados; y no, no como el caso del “agua cruda” en California.

El agua embotellada en México está contaminada

Según un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York, el agua embotellada está contaminada con partículas de plástico. El estudio, dirigido por Sherri Mason, destacó que 93% de las botellas revisadas están contienen microplásticos.

La investigación se llevó a cabo con 250 botellas de agua de once marcas en nueve países; entre ellos: Brasil, China, Estados Unidos y México. A través de espectroscopías confirmaron la presencia de las partículas; encontraron rangos que van de 0 a 10 mil micropartículas por litro. Las medidas del 95% de las partículas encontradas variaba entre 6.5 a 100 um. En aquellas partículas mayores a ese tamaño, se halló el polipropileno y fibras como el nylon, además 4% mostraron la presencia de lubricantes industriales.

En México, el estudio identificó la presencia de esas partículas en la marca E-Pura, de Pepsico. Las muestras fueron de ciudades como Tijuana, Reynosa y la Ciudad de México.

Fuente: Pixabay

Un negocio que no debería ser negocio

La forma de consumirla es distinta en cada país, sin embargo, una que se ha popularizado ha sido la presentación de este líquido en botellas. El agua embotellada es uno de los productos más consumidos a nivel mundial: 126 mil millones de litros consumidos por año a nivel mundial; es decir, 21 litros por persona.

Según Atlantia Search, Kantar TNS y Nestlé realizaron una encuesta de hábitos de consumo de agua en México, China, Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido y Turquía. Seis de cada diez participantes aseguraron beber agua embotellada a diario. En esta encuesta, Italia resultó ser el mayor consumidor y Reino Unido el que menos recurre a esta presentación del agua.

En el caso de México, desde 2015 se ha colocado como el mayor consumidor de agua embotellada, según Kantar World Panel. Sus cifras indican que se beben 28 mil 453 millones de litros al año (en botellas y garrafones). En el sureste del país se vende 85% más que la media nacional. El calor, la falta de sistema de distribución adecuados y la desconfianza en el agua potable que el gobierno está obligado a entregar hacen que el consumo sea mayor.

Fuente: Pixabay

De una epidemia a un elemento de venta

Compañías como Danone, Coca-Cola y Pepsico controlan más del 60% del negocio del agua embotellada en nuestro país. De acuerdo con la revista Forbes, esto ocurrió tras una epidemia de cólera que comenzó en San Miguel Totolmaloya en el Estado de México en 1991.

En medio de la insistencia del gobierno para que la población hirviera el agua —y otras medidas—, la marca Electropura logró colarse como la alternativa saludable a aquel problema de salud. Desde ese momento, el agua se volvió un elemento de venta.

Electropura comenzó con garrafones de vidrio, pero, para 1995, se introdujeron en el mercado los de plástico. A pesar de que no tenían muy buena fama, pues se creía que estaban más sucios; y así desencadenaron la venta de nuevas presentaciones embotelladas del agua.

En la actualidad, Bonafont, Ciel, E-pura y Sta. María son las marcas que se disputan el mercado del agua embotellada. Su popularidad aumenta. Y, aunque, según las conclusiones de la investigación —publicada en Orb—, la presencia de plástico en el agua está relacionada con el material con que se empaca y con el proceso de embotellamiento en sí, es urgente revisar los daños que podrían tener en los humanos y hacer que el consumo de agua embotellada sea cosa del pasado.