Detox digital: ¿cómo pasar del online al onlife?

- Por

Puede parecer que la única manera de realmente tomarse un descanso, desconectarse y relajarse es desaparecer en el medio de la nada o reservarnos una estadía en una montaña silenciosa, pero no tiene por qué ser así. Nuestras vidas modernas nos tiene constantemente conectados: revisando los correos electrónicos en el transporte, reservando boletos de avión entre reuniones, publicando fotos de nuestros gatos. Meditemos cuidadosamente el tiempo que pasamos frente a la pantalla ¿Cuántas horas pasas pegada tu teléfono cada día? ¿Te ha pasado que tienes doble pantalla: frente al celular y el televisor? ¿Alguna vez planeaste dormir temprano pero te quedaste atrapada en un ciclo de slides en tu timeline hasta la medianoche? Todos hemos estado allí, pero es hora de que tengamos un detox en nuestra cyber vida.

Fuente: Aminoapps.com

Cyber adicción

Cada día nos estamos convirtiendo más en esclavos de nuestros teléfonos, respondiendo correos electrónicos a todas horas del día, regidos por cada pitido, notificación y alerta de nuestro celular y en algunos casos hasta cuando está inactivo. Checa estas alarmantes cifras:

  • El 61% de los usuarios admite ser adicto a internet y sus dispositivos.
  • La mayor parte de las personas prefiere comunicarse digitalmente que en persona. Seguramente alguna vez le mandaste un whatsapp a alguien que estaba a medio metro de ti.
  • Uno de cada diez estadounidenses informa que sufren de trastornos depresivos. Casualmente los usuarios intensivos de internet ​​tienen 2,5 veces más probabilidades de estar deprimidos.
  • El empleado promedio pasa 2 horas al día recuperándose de las distracciones. Esto se debe a que revisa 40 sitios web por día, alternando actividades 37 veces por hora, cambiando tareas cada dos minutos. Por eso terminamos nuestras jornadas de trabajo super agotados.
  • 2/3 de las personas limpia más su bandeja de entrada que su baño. ¡Eww!
  • El 95% de las personas usa algún tipo de dispositivo electrónico en la hora previa a la cama. Lo malo de esto es que la luz artificial de las pantallas aumenta el estado de alerta y suprime la hormona melatonina hasta en un 22%, lo que afecta negativamente el sueño, el rendimiento y el estado de ánimo de las personas.

Ex-conectados

Lo que para la mayoría de nosotros sería casi imposible, más allá de las obligaciones laborales, lo ha conseguido un grupo de jóvenes. El término ex-conectado ha sido creado por Enric Puig Punyet, profesor de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) y lo define como: “ alguien que se da cuenta de la naturaleza dependiente o adictiva de su conexión, que se detiene a pensar sobre los usos que hace del Internet. Esa persona cae en la cuenta de que quizá es demasiado y de que le dejan poco espacio para su libertad”. Enric escribió un libro que recopila casos reales de personas que decidieron desconectarse para poder recuperar el contacto directo con los demás y consigo mismos.

Desgraciadamente, cada vez son más los ex-conectados que deciden cortar por lo sano con Internet tras sentirse víctimas de ese sistema.

Patologías

La adicción a Internet, no está catalogada en el DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), sin embargo se ha vinculado con problemas de índole psicológico, aquí algunos:

  • Phubbing: Muy popular hoy en día, es la acción de ignorar la presencia del otro para prestar atención al celular. Seguramente te han aplicado más de una vez el darte el avión mientras platicas porque tu compañero está revisando su Facebook.
  • Nomofobia: Si alguna vez has salido de casa y te ha dado un mini infarto al darte cuenta que no traías tu celular, tal vez sufras este mal. La nomofobia no es el miedo a los gnomos, es el miedo irracional a salir de casa sin el cel.

Detox

¿Sabías que las notificaciones que recibimos en nuestros dispositivos activaron el sistema de recompensas químicas en nuestros cerebros? Por esto, puede que sea difícil dejar el teléfono. E incluso si lo haces, puede que no sea agradable la sensación de dejarlo a un lado. Esta naturaleza adictiva puede causar síntomas de abstinencia entre los usuarios intensos, similar a la de las drogas o el alcohol. Parte del problema es que no estamos obteniendo el mismo tipo de forma de satisfacción que corresponde virtualmente que el que recibimos de las personas que nos acompañan en la misma habitación.

Es por eso que muchas empresas han creado planes de desintoxicación digital, afirman que una vez que los pacientes comienzan a cuidarse a sí mismos, dormir mejor, comer bien y fortalecer las interacciones fuera de línea, muchos de los malos síntomas desaparecen.

Algunas opciones que puedes usar para tener ese detox que tu cuerpo necesita, son las siguientes:

  • Digital Detox: permite deshabilitar el teléfono móvil durante un período determinado.
  • Deskonektapp: permite llevar un control del tiempo de uso del móvil. El usuario decide cómo configurarlo y, si se salta ese límite, avisa con una alerta. Es la primera app creada con la ayuda de personas con autismo que facilita un uso responsable del móvil.
  • Magoo App: está pensada para que los jóvenes hagan un uso más responsable de su móvil. Cuanto más tiempo pasen sin utilizarlo tienen más puntos que los pueden canjear por descuentos en sus compras.
  • FaceUp: Creada por el Instituto Psicológico [email protected], determina a través de un test inicial tu nivel de adicción y te propondrá desafíos diarios para controlar el uso que haces de tu móvil.
  • Dietética Digital: es un libro de autoayuda y autodefensa, para tiempos de sobreabundancia y saturación virtual. Un manual para protegerse y emplear los entornos digitales para aquello que, realmente, queremos y nos beneficia.

Hazlo tú misma

Los límites de cada persona son diferentes, con diferentes horarios de trabajo/vida, pero puedes seguir y adaptar estos pasos para tener un detox digital:

  • Compra un reloj de alarma y mantén tu teléfono en otra habitación por las noches.
  • Guarda tu teléfono a las 8p.m. para fomentar un periodo de descanso adecuado antes de acostarte.
  • Desactiva las notificaciones, estamos condicionados para responder al instante a los pitidos.
  • Usa el Switch Off de tu teléfono y prográmalo los domingos para disfrutar de un tiempo de calidad un día a la semana.
  • Olvida las cuentas de redes sociales que te hacen sentir mal. Es difícil no compararnos con las versiones editadas de las vidas de las otras personas, por lo que si hay cuentas que te hacen sentir incómoda, es momento de esconderlas o dejarlas de lado.
  • Cambia los iconos a unos monocromos. Está comprobado que esto bloquea la recompensa que ofrece el color de los iconos al desbloquear el dispositivo.
  • Mantén en la pantalla de inicio sólo herramientas de uso diario como el calendario, la cámara, etc. El resto muévelo a otra página o dentro de carpetas.
  • Si realmente lo quieres usar menos, desinstala las apps de Redes Sociales. No basta con esconderlas, ¡bórralas!
  • Envía notas de audio en lugar de mensajes de texto. Es más rápido, transmite más matices y no requiere tu total atención para enviarlos.

Empresas desconectadas

Mientras que unas empresas están sacando provecho de aquellos que intentan escapar de sus bandejas de entrada, algunos países ya se han pronunciado contra los empleadores autoritarios. El año pasado entró en vigencia una ley francesa que obliga a las empresas de más de 50 personas a indicar cuándo el personal debería y no debería enviar o responder correos electrónicos para evitar sobrecargo de trabajo y pagar de menos a los empleados por trabajar todo el día.

Otros gobiernos como Alemania también intentan liderar con el ejemplo; el Ministerio de Empleo del país prohibió el envío de correos electrónicos no urgentes fuera del horario comercial en 2013 y muchas empresas han seguido su ejemplo, incluidos los fabricantes de automóviles BMW y Volkswagen.