Cómo tratar el tema de divorcio con los niños

- Por

No es de sorprenderse que la ruptura de un matrimonio sea dura para los hijos. Miles de niños experimentan el estrés del divorcio cada año, y la forma en la que reaccionan depende de su edad, personalidad y de las circunstancias del proceso de separación y divorcio de los padres.

Cada divorcio afecta a los niños involucrados, no importa la edad que tengan. Y es muy común que su reacción inicial sea de tristeza, frustración, enojo o preocupación. Pero esto no tiene por qué ser así siempre; los niños pueden superar bien y sin tanto estrés ese difícil momento, pero, para ello, los padres tienen que poner todo de su parte y ayudarlos mucho.

En este artículo te platicaremos algunos de los mejores consejos para tratar el tema de divorcio con los niños, para brindarles comodidad, amor, y no confusión, en esta compleja situación para todos.

Fuente: jovepsicologia.com


Darles la noticia juntos

Tal vez la parte más difícil sea darles la noticia. Lo mejor es hacerlo juntos y adaptar la plática a la edad y nivel de madurez de los niños. Eso sí, sea cual sea su edad, siempre hay que dejarles claro que ellos no tienen nada que ver con la decisión y explicarles que en ocasiones los adultos pueden cambiar su forma de amarse y tener desacuerdos que les impiden seguir viviendo juntos. Padres e hijos no dejan de amarse ni se divorcian entre ellos. El divorcio solo es entre los padres.

Si pueden, practiquen la plática antes, así no sacarán su enojo y molestias mientras están los niños.

Prepárense para responder preguntas

Si los niños ya son un poco grandes podrían llenarlos de preguntas como: ¿con quién viviré?, ¿nos vamos a mudar de casa?, ¿me voy a cambiar de escuela?, entre muchas más. Prepárense para responder todas las preguntas que los hijos tengan y ayúdenles a sacar y controlar los sentimientos que tengan. Nada mejor que sentir que tienen todo el apoyo de sus padres en este momento de cambios.

No pelearse en frente de los niños

La regla de oro. Puede ser muy traumático ver y escuchar a los padres pelear. Si necesitan discutir algo, asegúrense de hacerlo lejos de los ojos y oídos de sus hijos.

Fuente: vix.com


Involucrarse ambos en la vida de los hijos

No importa que ya no vivan juntos, ambos padres deben de seguir involucrándose en la vida de sus hijos. Es entendible que el padre que viva con ellos lo estará más, pero el otro no debe de hacerse el desentendido, debe saber todo sobre la vida de sus niños.

Dejarles muy claro que son amados

Cuando uno de los padres se empieza a volver ausente, los niños pueden pensar que ellos tienen algo de culpa y su autoestima se puede ir por los suelos. Aquí lo recomendable es hacerles saber que son amados y, si uno de los padres no se presenta o cancela los planes, decirles que a veces los adultos cometemos errores, pero que no tiene nada que ver con falta de amor.

Fuente: agendamenuda.es


Tener un plan alterno

Si tu ex a menudo queda mal y no se presenta, ten un plan alterno divertido para hacer con tus hijos. La idea es distraerlos y no permitir que se sientan mal por la falta de compromiso del otro padre.

Despedirse con una sonrisa

Si tus hijos van a pasar la noche con tu ex, hazles saber que te sientes contenta de que pasarán tiempo con su padre. En ocasiones los propios padres son los que inconscientemente pueden hacer que los hijos se sientan mal de pasar tiempo con su otro progenitor. Hazles sentir que te sientes contenta y que no tienen nada de qué preocuparse, al contrario, que disfruten el tiempo que pasan con su padre.