Consejos para comer saludable durante tu embarazo

- Por

Ser madre es uno de los deseos más grandes en la vida para algunas. Sin embargo, no sólo basta quererlo; también es necesario contemplar diferentes situaciones para dar una buena vida al futuro hijo. Quizá el aspecto más importante al cual se debe poner atención es la salud. Y no sólo la salud del bebé, sino también de la madre y el padre, pues de sus hábitos dependerá la salud de su hija o hijo.

La actividad física regular, estar en el peso adecuado, así como evitar el alcohol y el tabaco, tienen un impacto positivo en la fertilidad y la gestación. Aunque la parte fundamental es mantener una una alimentación equilibrada. Una dieta sana permitirá el mantenimiento de las funciones orgánicas, crecimiento y desarrollo del futuro bebé; evitará que nazca con problemas como desnutrición, anemia o sobrepeso. Por estos motivos, te compartimos algunos consejos para comer de forma saludable si es que estás planeando tener hijos o ya estás embarazada.

comida de embarazada

Fuente: Cuidado Infantil

Antes de embarazarte

A veces pensamos que el único momento en el que tenemos que visitar al ginecólogo es cuando ya estamos embarazadas; lo cierto es que las consultas regulares al médico son esenciales para mantener una buena salud antes, durante y después de un embarazo —y también para aquellas que no quieran ser madres—.

Asistir con tu ginecólogo de confianza te ayudará a llevar un control nutricional correcto en tu embarazo. En esta etapa es de suma importancia consumir ácido fólico; también son necesarios el yodo, hierro, zinc, vitamina B12, vitamina D, omega 3, ácidos grasos y calcio.

Alimentación durante el embarazo

De acuerdo con la FAO, la alimentación debe ser suficiente para cubrir las necesidades energéticas y nutricionales del organismo. Debe contener todos los nutrientes y guardar una proporción adecuada para cada cuerpo. Se deben incluir, diario, productos de cada grupo alimenticio y medidas de higiene.

Es cierto que, cuando una mujer está embarazada, requiere más cantidad de alimentos; sin embargo, esto no quiere decir que debas comer por dos. Lo importante es que, con apoyo de tu médico y el futuro pediatra de tu bebé, lleves un control nutricional para que consumas los alimentos adecuados para las nuevas necesidades de tu organismo.

Carbohidratos

Los hidratos de carbono son la fuente de energía, esenciales en el embarazo donde el gasto energético es mayor. Además, aportan fibras y ayudan a prevenir los problemas digestivos. Incluye pastas, arroz, y panes en tu dieta. Puedes aumentar el consumo en una o dos porciones diarias.

Carbohidratos

Fuente: Pixabay

Proteínas

Una embarazada requiere en promedio unos 100 gramos diarios de proteínas durante la primera etapa de la gestación; 120 gr. en el último trimestre y 125 gr, cuando está en lactancia. El aumento en la necesidad de las proteínas se debe a la creación de tejidos nuevos. Las proteínas se encuentran en los lácteos y legumbres.

Las carnes también contienen proteínas, así como hierro y minerales; pero, si abusas de su consumo, sólo conseguirás más grasa. Procura escoger carne magra y evita los embutidos. Algunos especialistas recomiendan que bebas una taza de yogur al día, así como evitar pescados ahumados con mucho conservador o vinagre.

Proteínas

Fuente: Pixabay

Frutas y verduras

En este tipo de alimentos encontrarás carbohidratos, fructosa y fibra.

Las frutas son imprescindibles por su alto contenido en potasio, vitamina C y agua, los cuales ayudan a evitar la preeclampsia. Las verduras, por su parte, mantendrás tu digestión y la retención de líquidos en niveles saludables.

Frutas

Fuente: Pixabay

Poca grasa y poca azúcar

Aunque seguramente tendrás varios antojos, procura controlar aquellos que tengan que ver con alimentos ricos en grasa o azúcar; ya que sobrecargan al hígado y generan acidez. Esto no quiere decir que los debas desaparecer de tu dieta; solamente consume en pequeñas cantidades. Recuerda que hay alimentos que ya contienen grasa (como algunos productos de origen animal) y azúcar (las frutas, por ejemplo).

Mucha agua

Mantenerte bien hidratada en el embarazo te ayudará a evitar la retención de líquidos y el estreñimiento; además favorecerá a tu digestión. En la medida de lo posible consume agua natural, caldos y sopa; deja a un lado el alcohol y las bebidas muy azucaradas.

Sopa

Fuente: Pixabay

¿Cómo cocinar?

Una dieta saludable no sólo implica consumir determinados alimentos; también influye mucho su preparación y el ritmo al cual comes.

  • Es importante que comas tranquila.
  • Procura llevar colaciones si tienes que salir de casa.
  • Deja a un lado el exceso de grasa para cocinar; los alimentos fritos no son la mejor opción.
  • Procura preparar las verduras al vapor.
  • Lava muy bien todos los alimentos para evitar bacterias.
  • Reduce la sal y el azúcar.
  • Sustituye los aderezos y el vinagre por limón en las ensaladas.
  • Evita la comida cruda y los alimentos con mucha cafeína.

Recuerda que la alimentación es el vehículo por el cual obtendrás los nutrientes que necesitan tú y tu bebé. Una dieta adecuada te ayudará a mantener un peso estable y a recuperar tu peso correcto tras el embarazo. Asimismo, la forma en que comas durante nueve meses tendrá impacto en tu etapa de lactancia, la cual es también importante en el desarrollo de tu bebé.

Finalmente, no te saltes las visitas a tu doctor, son importantes, en especial si tienes alguna condición que requiere seguimiento médico y una dieta especial.