Con el beso de Singapur tu chico tendrá el mejor orgasmo de su vida

- Por

¿Quieres darle a tu chico el mejor orgasmo que haya tenido en su vida? ¿UN VERDADERO SUPERGASMO? Bueno, déjame presentarte el antiguo arte de la pompoir. Te pone en control y lo convierte en tu juguete sexual. ¿Estás lista? Prepárate para hacerlo llegar a las nubes.

Información que cura

Hemos estado leyendo sobre pompoir, también conocido como el “beso de Singapur” y ¡Wow, suena increíble! Básicamente te subes a tu hombre y usas tus músculos vaginales y pubococcígeos para estimularlo. Estarás pensando que sólo estás haciendo ejercicios de Kegel mientras tienes relaciones sexuales, pero es mucho más que eso, checa:

Denise Costa, autora de Pompoir: The Ultimate Guide to Pelvic Fitness,  cuenta que  hay diferentes “habilidades” asociadas con la pompoir. “Una habilidad de tirar permite que las mujeres ‘chupen el pene’ de su pareja con la vagina“, “… la habilidad de expulsión también les permite liberarlo cuando quieras”. ¿Cómo suena eso? Informan que es una sensación increíble“, dice Costa.

Todo es técnica

La técnica también implica “apretar, empujar y jalar” el pene. “Ahí es donde aprenden las habilidades sexuales hasta el punto en que pueden torcer el pene simplemente moviendo sus músculos pélvicos. Luego está la capacidad de bloqueo, donde las mujeres se aferran al pene para mantenerlo en un lugar”.

Quizás la más intrigante es la capacidad de extrusión, cosa que Costa comparó con ‘ordeñar’ el pene. Sorprendente, ¿verdad? Ahora no esperes realizar pompoir perfectamente la primera vez.

DIY

Este es un conjunto avanzado de técnicas que requieren entrenar tus músculos, como ir al gimnasio. Para que sea más fácil de realizar, debes estar encima de tu compañero para que domines tú los movimientos. No hay una postura específica, pero siempre debes estar sentada o acostada sobre él. Una vez que el pene está dentro de la vagina, es importante mantener las caderas completamente inmóviles durante unos pocos segundos, para que puedas concentrarte en los movimientos de los músculos pélvicos. Éstos deben contraerse rítmicamente, y la intensidad debe aumentar para que pueda estimular el pene y causar un orgasmo intenso.

Si no tienes idea de qué son los músculos pubococcígeos, será fácil que los reconozcas la próxima vez que vayas al baño y detengas el flujo de orina. El músculo que contraes para detener el flujo es el que debes entrenar para contraer y relajar mientras tienes las contracciones sexuales. Costa recomienda practicar durante una hora al día estos ejercicios.

De acuerdo, pero espera. Ya sé qué estás pensando, pocas de nosotras podemos dedicar una hora entera todos los días a los ejercicios de fortalecimiento de la vagina. Sin embargo, puedes practicar los ejercicios de Kegel porque no sólo mejoran tu vida sexual, también tu salud.

En realidad, es divertido para los dos, intentar contraer y liberar los músculos vaginales durante las relaciones sexuales. La mayoría de los chicos lo sentirán y lo apreciarán. Y puedes hacer tus “entrenamientos” de Kegel casi a cualquier hora y en cualquier lugar. Nadie puede ver o decir lo que estás haciendo ahí abajo.

Y tú, ¿ya haces alguna forma de pompoir cuando tienes relaciones sexuales? ¿Alguna vez has probado esto?