El Cinturón de fuego del Pacífico, la zona más peligrosa del planeta

- Por

En menos de 24 horas, el mundo ha sido testigo de terremotos y erupciones volcánicas en al menos cinco países distintos. Estos fenómenos naturales tienen en común que se han producido en la zona del Cinturón de fuego del Pacífico.

El terremoto más reciente fue el de 7.9 grados Richter sucedido en Alaska la madrugada del martes.El seísmo obligó a los habitantes, en medio de la noche, a buscar refugio, ya que se produjo una alerta de tsunami. El movimiento fue muy largo y parecía aumentar su intensidad con el paso de los segundos. Sin embargo, no fue el primero de los eventos.

Horas antes del terremoto en Alaska, Yakarta fue víctima de un movimiento telúrico de 6.4 grados de magnitud. Según declaraciones de testigos a medios locales de Indonesia, la sacudida en su su capital fue como si una piedra hubiera caído en los edificios; la magnitud fue tanta que el balanceo de las construcciones duró hasta un minuto.

Los terremotos no fueron los únicos fenómenos registrados. En Japón, a los alrededores de la ciudad de Kasatsu, el monte Shirane hizo erupción a las 10 de la mañana del martes (hora local). Esta explosión generó una avalancha de nieve y rocas que provocaron la muerte de un soldado de las Fuerzas de Autodefensa del país nipón; el resto de sus compañeros quedaron heridos. Las autoridades señalaron daños en una estación de esquí cercana. El nivel de alerta subió de uno a tres (en una escala de cinco); por lo que está prohibido acercarse a la zona. La agencia metereológica declaró haber detectado humo en el volcán; pero no contó con tiempo suficiente para emitir una alerta de erupción.

Por su parte, el volcán Mayón de Filipinas se ha mostrado con mucha actividad en días pasados. Se ha declarado ya en etapa eruptiva, por lo que las autoridades filipinas lanzaron una alerta. Se estima que, de seguir de este modo, podría hacer erupción entre uno o dos días. El gobierno trabaja para proteger a los habitantes de la zona; más de 40 mil ya han sido evacuados. Asimismo, han cerrado los aeropuertos de Legazpi y Naga, así como el de la isla Masabate. Algunas carreteras tampoco están en función porque, debido a las cenizas, no permiten una visibilidad adecuada.  

¿Qué es el Cinturón de fuego del Pacífico?

El Cinturón de fuego del Pacífico es un área compuesta por el 75% de los volcanes más activos en el mundo y también la responsable del 90% de los terremotos en el planeta. Tiene forma de herradura y tiene una extensión de 40 mil kilómetros; abarca desde la parte norte de Nueva Zelanda, el este del continente asiático, las islas Aleutianas, hasta la costa oeste de todo el continente Americano. En otras palabras, pasa por: Nueva Zelanda, Singapur, Papúa Nueva Guinea, Malasia, Indonesia, Filipinas, Taiwán, Japón, Rusia, Alaska, Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Nicaragua, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina y Chile.

Fuente: ToughCo

El también conocido Anillo de fuego es la zona más sísmica del mundo. Alberga 452 volcanes; entre ellos, muchos de los los supervolcanes —aquellos con erupciones de magnitudes VEI=8—. Para tener una idea más clara, algunos de los volcanes que pertenecen a esta franja son: Los Andes (Sudamérica), el Popocatepetl (México), Monte Saint Helens (EE. UU.), Monte Fuji (Japón), Krakatoa (Indonesia), y el Monte Ruapehu (Nueva Zelanda).

El Cinturón de Fuego del Pacífico es resultado directo del movimiento de las placas tectónicas y de su colisión.

En su sección oriental se encuentran las placa de Nazca y la placa de Cocos. La placa de Cocos choca con la placa Sudamericana; además, se hunde bajo la placa del Caribe que cruza Centroamérica. La placa del Pacífico, choca con la placa Norteamericana; cuando se desplaza al noroeste, llega hasta el arco de las islas Aleutianas, y se halla también con la península Kamchatka en Japón. La parte sur del cinturón está formada por una serie de pequeñas placas que chocan con la placa del Pacífico.

La interacción de todas esas porciones de la litósfera genera energía; ésta se traduce en movimientos telúricos y salidas de magma. La salida de magama, a su vez, provoca el surgimiento y la actividad de los volcanes.