¿Por qué en China hay un cementerio de bicicletas?

Parece una obra de arte, una instalación de algún reconocido y aplaudido artista contemporáneo, pero no, es algo que nunca antes se había visto: miles y miles de bicicletas desechadas que forman una especie de cementerio de bicicletas que ocupa un terreno de tamaño equivalente a un campo de fútbol. Esto, en la ciudad de Xiamen en China.

Es bien conocida la sobrepoblación que hay en China; más de 1,300 millones de almas viven y se desplazan en su territorio, habiendo grandes concentraciones en las principales ciudades. Por supuesto, esta gran cantidad de personas ha ocasionado desde hace muchos años problemas de movilidad en el país.

Para tratar de dar una solución sustentable a este tema, varios proyectos de préstamo de bicicletas salieron a la luz, ofreciendo una opción de movilidad económica, práctica y fácil de usar. De hecho, se desató una fiebre por este tipo de iniciativas, habiendo 70 empresas de bicicletas compartidas compitiendo por más de 130 millones de usuarios y poniendo en las calles una avalancha de 160 millones de unidades.

Foto: The Guardian

El uso de estas bicicletas es a través de una aplicación móvil que cualquier persona puede descargar en su teléfono inteligente. En ella abona dinero de manera rápida y sencilla, y esto le permite usar una bicicleta. El costo es de 1 yuan –poco menos de 3 pesos mexicanos- por 30 minutos; una tarifa extremadamente económica. Las bicicletas cuentan con GPS por lo que los usuarios pueden dejarlas donde les plazca, no hay ciclo estaciones o algún lugar asignado para ellas. Igualmente, las personas pueden recoger una bicicleta donde sea que la encuentren. Práctico, ¿cierto?

Foto: infobae.com

Esta medida parecía que podría dar buen alivio al sistema de transporte chino, además de ayudar a combatir la grave contaminación que el país sufre. Pero, lo que no se pensó bien, es que es tanta la gente en el país, que de pronto había millones y millones de bicicletas en las calles tratando de abastecer una supuesta gran demanda (que realmente nunca hubo). Y entonces, la solución se convirtió en un problema,  pues las vialidades, de por sí ya congestionadas, se volvieron intransitables, y, al no contar con ciclo estaciones, las banquetas se saturaron de bicicletas mal estacionadas, obligando a los peatones a caminar por las calles poniéndolos en peligro de ser atropellados por otros vehículos o por los mismos ciclistas usuario de este servicio.

Foto: scmp.com

Todas estas quejas e inquietudes llegaron a las autoridades del país por lo que se prohibió el aumento de las bicicletas de alquiler y se aplicaron estrictas medidas para controlar su uso. Ahora, en ciudades como Xiamen, las bicicletas en desuso se acumulan en una especie de cementerio. En las fotos destacan claramente los colores de las tres principales compañías de préstamo de bicicletas: Mobike, Ofo y Bluegogo, esta última en bancarrota debido a la baja en la demanda.

Foto: infobae.com

Las bicicletas compartidas pasaron de ser una idea brillante que podría cambiar la movilidad en China, a ocasionar un caos y ser un estorbo del cual se quieren deshacer cuanto antes.

Discusión