Buen Fin, Black Friday y Ciber Monday: ya debo el aguinaldo y todavía ni me lo han dado

¿No ha llegado el aguinaldo y ya lo debes? El Buen Fin, Black Friday y Ciber Monday seguramente te parecen familiares porque, aunque no somos “gringos”, hacemos nuestra esa tradición de “bajar los precios” y comprar por comprar. Probablemente todo lo que adquiriste se ve increíble, el problema empieza cuando quieres usar de nuevo tu tarjeta y ya no pasa; o a piensas en cuánto te toca de aguinaldo para desembolsarlo y pagarla.

Antes de que caigas en pánico al recibir el estado de cuenta de la tarjeta – o en el peor de los casos, tarjetas -, es importante que sepas lo que puedes hacer para salir de ésta.

No te confíes

La mayoría de la gente piensa que tener una tarjeta de crédito es como una extensión de su dinero. Nada más erróneo que eso. Aunque sea un plástico, sigue siendo un monto que te presta el banco automáticamente para que lo uses como dices tú, “para emergencias”.

Si fuiste de los que cayó en la trampa de meses sin intereses, es importante que sepas cómo funcionan. ¿Sabías que según la CONDUSEF, el 70% de la población en México no sabe usar una tarjeta? Toma en cuenta que:

Al hacer una compra a pagos fijos, automáticamente descontarán de tu cuenta toda la cantidad. No importa que la hayas pedido a 12 meses, si tu línea de crédito era de 9 mil pesos, y usaste 7 mil, ya solo te quedan 2. Durante un año deberás pagar 583 pesos, por lo que tu cuenta volverá a tener libres los 7 mil hasta que hayas liquidado. En este caso es importante que en verdad te comprometas y pagues lo que acordaste. En caso contrario, de nada servirá que haya sido a mensualidades fijas pues los intereses le aumentarán el precio incluso a más del doble.

Pagar siempre los mínimos jamás te dejará liquidar tu deuda. El mínimo no incluye los intereses del periodo, digamos que eso sólo es una forma de alejarte del buró de crédito porque de algún modo “estás pagando un poquitito de lo que debes”. Mientras menos pagos completos hagas, más tardarás en liquidarla. Los intereses que no cubriste se irán sumando hasta que pagues dos o tres veces la cantidad inicial.

Pagar la deuda de una tarjeta con otra o pidiendo un préstamo NO es opción. Al final terminarás debiendo más dinero que al principio. Mejor:

  1. Haz un excel con tus gastos fijos y variables. Los fijos son la renta, agua, luz, gas, transporte, comida y tarjeta de crédito, entre otros. Los variables son las salidas, ropa, gustitos, etc.
  2. Haz la suma de lo que deberás pagar sí o sí y apártalo de tu quincena o mensualidad.
  3. Analiza lo que queda y sé honesto: ¿cuánto dinero necesitarás extra? Los cafés de Starbucks no cuentan. Lo restante deposítalo a una tarjeta o deuda.  Lo ideal es que dispongas al menos 10% de tu ingreso neto para hacerlo.
  4. Cada mes llena tu excel o bájate una aplicación como iGasto para iPhone o Android. Poco a poco verás en qué se te va el dinero y aunque no lo creas tu deuda irá disminuyendo.

¿Pagarlo con el aguinaldo? La ocasión se presta: en unos días recibirás el dinerito extra que vienes saboreando desde mayo. Por supuesto que si te dejaste ir con el Buen Fin es la mejor opción, pero toma precauciones para que te quede un poco y puedas ahorrarlo. En el siguiente video te enseñan a dividirlo para sacarle provecho.

– Lo mejor es alejarte de las rebajas y tiendas. Sin importar el fabuloso descuento que tengan, no necesitas nada hasta que puedas pagarlo, y si es de contado, mejor. Las tiendas en éstas épocas suelen aumentar sus precios por la demanda con descuentos ficticios. Sigue el siguiente esquema cada que vayas a caer en la tentación:

Fuente: PCC

– Por último, si eres de los que tiene 2 o más tarjetas en ebullición, considera 1) cuál de ellas genera mayores intereses en caso de no pagarse completa, 2) los montos mínimos y totales para liquidarlas. Haz una tablita para averiguar cuál de ellas necesitará más dinero. Habla al banco para saber si no tienen alguna promoción de pagos congelados, diferidos o considera si puedes llegar a una negociación.

Acércate a los expertos

En México, el 40% de las personas vive endeudadas y de ellos, el 76% sabe que necesita apoyo. Al menos dedicamos 13 horas del mes pensando cómo le vamos a hacer para poder llegar a la quincena cuando ya debemos la que sigue. ¡Ouch!

Si de plano crees que tú eres de ese 76% que necesita ayuda, hay opciones que pueden ayudarte a que ya no te llamen a las 7 am para recordarte que no has pagado:

  • Resuelve tu deudaEsta empresa te ayuda a liquidar de forma más rápida y con mensualidades fijas la cantidad que debes al banco o a alguna tienda. Lo mejor es que para que aprendas, te dejan en buró de crédito y te quitan todas tus tarjetas.
  • Suspendde trabaja de forma similar. Por medio de un descuento tu deuda se reduce para que puedas pagarla más fácilmente. Ambas instituciones están reguladas por CONDUSEF y PROFECO.

Es buen momento para – ahora sí – empezar el año con el propósito de ahorro y poder lograrlo.

 

Discusión