AlterEgo: el invento que permite hablar sin emitir palabras

AlterEgo: el invento que permite hablar sin emitir palabras

- Por

¡Hey, tú! ¿Alguna vez deseaste que que la tecnología fuera  más íntima? ¿Te gusta dictarle los mensajes a tu cel, pero te molesta que todo mundo se entereAlgunos investigadores de MIT (Massachusetts Institute of Technology) Media Lab han creado el gadget perfecto para ti. Este dispositivo parece un monstruo de una película de terror que abraza lentamente tu mandíbula antes de meterse en tu boca. Este aparato te permitirá comunicarte con otras personas o con dispositivos electrónicos como Siri, en los teléfonos iPhone, sin necesidad de mover tus labios. Los investigadores llaman a este dispositivo AlterEgoLos investigadores presentaron su trabajo en la Conferencia Internacional sobre Interfaces de Usuario Inteligentes (sí, esto realmente existe) en marzo en Tokio.

¡Es como telepatía!

Este nuevo juguetito funciona en base a la subvocalización. O sea, el proceso que se produce cuando los humanos hablamos mentalmente. Esto suele ocurrir cuando se piensa lo que se quiere decir o cuando se leen palabras. El cerebro envía unas serie de señales a los músculos de la cara y las cuerdas vocales para emitir esos sonidos.

Tiene electrodos colocados alrededor de la boca para recoger estas señales. Los datos que recogen los electrodos pasan por varias rondas de procesamiento antes de transmitirse de forma inalámbrica a un dispositivo en espera de instrucciones cercanas. Al recibir estas señales, AlterEgo podría enviarlas también al auricular AlterEgo que llevara puesto otra persona. Así que podríamos comunicarnos casi telepáticamente. Ah, y tiene auriculares de conducción ósea para que los dispositivos puedan responder.



El futuro en tus manos

Los científicos probaron su prototipo en las pocas personas que programaron el software, para reconocer los datos que correspondían a diferentes comandos («llamada», «respuesta», «agregar»), luego en algunos más para ver qué tan preciso era. Los resultados fueron prometedores, aunque no está exactamente listo para entrar en la producción en masa.

La comparación más cercana a este sistema con un dispositivo con el que puedas tener una plática normal, sería Siri o Alexa. Pero, aterradoramente, este no es el primer intento de los científicos de crear una forma más directa de transmitir nuestros pensamientos a las computadoras. La mayoría de las versiones anteriores se han basado directamente en señales cerebrales, que van desde dispositivos colocados o  implantados en el cerebro. Y para eso, yo paso, gracias.


Ventajas según sus creadores

  • No es invasivo (parece una especie de máscara, pero está bien)
  • Es 92 por ciento precisa (probablemente mejor que los autocorrectores promedio, casi igual que Siri o Alexa)
  • Es portátil (y tan sexy como unos de esos auriculares Bluetooth)
  • A diferencia de las lecturas cerebrales directas, no puede leer tus pensamientos privados (a excepción de los que en voz baja te digas a ti mismo)

Lo admito, en algunas situaciones, un dispositivo como este podría ser útil. Movimientos particulares podrían indicarle al teléfono que encienda música, o use una calculadora, o envíe un mensaje de texto a un amigo. Podrías controlar tu «hogar inteligente», apagar el horno o encender la cafetera con un simple movimiento. En 10 años, incluso podrías estar  pensando qué harías si no existiera esta cosa. Y esto aumentaría en caso de las personas con discapacidades o problemas de visión, que son pruebas vivientes de que el control de un dispositivo digital a veces puede ser todo un desafío.


PERO

Pero hay algunas cosas que pueden hacer que AlterEgo sea rechazado. Por ejemplo, los electrodos no pueden cambiar cuando una persona los está usando, o la lectura se ensuciará. También es difícil imaginar que las personas se sientan cómodas saliendo con un dispositivo que cubre la mitad de la cara. Y, por supuesto, está el tema de las señales cruzadas, como cuando Alexa pensó que una serie de sonidos aleatorios le decían que se riera . Y, solo pensando en grande por un segundo,  si fue hackeado, ¿podría el hacker usar los electrodos para controlar físicamente tu boca? ¡Qué miedo!


¿Podríamos tener un futuro en el que nuestras caras se comunicaran sin necesidad de expresar algo? Quién lo diría. Pero por mi parte, puedes apostar que todas las personas en mis pesadillas de un futuro distópico están equipadas con una de estas cosas.