Los 7 pensamientos del hombre que no entiende el NO de una mujer

- Por

David Wong describe para cracked.com, cómo él y la mayoría de los hombres jóvenes, fueron entrenados sutilmente para ver el consentimiento sexual como irrelevante. La vida cotidiana, incluso la Biblia, muestra a las mujeres en un estado permanente de consentimiento, reteniéndolas a veces como una táctica manipuladora. Si tienes hijos adolescentes (o eres adolescente) debes continuar leyendo, pues te contaremos cómo es que Wong cree que se va formando el criterio de los chicos.

1. “Oblígalas a que te amen”

David menciona que los héroes de la cultura pop sí influyen en los roles que desempeñan los jóvenes. El 95 por ciento de los modelos a seguir masculinos de las películas de acción de la segunda mitad del siglo XX, molestaron a las mujeres al menos una vez para que los amaran.

James Bond lo hizo en… cada película (creo): En Goldfinger, viola a Pussy Galore en un granero, lo que la lleva a abandonar su vida delictiva y unirse a su lado. En The Mask Of Zorro, Catherine Zeta-Jones intenta atacar a Antonio Banderas, y en respuesta, él la desnuda con su espada y la obliga a besarlo. Como resultado, se enamoran.

En Star Wars, Han se acerca a Leia (quien le ha dicho en cada oportunidad que no le interesa) y presiona su cuerpo contra el de ella. Ella es una mujer fuerte, así que lo empuja, Han toma las manos de Leia y las frota, acto seguido le planta un beso en la boca, empujando su cabeza contra la pared de metal. El resultado de este encuentro es que ella se enamora de este hombre y pasan el resto de sus vidas juntas.

Esto crea un mensaje claro para el sexo masculino: en cualquier relación, los hombres son los depredadores y las mujeres son la presa. Sus expresiones de miedo y rechazo, incluidos los ataques físicos defensivos, son un juego tímido que hay que superar, como un broche complicado en un sujetador.

2. “Pedir permiso es un signo de debilidad”

Buscar a una chica tratando de conquistarla sin que ella haya dejado claro que eso es lo que desea, no es para nada halagador. Es importante recordar “ No significa No”, pero eso no le importa mucho a los escritores varones de algunas series.

David recuerda un episodio de la serie New Girl, donde Cecee le dice a Schmidt que “No hay nada menos sexy que un tipo preguntándote si puede besarte”, o sea que básicamente lo que le dice esta chica es que nada es más sexy que un tipo al que no le importa si la chica está de acuerdo.

Imagen: New Girl

O sea que estos escritores piensan que a las mujeres nos gustan los hombres con poderes psíquicos, que ya saben lo que queremos antes de decirlo, o incluso antes de quererlo. Ya sabes, de la misma forma en que Han Solo sabía que Leia secretamente quería que él la acorralara en una esquina y la forzara a besarlo. La forma en que fue capaz de detectar que todos sus muchos rechazos previos y frialdad eran una prueba para descubrir si él podía ver más allá de la fachada.

3. “A las mujeres les gusta que las persigan, y por lo tanto siempre juegan a ‘Hacerse las difíciles’”

El pensamiento general de los viejos tiempos era que las mujeres ganan poder rechazando a los hombres, y esos rechazos no tienen nada que ver con la forma en que realmente se sienten, de hecho su autoestima se basa en gran medida en lo deseable que es para los hombres y en cuántos hombres la persiguen en cualquier momento.

De hecho, las peleas entre los protagonistas que se odian y terminan enamorados, exponen un discurso donde el hombre demuestra su superioridad física, y la mujer reconoce su idoneidad como compañero y voluntariamente cede con un argumento (físico y psicológico) de “has demostrado que eres lo suficientemente fuerte como para poseerme”.

4. “Todo lo que las mujeres hacen es para provocar o seducir al hombre”

Existe un pensamiento generalizado entre hombres y mujeres que creen que la manera de vestir de una mujer es para buscar ser miradas por los hombres. Si usamos falda, es porque queremos exhibir nuestro cuerpo y si vamos muy tapadas, es porque estamos provocando la líbido del hombre. El caso es que no podemos comprar esa prenda preciosa que vimos en la tienda porque somos evaluadas como cuerpo, como objetos; no nos juzgan como personas, como sujetos, ni por cómo pensamos.

Todos deberían poder usar lo que quieran, pero actuar por los voraces pensamientos que atraviesan el cerebro de los hombres cercanos es ignorar el contexto cultural en el que crecieron. Las chicas dicen que su atuendo hace una declaración, mientras que prácticamente el 100 por ciento de los carteles, revistas, películas, programas de televisión, canciones, videos musicales, vallas publicitarias, videojuegos, poemas, novelas, etc. dicen que su ropa es más bien una sugerencia.

¿Han visto cómo visten las mujeres que aparecen en las revistas para mujeres? (no necesariamente de género pornográfico). En la mayoría de ellas aparecen cientos de chicas en bikini con una posición sugerente. Muchos de los hombres compran revistas deportivas y las usan como sus primeras revistas porno, por lo que tienen una concepción errónea de la función de la ropa. En lugar de pensar que es ropa para nadar, creen que es ropa para seducir.

Y los chicos pueden controlar cómo actúan al ver el atuendo, pero no pueden controlar cómo se sienten: han sido programados con una reacción física involuntaria, un disparador hormonal. Gracias a una vida de entrenamiento cultural, un bikini es la campana que hace salivar a un hombre como a un perro.

5. “Agresión sexual = sujeto en un callejón con un cuchillo”

A los hombres se les enseña el término “violación” de manera incorrecta. Lo definen como un hombre con un pasamontañas en un callejón agrediendo a una mujer bajo la amenaza de la violencia. O cuando un hombre drogaba a una mujer o se ponía rudo con ella, situaciones en las que se queda con el labio ensangrentado y la ropa rasgada. Nadie les dice que es como lo que James Bond le hizo a Pussy Galore, ni tampoco que tocarlas o forzarlas a besar es una agresión sexual.

6. “Todo el sexo fuera del matrimonio (heterosexual) es incorrecto”

La idea que planta la iglesia y los padres es que toda actividad sexual fuera del matrimonio heterosexual es incorrecta. Entonces sí, la violación es castigada por las llamas del fuego del infierno eterno ¿Pero sabes cuál es el castigo por tener relaciones sexuales consensuadas antes del matrimonio? También eterno fuego infernal. Sexo oral en cualquier momento= eterno fuego del infierno. Sexo homosexual= eterno fuego del infierno. Masturbación= eterno fuego del infierno.

El único acto puro a los ojos de Dios es el coito matrimonial (y nótese que muchas de las mujeres casadas en la Biblia habían sido compradas como ganado). Pero no pasaba nada si la mujer no estaba dispuesta a entregarse a los deseos de la lujuria del marido y aún así la forzaba a tener relaciones con él; esa era su obligación como esposa. Muchas de estas ideas se mantienen en la cabeza de los hombres y creen que al casarse pueden cosificar a su esposa y “usarla” a su voluntad.

7. “Los chicos siempre serán chicos”

Explicar las acciones de alguien obviamente no es lo mismo que excusarlas. Decir que el comportamiento es sorprendentemente común tampoco lo excusa. El objetivo de esto no es defender [inserta el tema del escándalo más reciente aquí], sino evitar que las personas insistan en que los tipos como él son monstruos.

Los escritores de todas estas películas y campañas publicitarias dirían que no inventaron nada, que los hombres tienen testosterona y que tendrán ciertos impulsos a cierta edad, incluso si se crían en una isla desierta. Y debido a que los impulsos son naturales, cualquier cosa que apele a esos impulsos también se pueden dejar pasar porque: los chicos, después de todo, siempre serán chicos.

Esos niños crecerán y escribirán películas y anuncios que retratarán sus fantasías adolescentes sexualmente frustradas como si fueran realidad cotidiana. Pero, ¿cuál es la alternativa? ¿Censura? Para obligar a las mujeres a cubrirse, como en Arabia Saudita?

No, la alternativa es reconocer que librar a los hombres de las actitudes tóxicas hacia las mujeres. Esa es una tarea monumental que nos toca a todas y a todos.